Schiaretti se anotó un triunfo con la reestructuración de la deuda

Anunció que el acuerdo con los bonistas, que recibieron cinco propuestas por parte de la Provincia, implica un ahorro entre este año hasta 2029 de US$200 millones de dólares. Hay un aplanamiento de los vencimientos de deuda que empezará a amortizarse en 2023 y además, la tasa de interés pasó de 7,23% promedio a 6,08% promedio.

Por Gabriela Origlia 

Al final de este lunes –cuando se descontaba el default de Córdoba porque se cumplieron los 30 días de gracia desde el pago no realizado de US$25 millones de intereses de la deuda- el gobernador Juan Schiaretti anunció la reestructuración de títulos de la deuda bajo legislación extranjera. Anunció que el acuerdo con los bonistas, que recibieron cinco propuestas por parte de la Provincia, implica un ahorro entre este año hasta 2029 de US$200 millones de dólares. Hay un aplanamiento de los vencimientos de deuda que empezará a amortizarse en 2023 y además, la tasa de interés pasó de 7,23% promedio a 6,08% promedio.

“Somos la primera provincia de la Argentina que logra llevar a cabo estas negociaciones de manera exitosa sin entrar en default”, dijo el Gobernador. “Nosotros no hablamos durante las negociaciones y como ustedes saben este tira y afloje es hasta última hora –describió-. Cambiamos los vencimientos de la deuda, en 4 años dejamos de erogar 700 millones de dólares en concepto de capital e interes, y bajamos la tasa de interés respecto de los contratos originales. Este último punto va a permitir un ahorro a la Provincia entre 2021 y 2029 de unos 200 millones de dólares, ya que se redujo la tasa de interés de 7,23% al 6,08%”. Insistió en que la deuda que tomaron en su anterior gestión fue “para hacer obras públicas, las más grandes que se hayan realizado en Córdoba en los últimos años. Ahora, los cordobeses tenemos un mejor horizonte financiero por delante”.

Córdoba empezó el proceso de reestructuración en setiembre y el jueves próximo vencía el plazo para que los tenedores aceptaran la quinta propuesta. En juego estaban US$1685 millones en tres bonos, uno con vencimiento de capital en junio próximo por US$720 millones. El ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, explicó que la heterogeneidad de tenedores complicó la negociación que terminó de cerrarse este fin de semana cuando ya había especulaciones de que la Provincia podía terminar demandada en el extranjero como Entre Ríos.

A criterio del ministro, el acuerdo está ajustado a las posibilidades de pago a futuro de la Provincia y especuló con que la recuperación de la economía argentina no será rápida. El principal grupo es el Ad Hoc de Tenedores de Bonos –representa a la mitad del total- en un comunicado indicó que la caída en default fue “una elección y no una necesidad” de la Provincia. Planteó que la negociación provincial era “de mala fe”.  Hace semanas que venía señalando que los números permiten a la Provincia mejorar las condiciones que ofrecía; las fuentes oficiales en paralelo indicaban que eran “cautelosos” porque hay un stress importante sobre las finanzas fruto de la crisis generada por la pandemia.

Giordano enfatizó que Córdoba logró superar “este momento tan crítico sin entrar en default; en situaciones complicadas demostramos tener capacidad de respuesta. No fue una solución impuesta sino acordada y eso genera confianza”. Enfatizó que la deuda fue tomada para un plan de inversión “inédito” en su historia. “Es relevante para el desarrollo tener esa inversión y ese plan fue financiado más de la mitad con ahorro y el resto con deuda y eso tiene lógica porque se distribuye el esfuerzo en muchos años. Es coherente y lógico que sea así”, dijo y agregó que nadie podía “prever una crisis de la magnitud de la actual que no sólo es sanitaria” sino también la económico-financiera en la que Argentina ingresó hace más de dos años.

En su último informe la consultora Aerarium indica que el cambio de postura de los bonistas de Entre Ríos debería constituir una señal de alerta para el resto de las jurisdicciones, más teniendo en cuenta que muchos de los fondos cuentan con títulos de más de una provincia. En este contexto, y como viene haciendo desde hace casi un año, la Provincia de Buenos Aires extendió por décima primera vez el plazo de negociación al 29 de enero, sin introducir modificaciones en la oferta, ante la falta de avances en la negociación y habiéndose vencido el plazo vigente (4-ene). De no producirse un “improbable” cambio en la estrategia financiera, no debería sorprender que en el corto plazo los acreedores opten por la vía judicial a fines de resolver el pago de los más de USD7.000 millones adeudados (67% de la deuda provincial en reestructuración).

“La inflexibilidad de las autoridades de Buenos Aires permite inferir que la provincia ha tomado la decisión de no avanzar en un acuerdo con sus acreedores, de modo que el problema se terminará dirimiendo en  los tribunales de New York, una vez que los bonistas decidan activar el reclamo por el pago de los servicios vencidos. Dado que estos litigios suelen durar entre 2 y 3 años, esta estrategia permitiría a la actual gestión atravesar gran parte de su mandato sin abonar sus vencimientos en moneda extranjera, ‘pateando’ el problema al gobernador entrante”, describe.

Reacciones previas

Cuando el default era considerado un hecho, la reacción política de la oposición fue inmediata. El legislador provincial radical Marcelo Cossar asegura que “los acreedores rechazaron las cinco propuestas elevadas por el gobierno provincial porque entienden que Córdoba tiene maneras de cumplir con los acuerdos. En otras palabras, saben que el presupuesto 2021 fue un dibujo, que hay fondos que se están utilizando en otras cuestiones menos relevantes y que diferir los plazos de los tres bonos que se negocian es ‘patearle’ el problema al gobierno que sigue”. Mario Negri, presidente del interbloque de Juntos por el Cambio en Diputados de la Nación, indicó que “el nivel del gasto, la presión impositiva y un desmedido endeudamiento en dólares tendrían consecuencias gravísimas para la provincia. Hoy Córdoba está en default y en la mira del kirchnerismo. El Gobernador debe dar una explicación creíble y urgente”.

Antes de conocerse el acuerdo, el presidente de la bancada de Hacemos por Córdoba en la Legislatura, Francisco Fortuna, les respondió que Córdoba se endeudó “para realizar obras que son imprescindibles para su crecimiento y no es lo mismo haberlas hecho, a que hoy fueran materia pendiente” y repasó el financiamiento tomado por Cambiemos a nivel nacional.  “Es importante pagar, pero hay que hacerlo con racionalidad y en este nuevo contexto, en donde todo el mundo pelea por refinanciar sus deudas en el marco de la pandemia y de sus efectos recesivos. El escenario cambió. Seguimos negociando y veremos qué ocurre”, dijo.