Desilusionados con JxC, dirigentes forjan romance con Lousteau

En vísperas de las elecciones partidarias, referentes radicales del sur cordobés comienzan a girar su apoyo hacia la creciente figura de Martín Lousteau. El Senador suma afectos en “el Imperio” para favorecer su proyección hacia el 2023.

Por Gabriel Marclé

Tras varias semanas de incertidumbre, impugnaciones, quiebre de unidad y la redefinición del sentir radical, la foto queda cada vez más clara. El causante de esa lucidez es Martin Lousteau, un actor fuerte de la política nacional que comienza a mostrar las bases de un plan que toca de cerca a Córdoba y también a Río Cuarto. Desde hace algunos meses se vienen llevando a cabo encuentros entre el Senador y algunos dirigentes de la región ya comienzan a adelantar un trabajo conjunto que desemboque en un proyecto de exclusividad radical.

“Es una apuesta”, comentó uno de los referentes radicales que apoya la reconversión liderada por el ex funcionario nacional. En él observan una luz de esperanza que tocó de cerca el proceso interno que atraviesa la UCR, atentos a las elecciones partidarias que se avecinan. En ese turno son dos las corrientes que entran en pugna: La de los que piden “volver a las bases” y la de quienes no pueden despegarse del acuerdo firmado con el PRO en JxC. En cada territorio, ya sea regional o provincial, se enciende el mismo debate.

“Queremos que los ciudadanos que se alejaron defraudados de JxC vuelvan y para eso no podemos ofrecer lo mismo”, manifestaba el comunicado que Lousteau difundió a través de sus redes oficiales. El post se replicó en las redes de algunos dirigentes radicales de Río Cuarto. Justo cuando se empieza a definir el rumbo de la interna provincial, conscientes del vínculo entre Lousteau y Rodrigo De Loredo, los radicales del sur parecen haber tomado partida.

A “Guga” -como lo apodan- le están prendiendo velas, como si fuera una estampita del dirigente milagroso que le devuelva al radicalismo aquel rol protagónico de años anteriores. Buscan en él al “elegido” que retome la identidad perdida con las alianzas del pasado, algo que parece manifestarse de forma similar en el territorio cordobés. Aunque esa idea de “volver a las bases” se enfrenta a dificultades propias de la idiosincrasia propia de estos pagos.

El proyecto Córdoba es tan personalista que se mueve por una vertiente diferente a la del escenario nacional, ese en el que Lousteau parece ganar protagonismo. Pero el poder de fuego del Senador Nacional viene acompañado de la militancia, la de los jóvenes y las estructuras históricas de la UCR, quienes piden por recuperar el lugar de trascendencia que perdieron cuando se aliaron con el PRO.

Un proyecto seductor

“El acuerdo le sirvió solamente al PRO, que puso a Macri como presidente. Nosotros perdimos identidad y territorio, perdimos en todas las elecciones que nos presentamos después del 2015. Por eso no entiendo por qué algunos se empeñan en sostener algo tan dañino”, lapidaba otro de los históricos dirigentes del sur cordobés que custodian al proyecto de Protagonismo Radical -como lo define el propio Lousteau.

A raíz de estas definiciones ya se han concretado encuentros entre las partes, quienes coincidieron en construir un plan de reinvención. El ex ministro nacional planea avanzar en cada una de las provincias con la estructura del radicalismo de ideas nuevas, “negociando con el PRO, pero haciendo radicalismo progresista”.

Lo que más atrajo a la militancia tiene que ver con el mensaje de “plantársele al PRO de otra manera y llevar la batuta”, una táctica de seducción que pegó fuerte entre los rojos que no quieren ser el furgón de cola del macrismo. En ese sentido también avanzan las tendencias al acompañamiento de Sumar y De Loredo, aun cuando el candidato a presidir la UCR provincial y el mismo Lousteau integraron la gestión PRO del ex presidente Macri.

Aunque se comiencen a observar algunos vistazos del futuro al que aspira la UCR en el escenario nacional, la concreción del acuerdo podría confirmarse en los próximos días. Adelantan que el ex embajador en los EEUU visitará Río Cuarto en los primeros días de marzo. Allí, la foto se revelará un poco más nítida que ahora.

La imagen tendrá su efecto en la previa electoral de la UCR Córdoba, donde se espera que Lousteau también haga presencia y meta presión para que las elecciones finalmente se realicen. Según los espacios adheridos a Sumar, Mestre y Negri no muestran voluntad de hacer las elecciones, algo que podría cambiar con la visita del Senador.

El romance con “Guga”

La confluencia entre algunos dirigentes del sur y De Loredo no responde tanto a las coincidencias, sino a ese vínculo que cada uno por su lado han forjado con “Guga”. Por el lado del Imperio, ya se vienen observando varios capítulos del “romance” entre la dirigencia radical y Lousteau, a quien ya posicionan como un potable candidato a presidente.

Por un lado, hay relaciones cercanas y hasta amistosas con los nombres que acompañan al proyecto del parlamentario radical, por lo que el afecto riocuartense no genera sorpresa. Además, espacios como la Juventud Radical y Franja Morada han comenzado a mostrarse en sintonía con las alternativas que persigue el ex ministro. Pero la muestra más contundente se dio meses atrás, en medio de la campaña electoral en Río Cuarto.

Aunque Mestre, Negri y Bullrich quisieron “colgarse” del desempeño electoral de Gabriel Abrile en las municipales del 2020, fue Martin Lousteau el que tomo protagonismo con un gesto de tono más humano. Cuando el médico se encontraba internado en grave estado por su contagio de Covid, el dirigente radical envió un cálido mensaje a través de sus redes sociales que generó amplia repercusión entre la comunidad radical. El recuerdo de aquel cortejo terminaría de sellar un trato al que solo le resta blanquear la relación frente a las cámaras.