Coherencia K: procrastinar todo, también en la UNC

El rector ha dicho con firmeza que, obligado por el Estatuto, debe convocar para que se vote en mayo la renovación de las autoridades de los 15 decanatos de la UNC, por lo que el cronograma ya está en cuenta regresiva. La receta del kirchnerismo universitario es conocida. Se trata de una extensión de su estrategia sanitaria/electoral a nivel nacional : procrastinar. La llave, probablemente, para no seguir postergando, ahora 15 Decanatos, está en la Facultad de Agronomía

Decano Marcelo Conrero

Por Gabriel Osman

Autónoma seguro que no, autista algunas veces. Más ciertos, cuando de la UNC se trata, son sus ritmos políticos, más o menos acompasados con lo que sucede saltando sus lindes. Esto, para decirlo solo una vez, casi siempre fue así, empezando con la Reforma del 18 que sopló con los mismos aires de la Ley Sáenz Peña estrenada apenas cuatro años antes. Pero esto tiene un siglo. Más reciente, el cristinismo llegó a la Presidencia del país en 2007, en el mismo año que lo hizo al Rectorado la neo kirchnerista, luego despechada, Carolina Scotto. Su agrupación, Cambio Universitario, ya desvencijada, prolongó su estancia en el sillón de Trejo y Sanabria con el ex esposo de la filósofa, Francisco Tamarit, que abondonara su despacho en 2016, apenas meses después de que lo hiciera la hoy vicepresidente. Para ambos casos, alcoba y poder. Demasiado pejotista para una gorila como Scotto y una peronista arrepentida, como Cristina.

Lo que sobrevino está aún vigente y es reciente: Hugo Juri en el Rectorado, aunque cerca ya de su agotamiento con dos mandatos consecutivos, los que permite en forma consecutiva su Estatuto. Por eso, 2022 es un año bisagra para oficialismo y oposición. La homonimia entusiasma a la agrupación del mismo nombre inventada por Tamarit y que lo sobrevive en el tiempo. Lo más perdurable y organizado queexiste en la política universitaria, por supuesto que después de la radical Franja Morada, ya con más de medio siglo en sobre sus espaldas.

El 2020 puso al país en cuarentena y a la Universidad en un termo. Pero dentro del termo sucedieron y siguen sucediendo cosas. La liga oficialista y oposición se preparan con premura porque advierten correctamente que adelante hay o un fin de ciclo o un punto de inflexión. Que sea uno o lo otro dependen del derrotero tumultuoso del gobierno de los Fernández y de lo que decida el oficialismo, con más precandidatos de los necesarios o, al menos, más de los que necesita para mantenerse en el gobierno.

Adicionalmente, tras la re-elección de Juri en 2019, comenzaron a prorrogar mandatos de decanos para unificar y darle más racionalidad al desordenado esquema electoral universitario, que preveía elecciones todos los años. Este ponía a la UNC en estado electoral permanente: mucha rosca y poca academia. Luego el Covid 19 hizo el resto y ya ocho decanos tienen prorrogados sus mandatos.

El rector ha dicho con firmeza que, obligado por el Estatuto, debe convocar para que se vote en mayo la renovación de las autoridades de los 15 decanatos de la UNC, por lo que el cronograma ya está en cuenta regresiva. Lo dijo el oficialismo en la primera sesión de la Comisión de Vigilancia y Reglamento, el martes pasado, y la oposición sostuvo todo lo contrario.

El tema pasó a cuarto intermedio atendiendo al planteo opositor. Ahora todo es vértigo, porque para darle lugar al pedido del decano Gustavo Chiabrando (Químicas) y compañía, debe reformarse primero el reglamento electoral. Todo en pandemia y sin vacuna.

La receta del kirchnerismo universitario es conocida. Se trata de una extensión de su estrategia sanitaria/electoral a nivel nacional : procrastinar. La llave, probablemente, para no seguir postergando, ahora 15 Decanatos, está en la Facultad de Agronomía. Allí su decano, Marcelo Conrero, promovió la sanción del voto a distancia de los integrantes del claustro de egresados que, más o menos obvio, no residen en la ciudad sino en el interior agropecuario. Si se generaliza a todos los claustros se garantiza concurrencia y el Covid no sería una barrera.