Elecciones UCR: Jure y Rins respaldan la unidad

Los ex intendentes y actuales legisladores dieron su mirada sobre la disputa por la presidencia del Comité Provincia a partir de la interna entre Convergencia (Negri/Mestre) y Sumar (Rodrigo de Loredo). Aunque ambos destacan la “madurez” del radicalismo departamental al lograr acuerdos de unidad, difieren en algunos puntos en relación a la interna provincial. Si no hubiese interna, Jure sostiene que habría aceptado ser candidato por el Comité provincial.

Por Julieta Fernández
[email protected]

“Los tiempos que vivimos son tan graves que la sociedad no puede vernos peleando por un comité”, opina el ex intendente, Juan Jure. En consonancia, su correligionario y también ex intendente, Benigno Antonio Rins, resalta que el diálogo en pos de lograr una lista de unidad en el departamento Río Cuarto “debiera ser tomado como ejemplo” por algunos dirigentes radicales. Uno de los dirigentes locales al que le ofrecieron la candidatura por el espacio Convergencia fue el propio Juan Jure, quien considera que “no podría trabajar por la unidad en el departamento y después ser candidato en una interna a nivel provincial. Sería una gran incoherencia. Creo que si hubiese aceptado ser candidato en este contexto, hubiese priorizado lo personal”.

Aunque ambos dirigentes se muestran conformes con los acuerdos que se están gestando por estas horas en el departamento, basta con “rascar” un poco más para advertir algunas diferencias en cuanto a la lectura que cada uno hace sobre la elección interna en el Comité Provincial. El legislador de Juntos por el Cambio consideró: “En una situación de profunda crisis como la que atravesamos, donde la gente no sabe si seguirá teniendo trabajo y en medio de una pandemia, que nos vean peleando por el Comité me parece una falta de sentido común y una irresponsabilidad política. Ese cambio y renovación no son oportunos a través de un proceso interno.”.

“Todos coincidimos más con unos que con otros. El tema es lo que se hace con eso. Creo que lo que no se puede hacer es ser parte de esa disputa. Siempre he participado de internas y considero que son un mecanismo sano pero estamos en una situación particular, donde creo que habría que hacer esfuerzos para trabajar la posibilidad de un cambio”, opinó el último intendente radical que tuvo la ciudad. Es en este aspecto que el actual legislador provincial por la UCR y ex intendente, Benigno Antonio Rins, difiere de Jure al sostener que no hay que “demonizar” las internas “Creo que nadie quiere la interna pero todo indica que a nivel provincial va a acontecer. Tampoco hay que tomarlo como algo tan grave. Son parte de la esencia de la democracia. Las opciones son ampliar la base de un acuerdo o convocar a los afiliados para que decidan por una u otra alternativa”. No obstante, Rins hace la salvedad de que el contexto de pandemia condiciona las circunstancias: “El contexto condiciona pero las ideas de uno no pueden cambiar por alguna cuestión circunstancial. La interna abre el debate a todo un conjunto y evita que haya acuerdos de cúpula que se resuelven en un grupo de tres o cuatro cuadros. No obstante, el acuerdo de unidad que se está dando en el departamento Río Cuarto es un ejemplo para la dirigencia”.

Pases de factura

“Fueron funcionales a que siga gobernando el peronismo en la provincia”, señalaban algunos militantes radicales a modo de reproche tras la división del radicalismo en las elecciones provinciales del 2019. “Es una hipocresía hacer cargo a los otros. En ese momento, eso se dio en función de errores que cometimos todos y todos debemos hacernos cargo. Todos formamos parte de esa historia lamentable y tan perniciosa para el radicalismo”, opinó el legislador que llegó a ocupar su banca al integrar la lista de Mario Negri en dichos comicios. No obstante, el adjudicar una responsabilidad total a todos los sectores del radicalismo evoca al concepto de “responsabilidad flotante” al que hacía referencia Zygmunt Bauman. Podría entonces entenderse que si la responsabilidad es de todos, en realidad no es de nadie y queda “flotando” en el aire.

“Lo que ha cambiado desde el 2019 a esta parte son las posiciones que se han tenido en el orden personal y de grupo. Da la sensación de que aquel acuerdo que no se pudo lograr hace más de un año se podría lograr ahora”, opina el legislador que se enfiló tras la candidatura de Ramón Mestre en aquel 2019 en el que el radicalismo provincial fue dividido. “Así  como en ese momento ‘se rompió’, hoy celebro que exista el espíritu de juntarnos. Es fácil señalar pero todos fuimos parte, incluso (Rodrigo) de Loredo fue candidato a intendente de Córdoba en esa misma elección por uno de los dos espacios. Algunos tenemos la voluntad de hacer autocrítica”, sostuvo Jure.

Mezquindades y proyecciones

Lo tácito (y que pocos admiten cuando se enciende el micrófono) es que el resultado de esta interna provincial seguramente tendrá incidencia en las listas de los comicios legislativos previstos para el segundo semestre. “Hay una discusión que no se hace explícita y es ahí donde está la hipocresía de esta pelea. Esta interna, más que estar pensando en los destinos del radicalismo, está pensando en el posicionamiento electoral de algunos dirigentes para las próximas legislativas”, asegura Jure y agrega: “El radicalismo no debiera discutir con quién nos juntamos o no sino un programa para los cordobeses. Y a partir de esos programas de gobierno, buscar coincidencias. Ya nos hemos equivocado haciendo alianzas para ganarle a tal o cual”.

A pesar de lo expuesto por quien fuera convocado para ser candidato por Convergencia, el “círculo vicioso” de los últimos años del radicalismo indicaría que, a pesar de la autocrítica, las cosas son distintas cuando las urnas se acercan y el Pro sigue teniendo un lugar preponderante en la alianza de Juntos por el Cambio. En este sentido, Rins consideró que “el radicalismo es una columna vertebral por ser un partido centenario. Obviamente, a los espacios hay que ganárselos y si el radicalismo trabaja bien, se los va a ganar porque tiene hombres y mujeres serios, con trayectoria. El radicalismo es una arista fundamental en cualquier alianza electoral que se haga de acá en adelante y debe ocupar el lugar que le corresponde por trayectoria y por su presente también”.

Mientras tanto, “el fantasma de Noviembre” acecha por estos días y preocupa a la militancia. El precedente de la baja participación en las últimas elecciones municipales en la ciudad no contribuiría al optimismo frente a lo que pueda ocurrir el próximo 14 de marzo. Sin embargo, en cuanto a la posibilidad de evitar la interna, algunos todavía ven alguna que otra luz al final del túnel.

“Siempre hay tiempo para que haya un acuerdo para el Comité Provincial. Siempre hay una expectativa de que se pueda negociar hasta último momento”, comenta un militante esperanzado en que la UCR provincial replique el modelo riocuartense. No obstante, los  ‘zorros viejos’ siembran una pequeña duda y se atreven a advertir: “No vaya a ser cosa que cerremos unidad en el departamento y después algún descolgado termine integrando una lista”. Las elecciones partidarias están a la vuelta de la esquina y al parecer, podrían significar una prueba de fuego para más de uno.