Una ilusión se desvanece

Algunas niñas de comienzos del milenio que hoy son veinteañeras, se emocionaron ante la noticia de que la flamante plataforma Disney+ iba a estrenar nuevos capítulos de la serie “Lizzie McGuire”. Pero la actriz Hilary Duff ya tiene 33 años y eso… derrumbó el proyecto.

Por J.C. Maraddón

En el año 2001, como para iniciar el nuevo siglo con todo, Disney Channel lanzó una serie destinada a los niños del tercer milenio, que se suponía ya no tendrían nada que ver con las ingenuas criaturas de la era anterior. El 12 de enero de ese año (hace ya dos décadas) se emitió por esa señal el primer episodio de “Lizzie McGuire”, una tira que si bien apenas prolongó su existencia a lo largo de un trienio, tuvo un éxito extraordinario entre el segmento infantil y preadolescente de la audiencia, lo que la convirtió en clásico para la generación de los centennials.

La protagonista era una chica de 13 años que estaba en el último año de la primaria, cuyas amistades y relaciones familiares daban lugar a una serie de situaciones que no distaban mucho de las que habían mostrado otras producciones por el estilo con anterioridad. Pero el enfoque que presentaba “Lizzie McGuire” era completamente distinto, porque los problemas y los intereses del personaje central estaban bastante actualizados con respecto a la época y, por lo tanto, despertaban con cierta facilidad la identificación de los espectadores, algo que los ejecutivos del canal supieron valorar y explotar de la mejor manera posible.

Surgida de un casting, Hilary Duff fue la elegida para ese papel y, en el desarrollo de la historia, también fue lanzada como cantante, en una jugada maestra que multiplicó la llegada de la serie y que además representó enormes ganancias a partir de las ventas de los discos grabados por la actriz. Desavenencias entre Duff y la compañía obligaron a cancelar la continuidad de “Lizzie McGuire”, aunque sus temporadas fueron repetidas por Disney sin piedad. Recién en 2006, con el comienzo de “Hannah Montana”, el canal volvería a tener un acierto semejante y obtendría la aprobación unánime para otro personaje de una teenager.

Por supuesto, la carrera de Hilary Duff siguió su curso y se la vio luego en numerosas series y películas que corrieron suerte diversa en la taquilla. También su performance como cantante se prolongó más allá de “Lizzie McGuire”, hasta completar cinco álbumes en los últimos veinte años, con numerosos premios en su haber por su desempeño como vocalista. Junto a Lindsay Lohan, componen una dupla de figuras idolatradas por la platea infantil de aquellos años, cuando internet todavía tenía más futuro que presente y cuando los teléfonos celulares sólo servían para realizar llamadas y pare de contar.

Aquellas niñas que hoy son veinteañeras, se ilusionaron con la noticia de que la flamante plataforma Disney+ iba a reflotar la historia de “Lizzie McGuire” y que empezarían a grabar una nueva temporada en los próximos meses, con la idea de estrenarla en 2021. El anuncio desató una ola de nostalgia por esos inicios del siglo veintiuno, en que las sitcoms para la audiencia infantojuvenil comenzaban a prosperar, dando lugar al surgimiento de una nutrida variedad de opciones, dirigida a un estrato poblacional del que todavía no se había valorado por completo su potencial ni su incidencia en las decisiones de consumo de la familia.

Sin embargo, todo quedó en la nada cuando la propia Hilary Duff anunció que no había llegado a un acuerdo con la multinacional y que su añorada Lizzie McGuire continuaría siendo apenas un recuerdo. El motivo por el que Disney no llevó adelante el proyecto es el mismo de siempre: a los 33 años, Duff no estaba en condiciones de personificar a la protagonista, salvo que todo girase en torno a una Lizzie adulta. Y eso jamás sería aprobado por una firma cuyo lema ha sido descartar de su pantalla a todo artista que haya alcanzado la mayoría de edad.