Frente a retenciones, el Panal consolida la idea de “modelo Córdoba”

Un aumento en los derechos de exportación “consolida la posición” del gobierno provincial, afirman en schiarettismo. Con o sin unidad con el Frente de Todos, Hacemos por Córdoba apunta al “modelo de gestión Córdoba”, como leitmotiv electoral.

Por Bettina Marengo

El posible aumento a los derechos de exportación del que habló Alberto Fernández en un reportaje con el diario Página 12, como instrumento para cuidar los precios internos de los alimentos, no sorprendió en el Panal (sí irritó la introducción que hizo Cecilia Todesca, la viceministra de Economía de la línea Cristina Kirchner), pero la medida “consolida la posición de Córdoba” sobre “el campo”, indicaron fuentes del oficialismo. Es decir, cierre de filas y defensa del sector agroexportador provincial, cuyos representantes, en diálogo con el diario Alfil, prometieron “conflicto” si se confirma la suba.

La línea del gobernador Juan Schiaretti quedó de manifiesto en el mensaje de apertura de las sesiones ordinarias de la Legislatura, cuando habló de “relaciones institucionales correctas con el gobierno nacional”, mientras confirmó su alianza con los productores rurales, a los que agradeció y ponderó como “motor” de la economía cordobesa. Posiblemente el gobernador ya estaba anoticiado de la posibilidad del aumento de las retenciones.

En el gobierno provincial esperan que Alberto y la Cámpora definan si habrá o no PASO en agosto o en octubre para empezar a dar forma a lo que será la oferta electoral del oficialismo cordobés: el modelo de gestión Córdoba, que incluye “defensa del campo”. Ese eje, mitad provincial, mitad nacional, aparece como el leivmotiv de Hacemos por Córdoba para las elecciones legislativas, “con o sin unidad con el Frente de Todos”, afirman. Schiaretti delineó la idea en el discurso del 1 de febrero y se conversó en la bajada de línea modo virtual que hizo con su círculo íntimo el fin de semana.

El legislador Oscar González, quien ejerce la presidencia del PJ provincial, reiteró hace días lo que vienen diciendo en el oficialismo desde el año pasado, cuando empezó a haber diálogo político con el Frente de Todos. Que la voluntad es avanzar en una lista de unidad con la Nación, pero con primacía y sello de Hacemos por Córdoba, y los lugares repartidos según la representación que tenga cada candidato. Sin embargo, ahora la unidad es secundaria a la decisión de jugar con la marca “gestión Córdoba”. “Nosotros vamos a jugar”, afirman. Una cosa cambió en los últimos tiempos y es que el schiarettismo ve “muy complicado” al gobierno nacional. Aparecieron críticas tanto políticas como en la gestión donde antes había comprensión por las dificultades. “Este gobierno es muy complicado”, sostuvo un paladar negro del scharettismo luego del anuncio de Todesca. “Sin gestión ni coherencia” y con “serios problemas internos”, son algunas de las apreciaciones. En ese marco, el fin de semana surgió la tesis de los “mejores hombres y mujeres” para las listas legislativas de Hacemos por Córdoba. Pero pese a las decisiones aparentemente tomadas, todo indica que el peronismo cordobés no descarta tensión con el albertismo-cristinismo, y sobre todo con La Cámpora, a la hora de negociar la estrategia electoral en la provincia.