Deuda: FDT apoya con silencio (E. Fernández, el disidente)

Ni críticas, ni aplausos. El kichnerismo, como espacio político, decidió no sentar posición pública en torno el acuerdo alcanzado por Córdoba con sus acreedores. Sólo el diputado Eduardo Fernández disparó contra el gobernador.

Por Yanina Soria

De las críticas que al unísono recibió de la oposición cordobesa el gobierno de Juan Schiaretti tras re-estructurar la deuda pública, nada se escuchó por parte del Frente de Todos.
Quizá, el silencio de los principales referentes locales del kirchnerismo quedó expuesto cuándo solo el diputado Eduardo Fernández cargó públicamente contra la Provincia y dijo, posiblemente, lo que muchos piensan (pero no dicen) en la Nación sobre los términos del acuerdo de Córdoba.

Ocurre que la relación institucional entre la administración central y la provincial atraviesa un buen momento, y una especie de pacto de no agresión política rige el vínculo en esta etapa. Sobre todo, del lado de quienes bregan por la unidad del peronismo cuyo corolario esperan que sea la lista única para las legislativas de este año. Es justo decir que la “no-crítica” colectiva del kirchnerismo también aplicó para decisiones polémicas tomadas por la gestión de Hacemos por Córdoba tal como fue, por ejemplo, la reforma previsional en plena pandemia.

En este caso, el silencio elegido (ni aplausos como hicieron los propios schiarettistas, ni críticas como la oposición) es interpreta-do como un gesto de apoyo de un espacio que sigue apostando para entenderse con el único mandatario del PJ que no forma parte del proyecto político nacional. Quizá por eso llamó la atención las duras palabras del diputado Fernández, el único que sentó posición pública sobre el tema y disparó contra el gobernador: “Una vez más, a contramano de la política financiera del gobierno nacional, Schiaretti elige patear el problema de la deuda en lugar de volverla sostenible, comprometiendo el futuro de los cordobeses”.

El referente de APYME nacional consideró que la provincia llegó a un acuerdo con sus acreedores en el marco de una negociación en la que “secuencialmente fue cediendo ante las demandas de los acreedores”. “La oferta presentada por Córdoba resulta la más favorable para los acreedores, pagando por encima de otras provincias como Neuquén (83,5 dólares y cupón promedio de 5,35%) y Mendoza (83,4 dólares y cupón promedio de 5%) que ya han reestructura-do su deuda, e incluso del propio municipio de Córdoba”, agregó el también presidente del Partido Solidario.

¿Disgusto?

Según trascendió, al equipo económico del gobierno de Alberto Fernández no le habrían convencido los términos del acuerdo con el que Córdoba arregló la deuda para evitar el default, por considerar que la provincia terminó aceptando las condiciones impuestas por los bonistas, complicando la negociación del resto de las jurisdicciones.
Al menos, así lo vieron desde los otros distritos que, además, apuntaron a Schiaretti por no respetar los principios de sostenibilidad con los que tanto insistió el ministro de Economía nacional, Martín Guzmán. Sin embargo, otra foto percibió las autoridades del Centro Cívico desde donde, fuentes consultadas, aclararon que Córdoba no recibió ningún tipo de reproche.

De hecho, señalaron que apenas unas horas después de haber logrado la reestructuración, el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, se vio con funcionarios nacionales de Economía y con sus pares de Buenos Aires, La Rioja, Salta, Jujuy, Tierra del Fuego, Chaco y Entre Ríos, sin recibir ningún tipo de objeción. El marco del encuentro fue la Unidad de Apoyo de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Provincial, mediante la cual la Nación monitorea los respectivos procesos de negociación y delinea acciones conjuntas con las provincias (igual, los distritos son autónomos).