Peronistas de Colón le piden a Schiaretti mayor protagonismo

Un grupo de dirigentes del PJ de ese distrito trabaja en un nuevo armado político. Piden presencia local en el gabinete provincial. En los próximos días, oficializan el frente del que son parte, Facundo Rufeil, Carlos Borgobello, Pablo Murúa y Nicolás Martínez Dalke, entre otros.

Por Yanina Soria

Una movida de dirigentes peronistas oficialistas se engendra en el corazón del departamento Colón desde donde le apuntan al Panal y al PJ, con intenciones de visibilizar algunas diferencias políticas y reclamar mayor protagonismo.

Sin correrse de las filas de Hacemos por Córdoba según aclaran, referentes de las distintas localidades que componen el segundo distrito electoral más importante de la provincia, le piden al gobernador Juan Schiaretti y al partido, abrir el espacio político y dar mayor participación a la dirigencia de ese sector provincial que dice no sentirse representada.

En esa línea de acción que ya se materializó en una primera reunión y que promete para los próximos días la oficialización en un nuevo encuentro con más actores, se ubican los intendentes de La Calera, Facundo Rufeil, y de Estación General Paz, Carlos Borgobello; también el ex candidato a intendente de Río Ceballos, Pablo Murúa; y el concejal de Mendiolaza, Nicolás Martínez Dalke.

Pero también son parte de la propuesta otros jefes comunales, concejales y tribunos de cuentas a los que les sedujo la idea de armar un movimiento interno departamental desde donde reclamar, por ejemplo, presencia en el gabinete provincial.

“Es inédito que el segundo departamento más importante de Córdoba no tenga representantes en ninguna secretaría ni ministerio de la Provincia; o que, desde hace años, la banca legislativa sea siempre para las mismas personas y que no haya lugar para otros”, señaló Borgobello en diálogo con Alfil. El intendente que es uno de los articuladores del frente interno dijo que el espacio ya cuenta con adhesiones en 18 de las 22 localidades que forman Colón.

Según explicó, allí confluye una nueva camada de dirigentes que “cree que las cosas se pueden mejorar en el departamento y que se cansó de ciertos manejos políticos que llevaron a muchos a correrse al vecinalismo y que ahora quieren volver con nosotros”.

Por su parte, Dalke subrayó la plena identificación del sector con el gobernador Schiaretti y aclaró que el frente que se está armando no implica romper con el peronismo oficialista. El concejal de Mendiolaza insistió: “queremos escuchar para evitar repetir errores del pasado porque creemos que Colón merece mucho más. Planteamos la necesidad de un mayor protagonismo de la dirigencia y militancia del departamento”.

Cierto es que las elecciones de medio término y el armado de la lista del peronismo provincial suelen derivar en movimientos internos y enroques en el gabinete. Sin embargo, los dirigentes del PJ de Colón miran más allá: la apuesta -dicen- es consolidar la representación para el ´23 cuando Hacemos por Córdoba deba darse la discusión sobre la renovación generacional y una nueva conducción.

Paradójicamente, los legisladores de Colón que hoy integran la bancada oficialista se apartaron de las filas del schiarettismo para militar en el Frente de Todos. Tanto Carlos Presas, como Rodrigo Rufeil y Natalia Martínez integran el sub bloque de once parlamentarios que, políticamente, responden al senador Carlos Caserio, principal referente y armador del albertismo en la provincia.