Pelea con el campo: países con cargas a la exportación tienen inflación más alta

La Argentina aparece como uno de los dos que se ubican en el tope de la lista de naciones que más recaudan por esta vía en relación con sus ingresos totales junto a Kazajistán (21,9%). Si se mide inflación, tampoco es más baja que la de los que no tienen estos impuestos.

El presidente Alberto Fernández recibió a la Mesa de Enlace luego de sus declaraciones quien el fin de semana dijo en una entrevista que podría aumentar las retenciones. Se habría avanzado en un “acuerdo y diálogo”. Se trabajará “en conjunto para cuidar los precios”. No habrá suba de retenciones.

Desde hace varias semanas –en coincidencia con una inflación creciente, en especial en alimentos- el presidente Alberto Fernández a integrantes de su gabinete pasando por legisladores insisten en que hay que “cuidar el bolsillo” y “la mesa” de los argentinos garantizando que “los precios internacionales no se vuelvan en desmedro” de la población. Para alcanzar ese objetivo insisten en que la vía sería una nueva suba de retenciones o cupos de exportación. En paralelo un estudio revela que aquellos países que imponen tributos a la exportación tienen tasas de inflación más altas y no son en general los mayores exportadores.

Frente al argumento del Gobierno, desde el campo piden que se bajen impuestos para que se reduzca su impacto en los precios. Según un informe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) de diciembre pasado, en la carne vacuna los impuestos se llevaban el 29% del precio. En el pan, según ese informe, los impuestos en ese momento representaban el 25% del valor. En la leche había un 11,6% al menos de tributos.

Otro informe, elaborado por el especialista en comercio internacional Marcelo Elizondo, exhibe, en primer lugar, un ranking de países que aplican impuestos a las exportaciones con alguna relevancia, o sea los que recaudan a partir del 2% del total de ingresos fiscales por esta vía según información del Banco Mundial.

La Argentina aparece como uno de los dos que se ubican en el tope de la lista de países que más recaudan por esta vía en relación con la recaudación total junto a Kazajistán (21,9%). A continuación, figuran Islas Salomón (21,2%), Rusia (19,1%), Bielorrusia (17%), Tayikistán (15,7%), Guinea-Bisáu (14,7%), Costa de Marfil (13%), Madagascar (3,9%), Papúa Nueva Guinea (3,7%), Etiopía (2,6%) y Uzbekistán (1,9%).

En cuanto a la inflación, Kazajistán tuvo una inflación del 5,25% en 2019, Islas Salomón, 1,61%; Rusia, 4,47%; Bielorrusia, 5,62%; Tayikistán, 6,01%; Guinea-Bisáu, 0,2%; Costa de Marfil, 0,81%; Madagascar, 5,6%; Papúa Nueva Guinea, 3,6%; Etiopía, 15,8%; Uzbekistán, 14,5%.

El promedio de tasa de inflación de ese grupo es de 5,55% sustancialmente más alto que el de cualquier colectivo de países que puede buscarse en las tipologías del Banco Mundial (África subsahariana, 2,8%; América Latina y Caribe, 2,8%; América del Norte, 1,9%; miembros de la OCDE, 1,7%, etc.) y, si a este grupo se le agrega Argentina, la tasa promedio llega al 9%.

Elizondo señala que se puede concluir que los países más exportadores tienen tasas de inflación más bajas, que los que imponen tributos a la exportación tienen tasas de inflación más altas y -a la vez- que los que imponen gravámenes a la exportación (comparando las listas antes exhibidas) no son -salvo excepciones- en general los más exportadores. “Puede entonces decirse que los impuestos a las exportaciones no aparecen como herramienta autónoma útil al efecto y que la tasa de inflación depende de otras condiciones macroeconómicas e institucionales”, define.

El reporte indica que no hay fuentes uniformes sobre qué países aplican impuestos a las exportaciones, pero algunas bases informativas permiten acceder a datos fidedignos. El primero y principal es el Banco Mundial que ofrece una lista de países que aplican diversas cargas a las exportaciones ubicándolos en un ranking según la incidencia de la recaudación de estos tributos en la recaudación total. Es allí donde la Argentina aparece en segundo puesto.

Otro aspecto clave es que en la lista de países que imponen gravámenes a la exportación hay una enorme mayoría con escaso desarrollo económico. Estos tributos por ende no parecen ser propios de países más exitosos.

También hay que repasar que la Argentina es uno de los mayores exportadores de carne de vacuna, exportando el 27% de lo que produce y con un consumo de 49 kilos por persona por año, alto. Vende el 63% de la producción de trigo afuera, pero se comen 72 kilos de pan por habitante al año. Los datos derriban la idea de las exportaciones “se llevan todo”.