Concilio II en UCR: sumandos llevan requisitos para la unidad

Los radicales tendrán la segunda reunión de los diplomáticos que analizan si es posible un acuerdo interno.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

radicalesMauricio Cravero y Marcos Ferrer llevarán hoy a la reunión con sus colegas de la alianza Mestre/Negri/alfonsinistas las condiciones de la Liga Sumar para llegar a un acuerdo interno por la renovación de las autoridades partidarias.

El encuentro programado para hoy será el segundo de la saga radical. Los negociadores de los grupos en tensión volverán a sentarse a la mesa para indagar si es posible confeccionar una lista de unidad. Igual, quedan otros sectores que aún no han sido consultados, como Córdoba con Todos, que impulsa a Juan Gait para la presidencia del Comité Central de la Provincia, y Fuerza Renovadora, que quiere colocar a Miguel Nicolás en la silla del Comité Capital.

Ayer los principales dirigentes de Sumar almorzaron en la casa de Rodrigo de Loredo, quien obsequió osobuco al horno cocinado por él mismo. Estuvieron Javier Bee Sellares, Javier Fabre, Cravero, Guillermo Crucianelli, Orlando Arduh, Ferrer, Luis Picat y José Bría.No trascendió si el plato fue satisfactorio y, más importante, también hubo prudencia para evitar filtrar cuáles serán las condiciones que escucharán los negociadores del acuerdo oficialista.

Naturalmente, se tratará de espacios de poder y de estilos de conducción, aunque está por verse hasta dónde llegan las pretensiones.

Hasta ahora, Sumar dio a conocer que el candidato a presidente del Comité Capital será Bee Sellares, del grupo Consenso; mientras, no lanzan a su favorito para el Comité Central, y aunque las apuestas corren por Rodrigo de Loredo, de Marea Radical, este dijo que debería ser un intendente como el riotercerense Ferrer, el jesusmariense Picat o el morterense Bría. Todo ello, en el escenario de que fracasen las conversaciones por la unidad y deban presentarse listas (el plazo para las alianzas es el 8 de febrero, y el de los candidatos, el 9).

También los embajadores de Sumar propondrán a los demás grupos internos armar un equipo técnico permanente en la UCR, para ir elaborando entre todos la plataforma electoral 2023, independientemente de quién resulte el candidato a gobernador en la próxima aventura.

Los negociadores del negrismo son Julio Ochoa y Juan Negri, los del mestrismo, Juan Pablo Díaz Cardeilhac, Hugo Romero y Alberto Giménez, mientras que los alfonsinistas Dante Rossi y Sergio Piguillem se representan a sí mismos.

Tenso documento

El viernes pasado, los sumandos salieron a responder las manifestaciones que Mario Negri y Ramón Mestre hicieron en el acto de Santa María de Punilla, en el que se fotografiaron por primera vez juntos desde que acordaron.

El comunicado de Sumar, firmado por Cravero, reprocha que Mestre y Negri (aunque no los nombra) “decidieron en las elecciones del 2019 desarticular a todo el espacio opositor para garantizar sus intereses personales, y beneficiar al peronismo”, con lo que convirtieron al partido en “una herramienta dedicada a resolver las necesidades de sus dirigentes”.

“La derrota permanente que venimos denunciando, es parte de esto, pero no es un problema electoral, es apenas un síntoma que ha impedido la construcción de una respuesta política que nos permita rearticularnos como propuesta hacia la sociedad”, continúa.

“Por eso –agrega Sumar- decimos que esta interna no resuelve un problema personal, ni tampoco se trata de cambiar un grupo de personas por otro: resuelve un problema político, una diferencia que no se puede encauzar por la vía simple del consenso”.

En el comunicado, Cravero sostiene que “la unidad que nosotros reclamamos y practicamos: es la de la política, la del proyecto, la de la transformación que es un cambio reflexionado y no una imposición externa”.

“Este joven espacio no ha nacido para impedirle el paso a nadie, sino para que todos tengan una oportunidad de sumarse a lo que viene.A diferencia de ellos, estamos juntos porque queremos lo mismo, no porque el futuro nos asuste o nos deje afuera. Es por eso que aún sin la interna consumada, ya ganamos. Porque logramos que el radicalismo tenga otro proyecto político que se expresa en la solidaridad de la militancia y no en la especulación de sus dirigentes”, expresa.