Con Oberti a la cabeza, secretarías articulan agendas

La última reunión de gabinete tuvo al secretario de Coordinación, Julián Oberti, como articulador entre las distintas áreas de gobierno. Las últimas acciones del jefe de gabinete como vocero del Municipio lo pondrían en un lugar de “empoderamiento” tras un febrero engorroso.

Por Julieta Fernández
[email protected]

Fue la primera reunión de gabinete tras un mes en el que cualquier acción inevitablemente se vería opacada por la polémica por el falso médico del COE, Ignacio Martín. Aunque el intendente hizo referencia al hecho en dos oportunidades (en la apertura de sesiones en el Concejo y en conferencia de prensa en el Salón Blanco), fue el secretario de Coordinación, Julián Oberti, quien ofició de vocero principal en este sentido. Luego de que las aguas se calmaran un poco (al menos eso aseguran puertas adentro del Palacio de Mójica), el rol de Oberti sería crucial para generar las articulaciones necesarias para la agenda de gobierno prevista para este primer año de la segunda gestión de Llamosas.

No es menor que se hayan llevado adelante reuniones con ex candidatos a intendente y jefes de bloque del Concejo Deliberante con un compromiso de que se “mantengan en el tiempo”. En el caso de quienes compitieron en la última contienda electoral, la fecha tentativa para el segundo encuentro sería el próximo 3 de marzo y la consigna sería llevar proyectos abocados al eje de Desarrollo y Producción. No obstante, quienes compitieron por el sillón de Mójica deberán esperar una confirmación de parte del intendente para el próximo encuentro. En cuanto a la segunda reunión con los jefes de bloque, aún no se conoce una fecha estimada para el encuentro con los referentes de las bancadas opositoras.

Cual director de orquesta, Oberti tomó la batuta y comenzó a tener un rol preponderante en las últimas semanas. Más allá de que su propio rol no exigiría menos, el ex fiscal municipal (y uno de los hombres más cercanos al intendente), tomó las riendas de la agenda prevista para los próximos meses. Desde el comunicado oficial del Municipio lo anunciaron de la siguiente manera: “El jefe coordinador de gabinete, Julián Oberti, encabezó una reunión de trabajo con secretarios y secretarias, directores de entes y el fiscal municipal para definir las próximas acciones de gobierno”.

Un analista político señaló a Alfil que no sería menor el hecho de que se mencione al jefe de gabinete como tal y como el funcionario que ‘encabezó’ dicho encuentro: “Analizando otras publicaciones que se hacen desde los distintos canales del Municipio, siempre suele mencionarse al intendente cuando participa de las actividades. Si Llamosas no está presente, se opta por no personalizar. El hecho de que no se haya dicho que simplemente ‘hubo reunión de gabinete’ me llamó la atención”, comentó el especialista. En las fotografías del encuentro, Oberti se muestra en el centro de la mesa de la Sala de Situaciones y, si nos aventuramos un poco más en el terreno de lo semiótico, nadie podría negar que desde lo comunicacional se habría buscado ponderar el rol articulador de Oberti.

El papel de jefe de gabinete (o secretario de Coordinación) no existía como tal en la primera gestión de Juan Manuel Llamosas. A pesar de que Oberti no dejaba de ser uno de los integrantes de la mesa chica del intendente, no sorprende que se busque realzar su actual posición. Siguiendo la analogía de la orquesta sinfónica, un integrante del oficialismo aseguró a Alfil que “la clave será que el resto de los músicos acompañe con un trabajo concreto, bien aceitado y sobre todo afinado para los próximos días”.

Hacer la tarea

Cada secretario expuso algún programa o acción a desarrollar en el corto o mediano plazo. Con las expectativas puestas en el gabinete productivo, se espera que se presente un programa para comerciantes que llevaría adelante la secretaría de Desarrollo Económico, Comercial e Industrial, conducida por Germán Di Bella.  Según adelantaron fuentes consultadas, se trataría de un programa de capacitación e incentivos para ayudar a los comerciantes a mejorar sus negocios y sumar más servicios que permitan mejorar el flujo de ventas. Se prevé que haya incentivos económicos para quienes participen de estos programas. Al igual que se planteó en la reunión con ex candidatos a intendente y jefes de bloque opositores, el eje más demandado sería el de desarrollo y empleo, por lo que los anuncios del área que conduce el empresario del sector bioenergético generarían muchas expectativas y se someterían a evaluación tras las promesas de campaña.

En el plano económico, el tema más caliente habría sido el pago de la deuda en dólares y la ejecución presupuestaria.”Una parte importante de la deuda se va a sanear este año y Pablo Antonetti (secretario de Economía) expuso cuál sería su estrategia en ese sentido”, comentó un integrante del Ejecutivo a Alfil. La mano del gobierno provincial habría sido clave para  reconfigurar los vencimientos y las cancelaciones. Por lo tanto, el Municipio debería pagar unos $875 millones en concepto de deuda este año, sin contar los intereses. No se descarta que después del segundo semestre se busque reprogramar los vencimientos de las cuotas restantes.

Tras más de cuatro años de gestión llamosista, la mesa del gabinete tuvo a dos mujeres entre sus participantes: Ana Medina, secretaria de Género y Mercedes Novaira, secretaria de Educación. Además de las respectivas acciones de cada secretaría, las funcionarias habrían hecho hincapié en que se trabaje con perspectiva de género de manera transversal en las distintas áreas.

El funcionario a cargo de coordinar las distintas secretarías (y el trabajo en conjunto con la oposición) estaría llevando adelante la carga más pesada de las últimas semanas. Algunos opositores aseguran que además de ejecutar tareas no menores, el rol del jefe de gabinete funcionaría como una especie de “escudo protector” del intendente. Esto se habría puesto en evidencia cuando fue el propio Oberti quien respondió la mayoría de las inquietudes de la prensa tras el escándalo del falso médico. Ahora, le toca nada más y nada menos que coordinar una importante cantidad de funcionarios (entre secretarios y subsecretarios) en una segunda gestión del peronismo que inició su primer año de manera convulsionada. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad.