Viviana Saccone: “Con esta obra pudimos volver a generar espacios culturales”

La actriz protagoniza “Divino Divorcio” junto a Rodolfo Ranni con quien recorren todo el territorio cordobés presentando la comedia.

Por Ariel Bogdanov

“Divino divorcio” es una de las propuestas teatrales que seguramente más kilómetros recorrerá durante el verano. La obra protagonizada por Rodolfo Ranni y Viviana Saccone decidió no instalarse en un sólo lugar, sino que llevan sus funciones a gran parte del territorio provincial en un raid que incluye a ciudades y pueblos de todos los tamaños.

Con un argumento divertido y efectivo, Saccone se pone en el papel de “Mecha”, la mujer de “Beto” (Ranni) que aburrida de su matrimonio decide divorciarse y celebrarlo. A partir de allí se suscitan una serie de situaciones que generan todo tipo de reacciones en el espectador.

En diálogo con ALFIL, Saccone contó que “es una comedia que trata la historia de un matrimonio, que lleva 20 años de casados. Él accede a darle el divorcio después de pedírselo durante mucho tiempo y quieren celebrar esta decisión con un gran festejo. Entonces el día de la fiesta, empiezan a conversar acerca de lo que fueron estos años de convivencia, de amor y desencuentros”, narró.

“Es muy divertida, con mucha ironía, para que las parejas vayan a reírse todos de sí mismo, y para que todos se rían de lo que somos. Tomamos lo del divorcio con mucho humor, es una pareja que se ama mucho, pero que tras tantos años sufren los vaivenes de la relación”, agregó.

-¿La gente se identifica con la obra?

– Así es y eso es lo rico del teatro el hecho de que siempre con las historias, sea de lo que sean, comedia o drama, siempre el publico con algo se identifica. Las historias escritas por otros nos identifican de alguna manera.

-¿Cómo viven la decisión de presentarse en toda la provincia?

– La propuesta era hacer ese recorrido por la provincia. A nosotros nos encantó la posibilidad de volver a pisar un escenario con una comedia tan divertida como ésta y en lo particular con un actor de la talla de Rodolfo Ranni y con la dirección de Damián Sequeira, que tampoco nunca había trabajado, pero de quien tenía las mejores referencias. Esa fueron cosas que me entusiasmaron mucho.

-¿El público del interior cómo toma su llegada?

-Es espectacular. En el recorrido se pudieron volver a generar espacios culturales y teatrales después de un año de escasez absoluta en esta materia. La cultura estuvo tan parada que acercarle el teatro a la gente creo que fue una muy buena idea y si bien para nosotros es cansador recorrer tantos kilómetros, es muy gratificante. El domingo estuvimos en San Basilio, una localidad de 4.500 habitantes, donde el teatro estuvo colmado, y ver la alegría del público al volver a compartir una platea, un espectáculo, es impresionante. Para nosotros es una suma de kilómetros, pero escuchar los comentarios tras la función para nosotros es muy lindo.

-¿Cómo se llevó con la pandemia?

-Sufrí la falta de trabajo. Vivo de esta profesión. No me es fácil sobrellevar un año sin trabajar, como le habrá pasado a la mayoría de la gente. Pero después muy enriquecedor en lo personal. Anímicamente tratando de estar fuerte, generando proyectos y tratando de estar tranquila y serena confiando en que esto en algún momento iba a pasar. Es muy loco lo que estamos viviendo y es muy nuevo, nos hemos tenido que adoptar en muy poco tiempo a toda una situación que no conocíamos.

Divino Divorcio

Próximas funciones: Miércoles 20: La Falda; Jueves 21: Colonia Caroya; Viernes 22: Almafuerte; Sábado 23: General Cabrera; Domingo 24: La Carlota