Frente Cívico quiere voz y voto en mesa nacional de JpC

El senador Ernesto Martínez anticipó que ya existen conversaciones con otros referentes para crear una confederación de partidos provinciales. El objetivo es “opinar” sobre candidaturas y la estrategia nacional para las elecciones de 2023.

Por Yanina Passero
[email protected]

Poco tiene para decir el Frente Cívico sobre la discusión de los liderazgos nacionales en Juntos por el Cambio. No es vinculante su opinión si debe ser el expresidente Mauricio Macri, la hasta ahora silenciosa exgobernadora de Buenos Aire, María Eugenia Vidal; o el emergente jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien lleve la batuta en unos años. Así fue hasta ahora, aunque en el juecismo cordobés esperan que cambie pronto esta realidad propia de los partidos provinciales que integran la alianza.

Miran con atención los movimientos de algunos asociados de la entente. Por caso, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, recientemente dijo que el radicalismo tendrá candidato a presidente en 2023 y prometió que la fuerza “va a disputar en todo el territorio los espacios en Juntos por el Cambio”. Después de negar el rol de conductor natural a Macri, lanzó: “No vamos a dejar que el PRO nos camine el patio trasero del partido”.

Como se evidencia, los miembros de la coalición ya comenzaron a bailar la danza que conocen de memoria. Esta vez, en el Frente Cívico de Córdoba tampoco quieren quedar afuera de la toma de decisiones para el próximo turno electoral, menos para la de los próximos meses porque entienden que es una escala necesaria para apuntar al recambio en el gobierno de la Provincia.

“¿Qué está pasando en el marco de la unidad opositora? Si usted va sumando partidos provinciales como el Frente Cívico de Córdoba; el de Claudio Poggi, en San Luis; el de Roberto Basualdo, en San Juan; el de Juan Carlos Romero, en Salta o el de Pedro Braillard, en Corrientes; también lo que está armando Miguel Ángel Pichetto en la provincia y ciudad de Buenos Aires, se observa que en multitud de lugares son fuerzas que históricamente han sido importantes. Nosotros ya estamos pensando, de hecho, ya lo estamos conversando, en lograr una confederación de partidos provinciales”, adelantó el próximo plan del espacio el senador Ernesto Martínez a Alfil.

“Todas juntas son una fuerza electoral importantísima. En algunos casos más importante, igual o muy por debajo de fuerzas con presencia nacional. Esto nos va a dar la posibilidad de opinar nacionalmente en la mesa de Cambiemos”, detalló el objetivo del armado.

Y concluyó: “Escuchaba al gobernador Gerardo Morales poniendo a su partido con candidato para el 2023, diciendo que no sería furgón de cola de nadie. No es una idea alejada de lo que nosotros estemos pensando, nosotros tampoco somos el último vagón de ningún tren electoral, ni en la provincia y en este armado nacional”.

La unidad de fuerzas provinciales encuentra varios antecedentes. Incluso, en el PJ cordobés hablan de una posibilidad similar, una suerte de Alternativa Federal, pero esta vez con el gobernador Juan Schiaretti a la cabeza. Sin posibilidades de continuar en la Provincia, varios de sus conmilitones le auguran un lugar central en la política nacional.

Mientras tanto, el Frente Cívico no adelantará sus preferencias nacionales. Apenas un reconocimiento a su paso por la cúspide de la política. “Macri tiene una virtud que en la historia nadie le va a poder echar en cara. Fue el único que logró unir una fuerza y conectar con la sociedad como para ganarle a un peronismo que era muy difícil. A punto tal que ganó por muy poco y con el voto de Córdoba”, dijo un medido Martínez, atendiendo a que suena fuerte como otro de los hombres que quiere Juez en la lista de diputados.

El Frente Cívico piensa en expandirse, como esta idea de confederación lo demuestra, aunque sus objetivos siguen acotados al territorio. Martínez cree que las Paso se harán y que Juez competirá por un escaño (o una hamaca) en el honorable Senado de la Nación. La vidriera es más que necesaria para posicionarse para la pulseada local que ofrecerá como atractivo la renovación del peronismo y, dicen desde Juntos por el Cambio, una oportunidad histórica.