Oposición pide postergar aumentos de impuestos

Por Guillermo Geremía
guillermogeremia@yahoo.com.ar

“El grado de irresponsabilidad de las propuestas de un partido o dirigente político es inversamente proporcional a sus posibilidades de acceder al poder”. El teorema de Baglini, dirigente radical fallecido esta semana, goza de vigencia plena en la vida institucional argentina. Sin importar el partido o la ideología son contados con ábaco los dirigentes que a medida que se acercan al poder no moderan sus posturas y conforme se alejan de él no los abraza un sentido principista. Quienes ayer aumentaron impuestos, hoy piden que no se toquen las gabelas. Y los otrora opositores y hoy gobernantes cambiaron de lugar en el minué de la gobernanza.

“Nosotros dejamos en claro que el presupuesto muestra cuál es la imagen de un gobierno y de acuerdo con el presupuesto de Llamosas, lo que él muestra es la cara más insensible de la gestión”, aseguró el nuevo líder de la bancada opositora en el Concejo Deliberante de Río Cuarto. Gonzalo Parodi y parte del bloque de la primera minoría le reclamó al intendente municipal la postergación de la entrada en vigencia de los aumentos en impuestos y servicios previstos en el presupuesto 2021 aprobado recientemente por el parlamento local. Ese ejercicio contable tuvo la particularidad de haber sido votado en primera lectura por un Concejo Deliberante y en segunda por sus sucesores. El alterado calendario institucional por la pandemia explica esta rareza legislativa.

“Tuvimos una discusión muy seria porque tuvimos poco tiempo para analizar el presupuesto. No hubo una segunda comisión. En ella queríamos presentar una propuesta”, se justifica Parodi ante la duda de por qué no plantearon en el propio recinto la posibilidad de un acuerdo para que los aumentos se postergaran en su entrada en vigencia y así dar un trimestre de tregua a los contribuyentes en una economía que todavía no logra “subirse a la lona”.

La presidenta de la comisión de Economía se lo hizo saber al salir a dar respuestas públicas al planteo. “Ellos oficialmente no presentaron nada al Concejo antes del inicio de la última sesión. Nosotros trabajamos para paliar los resultados económicos de la pandemia durante todo el año”, aseguró la concejala reelecta por el oficialismo, Estela Concordano.

Según los datos aportados por los referentes legislativos de la alianza UCR/PRO, desde el 1 de enero entraron en vigencia aumentos del 56% en el impuesto inmobiliario, 40% en comercio e industria y 54% automotor, según “las variaciones esperadas por el oficialismo en algunas contribuciones”. Además aseguraron -con el soporte estadístico correspondiente- que en los parquímetros la suba será del 67% y en el costo del carnet de conducir 40%.

“El 44% de los argentinos están bajo la línea de la pobreza, 6 de cada 10 niños son pobres, centenares de comercios en Río Cuarto han cerrado y vemos que hay un aumento desproporcionado en los impuestos a los contribuyentes”, fundamentó Parodi para pedir la postergación de la entrada en vigencia de los aumentos aprobados por el solitario voto del oficialismo.

La demanda pública de “Juntos por Río Cuarto” tiene el oportunismo de la coyuntura. Cuando el presupuesto comenzó a analizarse, Llamosas ni siquiera tenía la certeza de ser reelecto y cuando fue aprobado en primera lectura, ni el país, ni la ciudad estaban ante la inminencia del rebrote de contagios de coronavirus. La dinámica de los acontecimientos es tal, que se abre una posibilidad de que el planteo opositor no resulte la aplicación del teorema de Bablini sino que efectivamente por análisis o imposición de las circunstancias pueda contemplarse que esos aumentos de impuestos y servicios no impacten en las actividades económicas cuando se detenga la recuperación o se empiece a sentir el impacto de las nuevas restricciones a que nos someta la crisis sanitaria.

“Venimos apoyando a todos los sectores afectados por el covid”, afirma Concordano, a la vez que le reprocha a los opositores no haber transformado el planteo mediático en una acción parlamentaria concreta. “Ellos tienen que hacer una presentación oficial o la tendrían que haber hecho antes. Cualquier modificación debe pasar por el Concejo y lleva una doble lectura, ya sea suspensión, suba o baja de los impuestos”, expresó la edil oficialista.

La respuesta de Parodi asegura que en dos semanas el escenario sanitario cambió y que esto debe ser tenido en cuenta. “Espero que se pueda llegar a la inmunización masiva pero este es el escenario que nos toca y cada vez más se profundiza más la decisión descontextualizada y sobredimensionada de los aumentos a los vecinos”.

 

Bomberos

Los parlamentarios opositores presentaron una estadística que asegura que la Municipalidad planifica mejorar solamente en un 8% el aporte para el cuartel de bomberos voluntarios, mientras que en la mayoría de las subas de impuestos y servicios el porcentaje supera el 40%.

“Con Bomberos tenemos que hacer historia. Cuando recibimos la gestión estaban prácticamente desfinanciados y durante el último año llegaron a un presupuesto de $14 millones. Cada vez que necesitaron nos sentamos con ellos y dialogamos”, asegura Concordano. La Municipalidad refutó las cifras presentadas por los opositores y aseguró que el presupuesto anual para los bomberos alcanza los 20 millones de pesos, un 43% superior a lo recibido durante 2020.

“Nunca se maltrató tanto a una institución como en esta gestión. Tienen que vender paellas o pollos para pensar cómo prender la luz al otro día y eso los saca de foco en sus tareas diarias. El problema de fondo es la posibilidad de contar con los fondos”, reprochó Parodi en sus declaraciones públicas.

La primera minoría opositora pierde convicción en sus planteos porque durante 4 años avaló desde el silencio los aumentos exorbitantes en impuestos y servicios básicos que promovió Cambiemos durante el gobierno de Mauricio Macri. Tampoco reprocha que el alcalde del PRO de Capital Federal impulse aumentos por encima de la inflación y la creación de nuevos impuestos en la ciudad de Buenos Aires. Lo que es malo para acá resultaba justificable cuando lo decidía el gobierno nacional que la alianza UCR/PRO integraban. “Juntos por Río Cuarto” limita su análisis al accionar del ejido urbano de la capital alterna de Córdoba.

No obstante ello, resultará evidente la inconveniencia de caer con aumentos de impuestos a los bolsillos exhaustos de los contribuyentes si la pandemia vuelve a limitar el desarrollo de actividades económicas. Ya no será un factor de voluntad de pago sino de imposibilidad de hacerlo y esa sí es una discusión que al menos debe darse desde los lugares de decisión, más allá del oportunismo de quienes no gobiernan y del homenaje recurrente al legado del diputado nacional radical fallecido y su teorema cada vez más vigente. Así son las cosas.