La ciudad global

Hasta la cosmopolita Nueva York pugna por defender aquello que le es propio y de nadie más, como lo muestra “Pretend it’s a City”, la serie documental de Netflix en la que el cineasta Martin Scorsese se deleita preguntándole de todo a la periodista y escritora Fran Lebowitz.

Por J.C. Maraddón

Pasada cierta cantidad de habitantes, pongamos un millón, las ciudades empiezan a perder algunas de sus particularidades y a parecerse entre sí, debido a ciertas construcciones y determinado tipo de negocios que a esta altura ya son universales. El progreso que tanto ansían los ciudadanos termina siendo el verdugo de aquellas características arquitectónicas de las que se enorgullecen. Y es entonces cuando salen a escena las campañas conservacionistas que buscan contrarrestar la desaparición de un patrimonio que casi nunca es tenido en cuenta por quienes invierten millones en emprendimientos inmobiliarios y que en su ambición consideran a esos pruritos como un obstáculo.

Shoppings, malls y centros de compras en general, conviven con condominios y barrios privados, en un collage urbano donde no deben faltar tampoco franquicias multinacionales como McDonalds, Starbucks o Sheraton. Salpican como pueden ese trazado las pocas construcciones antiguas a las que se les ha perdonado la vida, iglesias y templos de vieja data, además de plazas y parques que a duras penas se sostienen como pulmón verde de esas metrópolis que replican usos y costumbres cosmopolitas. A ese carácter contribuye también la constante llegada de inmigrantes que disuelven los rasgos locales de la población y le ponen un toque global.

Desde hace tiempo, Córdoba experimenta ese proceso de conversión que difumina su pasado y la inserta en el concierto de urbes planetarias que comparten más similitudes que diferencias. Es un fenómeno extraño en el que el turismo tiene una paradójica incidencia: mientras que los viajeros exigen que cada lugar cuente con comodidades y servicios de nivel internacional, el motivo que los lleva allí son los exotismos propios de cada región, que en la capital cordobesa pueden tener que ver con su herencia jesuítica, un legado que mereció la intervención de la Unesco para que no desapareciera sin dejar rastros.

Quizás el modelo de esa utopía metropolitana que afectó durante el siglo veinte a las ciudades más importantes del planeta sea Nueva York, que lleva alrededor de un siglo desempeñando el rol del paradigma inalcanzable, con sus rascacielos y sus avenidas repletas de marquesinas. A su imagen y semejanza, se modelaron paisajes artificiales en los lugares más distantes, que incluyeron remotos parajes en los confines de Oriente. Los perfiles del Empire Sate, el puente de Brooklyn o la Estatua de la Libertad son símbolos internacionales de una ciudadanía que excede la geografía estadounidense para establecerse como patrón de toda la humanidad.

Sin embargo, hasta la misma Nueva York pugna por defender aquello que le es propio y de nadie más. Y en esas peculiaridades se concentra “Pretend it’s a City”, la serie documental de Netflix en la que el cineasta neoyorquino Martin Scorsese se deleita preguntándole de todo a la periodista y escritora Fran Lebowitz. Sobre el trasfondo de ese vórtice imperial donde confluyen Wall Street y Broadway, la conversación gira en torno a las vivencias de una neoyorquina por adopción que lleva medio siglo residiendo en ese lugar y que conoce como pocos sus fortalezas y –muy especialmente- sus debilidades.

La elección de Lebowitz como interlocutora no podría ser más adecuada, porque desde su cinismo, su humor negro y su ironía, se erige como representante de una forma de ser que sólo podría haberse moldeado allí, en esa tierra de promisión que para muchos se ha vuelto un infierno encantador. En su sabiduría venenosa, encontramos algunos rasgos de un localismo que creíamos perdido en la vorágine de una globalización forzada. Y, por qué no, también es posible detectar allí puntos de contacto con lo que sucede en este apartado sitio del Cono Sur, donde a veces nos quejamos por cuestiones parecidas.