“Lejos de la segunda ola”, Llamosas sigue con su plan

Semana de anuncios y mudanzas en el Ejecutivo. El intendente firmará convenios por importantes obras y le dará impulso a la educación. Postergación de la “segunda ola” y el escándalo del falso médico “ya no están en manos de la Municipalidad”.

Por Gabriel Marclé

Repasando los temas de agenda que circundan la actividad municipal, el abordaje de la pandemia deja la sensación de una crisis controlada. Mientras el año comenzaba con un alza en los contagios diarios, el paso de las semanas ha demostrado cierta estabilidad -si puede llamársela así- en los datos sanitarios recogidos por las autoridades, algo que amplió el margen de acción para las actividades propias de la gestión política.

Así lo viven en el Palacio de Mojica, con un Juan Manuel Llamosas decidido a trabajar en su plan con el Covid fuera de la foto. “No se puede hacer mucho más que esperar y seguir como estamos”, expresaba un integrante del equipo municipal, consciente de los volantazos que pegaron tiempo atrás por el impredecible “bicho”. Es por eso que, siguiendo los lineamientos trazados desde “El Panal”, el intendente busca centrarse en gestionar y no perderse en los temas que lo desvían del objetivo.

Pese a ser una semana corta, desde este miércoles se llevarán a cabo algunas gestas fundamentales para asegurar el rumbo deseado de la gestión. Habrá anuncios de obras, mudanzas y una municipalizada “inmunizada” de la agenda sanitaria. Aunque el Covid toque la puerta de manera insistente, solo se convertirán en ruido de fondo. El objetivos es continuar con el plan que Llamosas puso en marcha al comienzo de este mes.

Sigue el plan

“Todavía estamos lejos de la segunda ola”, anunciaba sorpresivamente el funcionario municipal. El periodista dudaba de esa expresión y le repreguntaba sobre el derrotero sanitario de los últimos dos meses, cuando en más de una ocasión se anticipó el comienzo de un rebrote que aún no arribó. “Creemos que llegará en abril, como mucho a fines de marzo”, replicaba. Lo que para muchos puede ser poco tiempo, para el Ejecutivo es un buen trecho de aire fresco y margen de acción. En ese tiempo, Llamosas planea poner segunda, tercera y cuarta.

Una muestra de esa aceleración se dio días atrás con la puesta en marcha del llamado “Gabinete Productivo”, ese armado estratégico multi-funcional con el que la gestión buscaba taclear uno de los principales problemas de la nueva normalidad. La producción, la industria, el comercio y la generación de trabajo se convertían en el punto de partida del segundo mandato llamosista.

Transversal a ello están las obras públicas, combustible necesario para afianzar la puesta en marcha. El miércoles Llamosas anunciará el comienzo de los trabajos de planificación y ejecución para la construcción del nuevo Centro de Gestión Municipal en el oeste de la ciudad, una ambiciosa intervención similar a la que se hizo en Banda Norte años atrás.

Pero la “fase 2” del plan no tendrá a lo sanitario como punto clave -también cruzando a toda la gestión en tiempos de pandemia-, sino a lo educativo. El próximo jueves Llamosas inaugurará el ciclo lectivo municipal, poniendo un punto criterioso en una temática que también integra la agenda política nacional. Talleres culturales y educativos, escuela de oficios, jardines maternales municipales y salas cuna; el comienzo de actividades que siguen el pulso marcado por el acalorado debate sobre la vuelta a clases, aunque en un escenario más acotado.

Esta medida también pone un punto en la aplicación de las políticas sanitarias, puesto que los trabajadores del área educativa se encontraban abocados a cumplir tareas en el Centro de Salud. Los comandados por Mercedes Novaira -secretaria de Educación- fueron parte esencial del equipo preventivo, con las tareas de trazabilidad y seguimiento que se realizaban a partir del 0800. Pero la orden fue la de volver a la esencia de la secretaría, razón por la cual se concentrarán full-time en la rama educativa de la gestión.

Podría decirse que, a partir de esta semana, cada funcionario se ocupará de su respectiva área. Será un cambio de esquema que pondrá más responsabilidad en los equipos sanitarios y que promoverá mudanzas con respecto a lo que venía funcionando desde el comienzo de la pandemia. De hecho, también se planificó el cese de tareas en el instituto Libero Pierini -comenzarán con el dictado de clases- el cual funcionaba como base de testeo desde el comienzo del brote que afectó a la ciudad en 2020. Ese equipo se trasladaría a otras dos nuevas bases: Una estará ubicada en el Centro Cultural Andino y otra en el Viejo Mercado.

Mientras en el Ejecutivo hablan de una segunda ola que continúa postergando su llegada, los especialistas sanitarios de la Municipalidad se encuentran ocupados en dos cuestiones primordiales. La primera de ellas tiene que ver con la vacunación, pendientes a conocer detalles sobre la cantidad de dosis disponibles y el método de aplicación. La otra, expurgarse de las malas energías que llegaron con el caso del “médico trucho”, elemento que ha dañado y puesto en duda la capacidad sanitaria del municipio.

Frenar la bola de nieve

El fenómeno generado tras la aparición del médico falso del COE reveló que ningún referente político está exento de cometer semejante error no forzado. Según la lectura política del PJ, es un tema que “así como vino se irá”, pero en el ámbito municipal se muestran preocupados por las esquirlas que dejará este hecho, algo que los afecta día a día cuando no pueden realizar ni un paso sin que alguien les consulte sobre el escándalo.

En los pasillos de la Municipalidad resuenan tanto quejas como pedidos de tranquilidad. La mayoría coincide en que resulta positivo que la Justicia haya comenzado a trabajar en el caso. “Ya no está en manos de la Municipalidad”, dijo un integrante del equipo llamosista. Más allá de cómo se impuso el tema, “cada área sigue laburando con su agenda”, aseguran. Más que enfriar el hecho, confían en delegar la resolución en la justicia.

Mientras tanto, los golpes de uno y otro lado siguen llegando. “Nos estamos comiendo todas las piñas”, reflexionaba entre suspiros de stress un allegado a la mesa chica municipal. Algunos pocos peronistas se animan a reclamarle al Gobierno de Córdoba por haberles “soltado la mano” para desligarse de la responsabilidad. Así como Marcelo Ferrario -secretario de Salud- ya desfiló por tribunales, esperan el mismo gesto por parte de los funcionarios provinciales.

Aunque se trate de un tema tenso y conflictivo, el municipio aspira a frenar la bola de nieve “con mucha gestión”, razón por la cual seguirá ejecutándose aquel plan que inicio en febrero y que esta semana tendrá a la política de educación como protagonista.

 

 

Obra de cordón cuneta en el sur

La secretaría de Obras Públicas informó sobre el avance en la construcción de cuadras de cordón cuenta en el sector sureste de la ciudad. “Con buen ritmo”, destacaron desde la Municipalidad sobre la obra que se lleva adelante en el cuadrante comprendido por calles General Mosconi, Laprida, Martín de Alba y Sarmiento.

Se espera que la nueva infraestructura mejore la circulación de agua y aporte a mejorar la calidad de vida y la transitabilidad del sector. Esta obra forma parte del plan integral con el que ya se concretaron más de 200 cuadras de pavimento, más de 400 cuadras de cordón cuneta, el 75 % de la ciudad con luminarias LED, y nueva semaforización, entre otras intervenciones.