Incertidumbre en el Suoem por el regreso al trabajo

El receso administrativo municipal termina esta semana y entre los empleados crece la incertidumbre sobre el escenario que encontrarán a su regreso. En varias áreas temen no poder reintegrarse a las mismas funciones que desempeñaban antes de que comenzara la pandemia.

Por Felipe Osman
[email protected]

SuoemEn sintonía con la Provincia, el Ejecutivo municipal dispuso en enero un receso administrativo que vino a prolongar, en varias áreas del municipio, otro adoptado a raíz de la emergencia sanitaria durante la mayor parte del 2020.

En rigor, esa pausa, que empezó motivada por la pandemia, terminó prolongándose luego para alejar al Suoem de la botonera del Palacio 6 de Julio y del resto de las reparticiones y oficinas municipales minimizando su poder de fuego durante el devenir de un extenso conflicto que entró en stand by tras una tregua firmada entre las autoridades municipales y Rubén Daniele.

Los términos de ese acuerdo son guardados con celo por ambas partes, pero más allá de lo que fue de público conocimiento, a saber, una mejora en los términos de la paritaria firmada entre el sindicato y el Ejecutivo y una compensación económica parcial por el recorte de la jornada, todos descuentan que lo pactado fue descomprimir las tensiones y allanar el camino a un regreso de Daniele a la Secretaría General del Suoem.

Desde luego, esto no alcanzó para calmar los ánimos dentro de las reparticiones más beligerantes del gremio, donde la conducción viene arreglándoselas para disciplinar a quienes levantan la voz en su contra. Pero todo este escenario podría complejizarse pronto, cuando el próximo lunes buena parte de los municipales deban regresar a sus puestos de trabajo.

Si bien la incertidumbre respecto de qué funciones deberán asumir a su regreso son generalizadas en todas las oficinas, se concentran particularmente entre quienes prestan servicios en el Palacio 6 de Julio y algunas reparticiones de las Áreas Operativas. Ejemplos.

Muchos de los empleados que cumplen horario en el Palacio Municipal regresarán -de no extenderse una vez más el receso- sin las claves de acceso al sistema informático que las autoridades cambiaron en los albores del conflicto, allá por mayo del año pasado.

En la oficina de Recursos Humanos, por caso, esto se suma al masivo retiro anticipado de jefes de despacho otrora alineados con el sindicato.

En Redes Sanitarias la incertidumbre es todavía mayor, ya que buena parte de sus funciones han sido absorbidas por el COyS, que ahora cuenta con camiones desobstructores para la limpieza de bocas de tormenta, entre otras tareas.

Algo similar sucede en Alumbrado Público, dado que la Tamse fue equipada con camiones con elevadores “canasto” para reparar y reponer luminarias.

En Espacios Verdes la preocupación es incluso mayor ya que, con la estrecha colaboración del Surrbac, el COyS ha empezado a llevar adelante tareas de poda, desmalezamiento y puesta en valor de espacios verdes que antes caían en cabeza de esa repartición municipal.

Todo ello sin contar la multiplicidad de tareas que llevan adelante los Servidores Urbanos, en quienes el gremio ve a los principales “usurpadores” de sus funciones.

Para completar el escenario, no son pocos los que señalan, con suspicacia, que gran parte de los delegados de estas y otras reparticiones siguieron prestando servicios durante enero, integrados a las guardias mínimas dispuestas por el Ejecutivo, y que presuntamente tomarán sus recesos ahora, justo cuando sus representados lleguen llenos de dudas y reclamos.

Mientras tanto, la única respuesta que los municipales reciben cuando se quejan por estos y otros asuntos, tales como el recorte de jornadas y la pérdida de parte de las mercedes de las que antes gozaban, es “cuando vuelva Rubén vamos a recuperar todo”. Todo un slogan de campaña construido en base a las derrotas de una conducción capitaneada, tras bambalinas, por el propio Daniele.