Sólo cinco provincias registraron salarios privados encima de la media nacional

Santa Cruz, Chubut, Tierra del Fuego, Neuquén y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires son las únicas que superan los $64.734 de la media 2020. Las otras diecinueve jurisdicciones corren por debajo. Por regiones, la Patagonia tiene la mejor remuneración promedio del país.

La remuneración promedio de los trabajadores registrados del sector privado de la Argentina el año pasado fue de $64.734,86 mensuales (con los últimos datos disponibles), creciendo a nivel interanual un 36,3%, levemente por debajo del incremento anual del IPC que marcó 36,6%. En el caso de las provincias, únicamente en cinco distritos se supera ese monto: Santa Cruz, Chubut, Tierra del Fuego, Neuquén y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mientras que en las otras diecinueve jurisdicciones corre por debajo, según un relevamiento de la consultora Politikon Chaco en base a datos del Ministerio de Trabajo de la Nación.

Observando por regiones, la Patagonia tiene una remuneración promedio de $87.021,92, la mayor del país pero que tuvo el incremento anual a precios corrientes más bajo del país (21,6%); le sigue la región Pampeana con $60.195,31 (+35,3% anual), Cuyo con $53.781,63 (+35,8%), el NOA con $47.043,47 (+35,6%) y el NEA muestra las remuneraciones privadas registradas más baja del país con $46.200,66 (+35,3%).

En el caso de las provincias, existe una importante heterogeneidad: cinco jurisdicciones tienen una remuneración promedio por encima de la media nacional (Santa Cruz, Chubut, Tierra del Fuego, Neuquén y la CABA), con fuerte predominio de las provincias patagónicas, que muestran los valores absolutos más altos, que va en consonancia con un mayor costo del nivel de vida. La provincia líder, Santa Cruz, es además la única con remuneraciones por encima de los $100 mil: $109.949,82 fue la remuneración promedio bruta.

En el otro extremo, de las diez provincias con las menores remuneraciones promedio, nueve corresponden a provincias del Norte Argentino (NOA y NEA); y las tres provincias con menores valores son Tucumán ($45.689,44), Misiones ($42. 826,45) y Santiago del Estero ($41.553,70).

Sin embargo, se observa una situación distinta al analizar su variación: Tucumán tiene la tercera remuneración promedio más baja del país, pero es la que más creció en términos relativos comparado con el mismo mes del año anterior: +41,5%, superando por varios puntos al alza del IPC; por otra parte, Neuquén es la provincia con la cuarta remuneración promedio más alta del país en valores absolutos, pero es la que menos creció en el último año a nivel país: apenas un 9,1%.

De este modo, son cuatro las provincias cuyas remuneraciones privadas promedio crecieron por encima del IPC: Tucumán (41,5%), Santa Fe (39,9%), San Juan (38%) y Entre Ríos (36,9%); mientras que una provincia empardó al alza de precio (San Luis con 36,6%). Las restantes 20 jurisdicciones tuvieron variaciones por debajo, configurando así caídas reales de diferente magnitud.

Visto por ramas de actividad, existen grandes diferencias según el sector donde se cumplan funciones, pero existen ciertos patrones que se dan hacia dentro de las  provincias: los sectores que tienen mejores salarios son los de “Explotación de Minas y Canteras”, “Electricidad, Gas y Agua”, e “Intermediación Financiera y otros servicios financieros”; mientras que las remuneraciones más bajas en términos absolutos se ven en “Hotelería y Restaurantes” y en “Enseñanza”.

Existe solo una excepción para cada caso: en la provincia de Santa Cruz, la mayor remuneración promedio se da en la actividad de “Pesca y servicios conexos”, mientras que en Misiones la menor remuneración se da en “Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura”.

Un caso particular se da en la CABA: si bien la ciudad no tiene territorio de explotación de minas y canteras, al ser jurisdicción sede de empresas que se dedican a esa actividad en el país cuenta con trabajadores jerárquicos que ganan la suma detallada. En el caso de las cuatro provincias del NEA (Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones), la baja estructura productiva genera que el sector de mayor remuneración sea el financiero, donde el peso de los altos salarios iniciales de bancarios (sumado a negociaciones paritarias de mayor alcance que en otros sectores) hace que sea la actividad de mejor remuneración.

En las provincias petroleras y mineras, la actividad de Explotación de Minas y Canteras genera un alto rendimiento de las remuneraciones, pero la participación en el total de los trabajadores registrados privados es menor. De hecho, tomando nuevamente a las tres actividades de mejor remuneración (“Explotación de Minas y Canteras”, “Electricidad, Gas y Agua”, e “Intermediación Financiera y otros servicios financieros”), entre todas acumulan una participación de solo el 5,1% del total de trabajadores registrados. En cambio, los dos sectores de menor remuneración promedio participan del 12,3% del total de trabajadores registrados privados en el país.

En términos de volumen de puestos de trabajo, las actividades de “Industria Manufacturera” y de “Comercio al por mayor y al por menor” son los que tienen la mayor participación en el total de trabajadores registrados del sector privado (18,4% y 18,3%, respectivamente).

En el caso de la Industria Manufacturera, la remuneración promedio a nivel país en septiembre 2020 fue de $67.650,70, creciendo un 33,6% contra el mismo mes del año anterior, sufriendo así un retroceso en términos reales. En este caso, Tierra del Fuego ($103.847,67), Chubut ($100.639,84) y Buenos Aires (sin GBA, con $87.081,28) muestran las mejores remuneraciones en la Industria Manufactura, pero con diferentes pesos de la actividad en términos de puestos de trabajo: 27,3%, 11,2% y 20% respectivamente.

Formosa ($44.024,16), Santiago del Estero ($44.683,92) y Misiones ($45.876,95) son las tres provincias con las menores remuneraciones promedio en la Industria Manufacturera, con el agregado de que, en el caso santiagueño, la participación de los trabajadores de esa actividad sobre el total es del 28,6%, la segunda más alta de todo el país.

En términos de variación interanual de las remuneraciones en esta actividad, dieciséis provincias tuvieron incrementos por encima del IPC, encabezadas por Catamarca (47,5%), Salta (45,9%) y Misiones (45,3%). En el otro extremo, Neuquén tuvo la peor performance con una caída a precios corrientes del 1,6%.