Denuncian despido político en la “trinchera K” del PAMI

La división local de la obra social estatal rescindió el contrato de una empleada que no encajaba con el perfil de los directivos “K”. Los gremios criticaron con dureza al Gobierno Nacional y hablaron de “persecución política”, al igual que JxC.

Por Gabriel Marclé

despidos pami
Fernando Bossio

Un grandísimo revuelo se generó en la comunidad política y gremial tras el comunicado del PAMI nacional que confirmaba la rescisión de varios contratos vinculados a las diferentes oficinas de la obra social estatal. Uno de los despidos se produjo en la UGL apostada en Río Cuarto. Se trata de una empleada que había ingresado a la planta cuando Mauricio Macri era presidente de la Nación. Sin mediar explicaciones, la trabajadora fue notificada sobre el fin de su contrato y la reacción no tardó en llegar.

Lo que antes hubiera pasado desapercibido, el contexto nacional terminó por transformar en un tropezón de esos que duelen. La particularidad generó un ruido fuerte hacia dentro del caudal de seguidores del Frente de Todos, pero también hicieron tierra fértil para el crecimiento de las críticas que surgieron desde diferentes sectores de la oposición.

En la mañana de ayer, la delegación local de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se llegó a las oficinas de calle Alvear al 800 para movilizarse en reclamo por la reincorporación de la trabajadora. El ruido de los bombos y las banderas flameantes del gremio no era algo que se podía esperar en tiempos de una gestión nacional que diseñó un relato que se mostraba cerca de los trabajadores y lejos de los despidos.

Por esta razón, puertas adentro del PAMI, la dirección comenzaba a cargar con el peso de las decisiones que llegaban desde arriba y generaban una notoria contradicción con los valores que supuestamente definen la estirpe de su representación política.

Desde ATE señalaron que el despido se produjo incumpliendo con el decreto 39/2021 pero también sugirieron que las diferencias ideológicas alentar su separación de la planta. “Desde ATE rechazamos la persecución hacia las y los trabajadores”, lanzó Rafaela Alcoba, titular de la seccional. Allí se introdujo un elemento de suma importancia para analizar la situación que se confirmó en los últimos días, ya que desde algunos sectores alientan la teoría de que este despido contiene en sí tintes partidarios.

Despido político

“Es un despido político, de lo contrario que expliquen las razones”, indicó Gonzalo Lujan, referente de la UCR y director del PAMI durante la gestión pasada. El dirigente se mostró frustrado y sin tapujos a la hora de señalar a la actual dirección del PAMI riocuartense, dirigida por el militante K Fernando Bossio, como los responsables de efectivizar un despido por la pertenencia a un espacio político diferente al del presidente Alberto Fernández.

Más allá de las consultas, desde la institución se resguardaron en la decisión que fue tomada desde la central del PAMI nacional y se limitaron a dar respuestas acotadas. “Nuestra obra social tiene una planta permanente y otra de contratados. Este fue un contrato que no fue renovado. Se prescindió de su función”, dijo Fernando Bossio durante la consulta que le realizaron en el programa radial Así Son las Cosas de FM Gospel.

“Cuando se va a despedir a alguien siempre se hace con el consentimiento del director local”, le respondió Gonzalo Lujan, quien llamó a que “sean sinceros” respecto a las explicaciones detrás de la medida. “No se puede echar a alguien que es útil para el trabajo, independientemente de cómo piense”, dijo el ex director de la UGL, quien destacó el valor de la empleada cesanteada durante el tiempo de pandemia: “La vi subirse a una ambulancia para acompañar una persona mayor que estaba sola, la vi con el teléfono siempre encendido las 24 hs. los 7 días de la semana. Sé además que laburo durante toda la pandemia, aun con miedo e hisopándose más de una vez.”

Cesanteado, prescindido, de contrato finalizado, definiciones que los defensores del gobierno nacional eligen utilizar para escaparle a las críticas que les caerán por algo que en definitiva termina siendo un despido. Afloran las contradicciones que llevan a una conclusión: aquellos que en la era de Macri reclamaban y marchaban en contra de los despidos en el Estado, hoy los avalan con los dedos en V.

Trinchera K

Aunque más de uno elija sorprenderse con lo ocurrido en las últimas horas, lo que vino después del despido termina siendo consecuencia de la tradición que involucra al manejo de las oficinas del Estado, algunas de las cuales terminan convirtiéndose en centros de operaciones. Sea cual sea el partido en la Nación, la ecuación termina dando el mismo resultado.

“Ocurre lo mismo de siempre con estas trincheras K del Estado”, reflexionaba un referente de la oposición local, sugiriendo que existe un vínculo estrecho entre la militancia kircherista y la ocupación de roles estatales. “Pusieron a todos los militantes de La Cámpora a conducir áreas fundamentales. En lugar de poner a personas experimentadas, cumplen los favores de la militancia y encima echan a los que trabajan”, agregaba.

La referencia tiene que ver con el lugar de procedencia del director Bossio y las personas que incorporó a la planta del PAMI, seguidores de Gabriela Estévez y referentes locales de La Cámpora. Dichos espacios generan aun más suspicacias en torno a la relación entre las nuevas designaciones y el reciente despido denunciado desde ATE.

En el medio terminan cruzándose un sinfín de situaciones, generando encrucijadas que terminan llevándose puestas las expectativas de quienes solían defender al gobierno que hoy también despide empleados. Allí se encuentran gremios como ATE, afiliados al proyecto de renovación de Alberto Fernández que deben enfrentarse a la desilusión para no quedar pegados a la patronal.

JxC salió al cruce

Este hecho también se presentó como la oportunidad justa para que los integrantes de la oposición nacional puedan acrecentar su caudal político con los desvaríos que antes tuvieron que defender. Ahora es el turno de JxC para que salgan y critiquen a la Nación con los mismos argumentos que utilizaban en su contra durante la era Macri.

Claro que hoy se habla de un año político excepcional, con las elecciones legislativas en la mira. Es por eso que varios referentes de la versión local de JxC se mostraron activos en redes sociales para criticar al presidente y sus funcionarios por la situación en el PAMI. No iban a desaprovechar la oportunidad de raspar al presidente y todas sus ramas.

“En tiempos difíciles, donde vivimos incrementos de la canasta familiar, combustibles, créditos UVA, tarifas eléctricas, servicios. En tiempos donde buscan pelear con el campo, donde les piden a los empresarios y/o empleadores que no despidan, donde crean la ley antidespidos, ¿el mismo Estado despide trabajadores?”, remarcaba el integrante de Juntos Por Río Cuarto, Lucas Castro, haciéndose eco de la noticia.

Algunos incluso intentaron pegar a Llamosas, mencionando que el espacio “17 de octubre” -del cual forma parte el director del PAMI local- integra la alianza política del PJ llamosista. Además, aprovecharon para recordar cuando el intendente utilizaba los mismos eufemismos para evitar referirse a despidos durante el comienzo de su primer mandato, en el cual se finalizaron más de 300 contratos.