Duelo de ediles: Casado, dispuesto a dejar bloque PJ si lidera Piloni

Lo confirmó el integrante de la bancada oficialista a diario Alfil. Sugiere que el candidato llaryorista no tiene militancia en Capital.

Por Yanina Passero
[email protected]

La semana abrió con una potente muestra de unidad de la cúpula del PJ en la ciudad de Córdoba. El intendente Martín Llaryora y la jefa del bastión, la diputada Alejandra Vigo, intercambiaron elogios en el marco de la firma de los contratos para obras muy esperadas para Villa El Libertador. En tiempos electorales y de decisiones febriles sobre el rumbo a seguir, como hiciera el gobernador en su discurso de apertura de sesiones, los popes de Hacemos por Córdoba en la Capital reforzaron conceptos propios del “modelo de gestión Córdoba” como, por ejemplo, la potencia del trabajo en conjunto entre la Provincia y el municipio.

Como se señaló desde estas páginas, la primera línea de Hacemos por Córdoba resolvió dar señales claras para minimizar a cero las disputas y objetivos individuales de las segundas o terceras líneas del partido. La semana que viene, aún a confirmar, el viceintendente Daniel Passerini tiene intenciones de convocar a la sesión preparatoria donde, entre otras cosas, se deberá poner punto final a las especulaciones y juego de presiones por la presidencia del bloque oficialista en el Concejo Deliberante.

Desde que ocurrió la promoción de Juan Domingo Viola al departamento Ejecutivo, en concreto a la estratégica Secretaría de Participación Ciudadana, dos nombres sonaban como los favoritos: la viguista Sandra Trigo y el llaryorista Nicolás Piloni. Como es habitual, las objeciones a uno u otro candidato se hicieron escuchar en privado.

Ahora bien, en momentos de próximo desenlace y con muestras objetivas de sintonía entre Llaryora y Vigo (la diputada pidió a sus concejales y legisladores que colaboren con la gestión del intendente), se observan jugadas de alto riesgo para el futuro político de su protagonista. El concejal Diego Casado decidió a blanquear públicamente lo que ya venía sosteniendo intramuros.

En diálogo con Alfil, manifestó su desacuerdo con que Piloni comande el bloque de Hacemos por Córdoba, pese a que hasta la oposición ya asumió que será el reemplazo de Viola.

“Estoy esperando la decisión del bloque para ver que determinación tomo: estoy a mitad de camino entre quedarme en el bloque o tomar otro rumbo”, reconoció a este medio con clara intención de remarcar su preferencia por Trigo.

“En el PJ Córdoba son todos del interior. Piloni es un dirigente de Entre Ríos que sus comienzos lo encuentran en la radical Franja Morada. Si se impone este resultado, me da a pensar que los dirigentes de la Capital nos tenemos que dedicar a no militar; y a ser burócratas y tecnócratas para obtener mejores resultados”, decodificó la presunta interpretación que las bases harían con la designación de Piloni.

Y continuó con sus argumentos: “La tecnocracia era una doctrina contraria a la de Juan Domingo Perón. Él estaba a favor de los militantes preparados para ejercer el poder. Yo estoy a favor de la militancia en su máxima expresión”.

Consultado sobre la mediación de los encumbrados de las líneas PJ que conviven en el recinto, Casado aseguró que le habían prometido el contacto con el intendente, que no se habría dado aún. “Nunca pude hablar con Llaryora y eso que lo defendí siempre. Jamás me escondí con lo sucedido con el Suoem”, recuerda la puja política por los descuentos salariales, la quita de séptima hora y otros temas calientes de la relación Ejecutivo-sindicato.

Altas fuentes del Concejo Deliberante dan por descontado que lograrán un entendimiento para mantener la mayoría que les garantiza la Carta Orgánica municipal. “Somos todos peronistas”, resaltan para minimizar las diferencias.