Caído en desgracia

En el momento en que MC Hammer sampleó una canción suya, Rick James creyó que podía consolidar su legado musical. Pero al final terminó derrapando hasta cometer delitos aberrantes, y ese será el punto de partida de una serie biográfica cuyo rodaje ya fue anunciado.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

En enero de 1990, en el momento en que el rap pegaba el salto que lo sacaría definitivamente del gueto, se publicaba un tema que estaba destinado a sonar por todas partes y, años más tarde, a identificar esa época. El hasta ese momento no muy conocido MC Hammer, lanzó el single “U Can´t Touch This”, que se perfiló como irresistible para las grandes audiencias, sobre todo por su pegadizo trasfondo correspondiente a un hit de Rick James titulado “Super Freak”, que en 1981 había logrado prolongar un poco más la vigencia de la música disco con su rítmica furiosa.

“U Can´t Touch This” depositó el nombre de MC Hammer en el top ten de la revista Billboard y lo catapultó como una celebridad mundial, más allá de que pocos años después esa fama se fuera diluyendo, ante la improbabilidad de que pudiera anotarse otro poroto con un suceso al menos parecido a aquella canción. Breve pero intensa fue la gloria de este cantante que, con su pieza más difundida, alentó la práctica del sampleo, que en ese momento recién estaba empezando y que no mucho tiempo después ya se había diseminado por todas partes, tanto en el circuito comercial como en el alternativo.

Pero, además de reclamar derechos de autor por el uso de una parte de “Super Freak”, el revival de su figura impulsado por el single de MC Hammer llevó a Rick james a soñar con una vuelta al ruedo que lo situara otra vez entre los artistas de moda. Casi una década después de su edad dorada, había caído del pedestal y la compañía Warner le había rescindido el contrato. El milagro de “U Can´t Touch This” le dio la chance de ganar un premio Grammy como coautor y tomó fuerzas para disponerse a un retorno a los primeros planos.

Sin embargo, los diarios hablarían nuevamente de él, pero no en las páginas de espectáculos sino en las de sucesos. Su adicción a las drogas duras lo empujaría a cometer diversos actos criminales, que llegaron al colmo cuando se lo acusó de secuestrar y torturar a dos mujeres, un caso por el que fue juzgado y condenado a tres años de prisión en 1993. Lo que él proyectaba como un regreso triunfal, culminó en un episodio policial que profundizó su decadencia y que agravó sus problemas de salud, hasta que en 2004 falleció por una complicación respiratoria, a los 56 años de edad.

Esa instancia en la que creyó que podía consolidar su legado y terminó derrapando hasta cometer delitos aberrantes, constituye el punto de partida de una serie biográfica sobre Rick James que será supervisada por su hija Ty y que es anunciada como “una mezcla funkadélica entre una biopic musical y la historia de un crimen”. Un equipo de expertos se encuentra trabajando ya en el guion, que será supervisado por el periodista Mike Sager, quien le hizo una entrevista para la revista Rolling Stone en 1995 y desde entonces mantuvo una amistad con el músico hasta su muerte.

Aunque Rick James se hizo famoso con “Super Freak”, su recuerdo tampoco atrae multitudes y un relato audiovisual de su vida no tendría por qué batir récords de taquilla. Pero el morbo de su etapa declinante y los hechos deleznables en los que se vio involucrado tal vez le agregan una dosis de interés para quienes deambulan por las plataformas en busca de algo para ver. Cuando la serie se estrene, ese público encontrará allí una opción válida. Y descubrirá con sorpresa que ese tipo del que hablan compuso el tema del que se valió MC Hammer para crear “U Can’t Touch This”.