Festival de candidatos PRO: Baldassi y Frizza quieren seguir

La diputada Soher El Sukaria se anota para la boleta de senadores. Javier Pretto quiere volver a la cámara baja, pero no estará solo en la mesa de negociación con los aliados. Por las desconfianzas conocidas en el partido trabajará como parte de una mesa de conducción.

Por Yanina Passero

Oficialmente dirán que es momento de concentrarse en sus puestos de trabajo: los diputados de la Nación tendrán la agenda completa esta semana luego de que se destapara el escándalo de la vacunación VIP en el Ministerio de Salud de la Nación. Algunos miembros y amigos del Frente de Todos le ofrecieron a Juntos por el Cambio la excusa para movilizar a ese electorado antikirchnerista, precalentamiento perfecto para tiempos de campaña electoral. Todo el arco político niega pensar ahora en las listas de candidatos a diputados y senadores, pero sus movimientos y algunos de los trascendidos que dejan correr indican lo contrario.

Apenas la presidenta del PRO nacional, Patricia Bullrich, ratificara al exministro de Turismo de la Nación como el favorito para abrir la nómina de aspirantes a la cámara baja, en el macrismo y postmacrismo cordobés hubo repercusiones. Héctor “La Coneja” Baldassi confirmó que quiere renovar su banca por tercer período consecutivo. Mostró las cucardas obtenidas en sus competencias electorales y, por si no quedaban claras sus intenciones, anticipó que no descartaba jugar por fuera. Se mostró muy cercano al rupturista Luis Juez mientras “La Comandante”, como la apodaron en el partido amarillo, presentaba su libro “Una guerra sin cuartel” en el hotel Eleton de Carlos Paz.

En el PRO Córdoba anticipan las pretensiones: quieren candidatos de sus filas para mantener las dos bancas en Diputados que pondrán en juego en octubre. Baldassi hará lo que esté a su alcance para mantener su escaño; también el exintendente de Jesús María, Gabriel Frizza, actual titular del espacio cuya titularidad se someterá a votación.

Ambos corren en desventaja en la negociación que se abre. El exárbitro internacional de fútbol, según los indicios del PRO porteño, no sería tomado en cuenta para la ocasión, aunque le agradecen los servicios prestados. La preferencia indiscutida de Santos, Mario Negri y su acuerdo interno con Ramón Mestre son factores que tallan sobre las posibilidades del que hasta hace poco era el favorito cordobés. El anticipado anuncio de Baldassi sobre la posibilidad de jugar por afuera confirma que recibió el mensaje, pero no lo acepta. Es curioso que se niegue a respetar las reglas de juego que tantas veces lo beneficiaron.

El ingreso de Frizza a la Cámara de Diputados, cabe recordar, fue por pedido expreso de Macri. Al menos eso cuenta la leyenda en los mentideros políticos. Hoy, el creador de la Comupro se encuentra alineado con Emilio Monzó, Rogelio Frigerio y pone sus fichas al emergente Horacio Rodríguez Larreta. Hoy, defiende su liderazgo en el departamento Colón del grupo de retadores que tienen el padrinazgo del exministro de Transporte de la Nació, Guillermo Dietrich, íntimo de Macri. Bullrich no pudo parar la pelota (¿o no quiso?) y la interna PRO en Colón y Santa María tiene fecha para el 7 de marzo. En los despachos porteños no cae en gracia la intransigencia.

La determinación de Baldassi y la exposición de las pretensiones de Frizza (trascendió que Javier Pretto también le hace ilusión volver al Congreso) se explica con una máxima sencilla: todos afirman que no hay 2023 sin 2021. El mismo razonamiento hacen desde el bunker de la diputada Soher El Sukaria que analizan las ventajas de participar de la campaña por el tramo de senadores, pensando en la necesidad de generar visibilidad local a una dirigente que conserva su apuesta por el gobierno de la ciudad.

La sábana es corta y todavía laten las heridas por el acuerdo que evitó la interna en el PRO Córdoba pero que dejó más heridos que conformes. Es por eso que mientras se anotan en la pizarra las pretensiones de los expectables del partido ya se decidió quién y cómo se van a negociar las listas con los aliados cordobeses en Juntos por el Cambio.

Naturalmente, los presidentes de las cuatro fuerzas que componen la coalición se sientan a la mesa con la lapicera. Para evitar desconfianzas, Bullrich no delegará el peso de la responsabilidad en una persona –en este caso Pretto- sino que habilitó la formación de una mesa de conducción, de funciones similares a la nacional.