Schiaretti no se pliega al “toque de queda” de Nación

El gobernador anunció que Córdoba seguirá con el esquema de aperturas actual. Se reforzarán los controles y aumentarán los testeos.

Por Yanina Soria

El jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, confirmó ayer que desde este viernes comenzará a regir el decreto nacional que restringe la circulación nocturna, entre otras medidas sugeridas para mitigar la propagación de los contagios, en pleno ascenso.

En Córdoba, unas horas después, el gobernador Juan Schiaretti anunciaba que la provincia no se plegará (por ahora) a tal disposición y que “seguirá funcionando como hasta ahora”. Las autoridades sanitarias locales dispusieron, en cambio, reforzar los controles en todo el territorio y aumentar el número de testeos diarios; prometieron unos 15 mil cada 24 horas.

Nos estamos preparando para una segunda ola. Pero hay esperanza firme de acabar con la pandemia porque estamos vacunando”, dijo el mandatario.

La decisión de no cerrar las actividades de 23 a 6 como ocurrirá en otras provincias, se tomó luego de que el gobernador participara junto a todos sus pares en la reunión que por videoconferencia encabezó el miércoles el presidente Alberto Fernández.

Si bien allí hubo consenso para aplicar el “toque de queda” sanitario nocturno, también se le pidió a Nación que dejara abierta la posibilidad de que cada distrito decida en función a su propia realidad sanitaria que, como se sabe, no es homogénea en todo el país. De hecho, otros gobernadores analizaban seguir el mismo camino que Schiaretti.

Es por eso que desde el Centro Cívico aclararon que no hay por parte de Córdoba un desaire político a lo dispuesto por Nación, “se acordó que cada jurisdicción tendría la facultad de tomar su propia decisión” repitieron desde el Panal.

Previo al anuncio formalizado por Schiaretti, el ministro de Gobierno, Facundo Torres, y su par de Salud, Diego Cardozo, se reunieron de manera virtual con todos los intendentes y jefes comunales de la provincia a quienes le informaron la decisión de no restringir la circulación nocturna.

Tras aclararles que Córdoba no atraviesa la segunda ola sino un rebrote, Cardozo justificó la decisión tomada por la Provincia asegurando que los principales indicadores están controlados y comunicó, entre otras cosas, que se sumarán 495 camas críticas para pacientes Covid-19 durante el mes de febrero.

Torres, en tanto, consideró una “oportunidad” para Córdoba mantenerse sin nuevas restricciones por lo que reforzó el pedido de la Provincia a los intendentes y jefes comunales para controlar en sus jurisdicciones y hacer cumplir los protocolos vigentes. De cualquier modo, también se aclaró que los próximos 15 días serán una especie de “prueba” para ver cómo responden los cordobeses, sin descartar nuevas medidas para más adelante.

La Provincia apuesta a trabajar junto a los municipios en el mensaje de responsabilidad social para evitar dar marcha atrás como ya está ocurriendo en otras provincias.

Por otro lado, el gobernador informó ayer que Córdoba es la primera provincia en terminar de colocar las vacunas correspondientes a la primera tanda enviada por Nación, mientras que desde ayer ya se aplican las primeras dosis de la segunda.

Desde el inicio de la pandemia hasta la fecha, en la provincia de Córdoba se realizaron testeos con PCR (hisopados) a 594.818 personas. Esto resulta en una tasa de 158.177 personas estudiadas con PCR por cada 1 millón de habitantes, informaron fuentes oficiales.

En tanto, se informó que se encuentran internadas 557 personas en camas de unidades para adultos Covid-19, lo que representa 23,3% del total de camas en la provincia Córdoba. Del total de personas internadas en camas críticas, 83 se encuentran con asistencia respiratoria mecánica, lo que representa un 15,3% del total.