Radicalismo en alerta por empoderamiento PRO

Aunque la oposición se encuentre copada por la tradición radical, el costado PRO de la alianza JxRC empieza a tomar protagonismo. Ambas partes de la primera minoría comparten el objetivo de combatir al llamosismo, pero cada uno con lo suyo.

Por Gabriel Marclé

Mientras el radicalismo riocuartense pide “volver a las bases” y copar la estrategia de la primera línea opositora, el PRO comienza a dar las primeras estocadas del nuevo proceso que atravesará el escenario local. La búsqueda de protagonismo se vio a comienzos de la semana, cuando la variante amarilla de la alianza JxRC se mostraba lista para pelear por un lugar en el proyecto municipal rumbo al 2024, en días donde algunos referentes de la UCR empezaban a delinear una purga política que devolviera la estirpe localista que tantos resultados les dio en el pasado.

Justo cuando el PRO parecía perder terreno, sus referentes alzaban la voz para integrarse a la estrategia combativa de JxRC. El martes, Manuel Betorz -tribuno de cuentas opositor y referente del PRO Río Cuarto- encabezaba una conferencia de prensa en la cual cuestionó el contrato entre la Municipalidad y la empresa COTRECO por el servicio de higiene urbana. Junto a él se encontraba Matias Paloma, ex titular de Anses Río Cuarto en la era Macri y actual asesor de Betorz en el Tribunal de Cuentas.

Más allá del tema que motivó la convocatoria, era notoria la irrupción del PRO en el escenario local después de haberse cumplido dos meses del comienzo de la nueva gestión llamosista. El tono de la reunión advertía al resto de la alianza opositora que los muchachos de amarillo tenían mucho por ofrecer en la línea de combate y que no se limitarían a ocupar un rol meramente administrativo.

El PRO Río Cuarto salía del freezer creado por los influyentes del radicalismo. De hecho, fue la primera actividad del tribuno de cuentas Betorz en la nueva era de JxRC. Más allá que los representantes de la primera minoría se mostraron campantes por la intervención de sus camaradas, otros apuntaron a observar este movimiento con mucho cuidado. La UCR no quiere perder el liderato en la oposición, pensando en que la propuesta política que se está cocinando de cara al 2024 está pintada de rojo, no de amarillo.

Quizá sea por eso que al equipo de Betorz en el Tribunal de Cuentas se incorporó Martin Carranza, uno de los nombres fuertes de “La 30 de octubre”, agrupación ultra radical que tomó fuerza en la era Jure. Uno puede entonces conjeturar que la presencia del alfil radical en el Tribunal tiene que ver con ponerle una especie de correa al PRO para que ese territorio no se convierta en una central política de bandera amarilla.

Claro está que el plan del radicalismo es afianzar su espacio para volver a la Municipalidad que perdieron en 2016 y no pudieron recuperar en 2020. Esa reconquista de la identidad que los llevó a dominar el Imperio durante años tuvo como punto de inflexión a la unidad con el partido macrista y parece que la tradición política del ex presidente se vio reflejada en las urnas, con un fuerte “voto castigo” que también se manifestó en la contienda municipal.

Algunos de los que quieren reducir el rol del PRO son también los que están muy centrados en el proyecto de unidad que podría fortalecerse tras las elecciones partidarias. La definición de la mesa directiva en Córdoba podría confirmar la tendencia que siguen en el sur, la de encontrar un espacio íntegramente radical que aleje cualquier tentación externa. Claro que, cuando los números no dan, terminan mirando a las encuestas. Los números revelan que, por más que no lo quieran reconocer, el PRO sigue traccionando.

 

Empoderados por Patricia

Fueron varios los gestos de empoderamiento PRO que se dieron en el mes de febrero, cruzando todo el territorio cordobés, pero generando un cauce en Río Cuarto. La principal causante de ese proceso fue Patricia Bullrich, quien protagonizó un raid político en la Provincia y dejó en claro sus intenciones de primerear una futura candidatura presidencial representando a la primera línea opositora.

Aunque Río Cuarto no estuvo incluida en la gira de la ex funcionaria nacional, las bases PRO sintieron la ola de energía que llegó con su presencia en Córdoba. Justo en el momento en que el radicalismo se debate entre unidad o divisiones, el partido presidido por Bullrich ya definió un proyecto conjugado y libre de internas. Claro que Bullrich está más concentrada en las legislativas de este año que en empoderar a sus bases regionales, pero ciudades como “El Imperio” no se deben perder de vista.

“No es lo mismo el PRO de Macri que el que se puede venir con Pato”, analizaba un analista que coincide con el pensamiento del joven partido. Es por eso que toda la carga negativa de la era Macri, la cual repercutió en el castigo en las urnas, sufrió un cambio de energía que favorece a la configuración de un proyecto que mantiene una postura ideológica definida. De ser así, no habrá forma de romper alianzas y el radicalismo, como en años anteriores, seguirá dependiendo de su acople con el “bullrichismo” creciente.

La alerta radical en Río Cuarto y el comportamiento PRO de “figurar para no extinguirse”, explican a la perfección el escenario que se viene. Los muchachos del PRO Río Cuarto saben que no tienen que definir nada, solo “seguirle el juego a Patricia” y mirar las encuestas de cerca. Cuando comienza a asomar una puesta en valor de la ola amarilla regional, sus referentes adelantan que “vamos a seguir en esa línea”.

Aun cuando el destino de la alianza apunta a la “radicalización”, el PRO sigue sosteniendo su proyecto político regional, a la espera de cómo se muevan las fichas del tablero nacional. “La paciencia hace al maestro”, la frase que se imprime en el plan de juego y que los mantiene confiados en recuperar su lugar en la mesa estratégica. “Ya van a venir”, repiten.

 

Avanza la primera sala velatoria pública

El intendente Juan Manuel Llamosas recorrió las obras de infraestructura que se están ejecutando en el Cementerio de la Concepción. Se trata de la construcción de una Sala Velatoria Pública, proyecto que fue validado a través del programa de Presupuesto Participativo. El jefe municipal estuvo acompañado de Guillermo de Rivas, Secretario de Gobierno Abierto y Modernización.

En el lugar, Llamosas se manifestó satisfecho con el avance de la obra e indicó que “se trata de un trabajo muy importante por su contenido social ya que se trata de la primera sala velatoria pública en la historia de Río Cuarto”. El intendente anticipó que, a raíz del rápido avance, la sala se habilitará dentro de dos meses.

Por su parte, De Rivas informó que se trata de un proyecto “inclusivo e integrado que tendrá la finalidad de brindar un espacio para que las personas que tienen que despedir a sus seres queridos puedan hacerlo en este espacio público”.

La obra cuenta con una inversión que superará los 4,5 millones de pesos y está compuesta por una sala velatoria de 250 mts. cuadrados, reparación integral de los baños, una kitchenette, administración, una sala de espera cerrada y una sala al aire libre. El nuevo espacio será coordinado por el área de Desarrollo Social.