Intimismo de época

Si bien la escena en el país ya comenzaba a mostrar este tipo de rasgos, la edición del álbum “El reflejo” de Rayos Laser pone de manifiesto cómo algunos artistas masculinos han evidenciado en su repertorio un proceso de deconstrucción que empieza a ser cada vez más palpable.

Por J.C. Maraddón

Por muy abstraídos que estén los artistas en su producción de obras, el contexto social y político que los rodea tiende a traslucirse en sus creaciones y, de esa manera, se van conformando tendencias que caracterizan a determinado periodo histórico. En lo que ha sido la evolución de la música de rock y pop de los últimos setenta años, esas huellas de la realidad son fáciles de detectar en las canciones, sobre todo porque hubo interacciones que en algunos casos pudieron haber significado que determinada composición haya tenido cierta influencia sobre los acontecimientos que se desarrollaron al momento de su aparición.

El género de la canción de protesta, dentro del que fueron figuras claves Bob Dylan y Joan Baez, implicó un quiebre sonoro e ideológico que tuvo enormes consecuencias a lo largo de la década del sesenta, cuyos aprestos revolucionarios encontraron en ese estilo una voz representativa. Por otro lado, la liberación de hábitos y costumbres que se produjo en ese tiempo y, en especial, las experimentaciones con diversos tipos de alucinógenos, tuvieron su correlato en la movida psicodélica, cuyos referentes (los Beatles, entre otros) se propusieron reflejar esos “viajes” en su forma de componer e instrumentar la música.

El hard rock y el punk, por su parte, canalizaron la violencia contenida de una juventud que había tomado conciencia de su potencial pero que seguía sufriendo consecutivas postergaciones porque quienes manejaban los hilos del poder constituían una gerontocracia infranqueable. Esto derivaba en una necesidad de ritmos enérgicos y de letras directas y letales, que afloraron en ese entonces y desataron el rechazo de los estratos más conservadores de la sociedad. Otros sectores marginados, como los afrodescendientes, encontraron en el soul, el funk y el hip hop una vía de expresión para sus penurias en la lucha por la defensa de sus derechos.

Así hasta la actualidad, es interesante ver cómo en las sucesivas modas musicales se manifiestan tópicos y sonoridades acordes a lo que está pasando en la vida real, porque la sensibilidad de los artistas logra traducir en el pentagrama ese estado de las cosas, a veces sin que los propios autores se percaten de que lo están haciendo. Ante ese fenómeno, a la pregunta de cómo aparecen en el rock los nuevos paradigmas que están entrando en vigencia le responde una camada de figuras femeninas que tienen muy claro qué decir y cómo desplegar esa perspectiva novedosa en la procreación de productos culturales.

Sin embargo, no son sólo las mujeres las que se muestran permeables a las novedades, sino que también varios solistas y grupos compuestos por hombres han evidenciado en su repertorio un proceso de deconstrucción que empieza a ser cada vez más palpable. Y debía ser el pop, como género menos apegado a estereotipos machistas, el primero en entregarse a una forma distinta de encarar el lanzamiento de un disco sin tanta testosterona de por medio. Si bien la escena en el país ya comenzaba a mostrar este tipo de rasgos, la edición del álbum “El reflejo” de Rayos Laser (que será presentado en vivo el sábado en Club Paraguay)da mucho para hablar en este sentido.

Por más que no faltan en los tracks las líricas referidas a desengaños amorosos o conflictos de pareja, es el abordaje sutil y hasta comprensivo el que predomina, muy lejos de aquellos mandatos hoy impresentables que se transparentaban en los antiguos himnos del rock nacional. Y en la minuciosidad de orfebrería con que han sido elaboradas cada una de las piezas, se advierte que este trío villamariense no teme dejar atrás esos desbocamientos viriles que solían ser festejados por la tribuna. Fieles a su impronta, han concebido un álbum que, en su intimismo rocanrolero, adhiere como pocos al espíritu de la época.