Enroque Corto en Río Cuarto

Por Gabriel Marclé

Resistencia a la vacuna

En vísperas de la “segunda ola”, los trabajadores sanitarios se enfrentan al desafío de frenar el avance del virus mientras el comportamiento social muestra señales de relajación y desobediencia. El periodista dialogó con un integrante de la gestión municipal que se enfrentaba a la frustración que generan las imágenes de descontrol registradas en sectores donde parece que el virus no circula. El comentario del sujeto en cuestión contenía una visión particular sobre esa parte de la sociedad que no responde favorablemente al momento que atraviesa la pandemia y se resiste a creer en la vacuna.

Periodista: ¡Qué bueno que lo encuentro! Quería hacerle una consulta…

Integrante del Ejecutivo: Pero que sea rápido, ando a mil.

P: No le saco más de un minuto. Quería saber si tienen previsto realizar el informe epidemiológico en estos días. Sería el primero desde la reelección.

I.E: Todavía no se lo puedo confirmar, estamos esperando algunos datos más. Por ahora cuentan con los datos públicos que damos a conocer todos los días.

P: Está bien. La espera de datos, ¿tiene que ver con los contagios después de las fiestas?

I.E: Sí, queremos tener un panorama más claro. Mientras más cerca estemos de ese aumento de casos, mejor será. Pero, si le soy sincero, el informe ya no tiene el mismo efecto que antes. Es simple, la gente ya no nos da bola.

P: ¿Usted dice?

I.E: Claro, si es lo que percibimos todos los días. Cada vez es más notorio que la mayoría hace lo que quiere, que están cansados de que estemos atrás de ellos todo el tiempo.

P: Pero eso es un problema de la gente. Si no escuchan, allá ellos.

I.E: Es que la pandemia les ganó por cansancio. Más ahora en verano. Y no me haga hablar de la vacuna…

P: ¿Qué pasa con eso?

I.E: ¿Y qué va a pasar? Nos estamos matando para evitar los contagios, pero la gente hace la suya. Llega la vacuna y, en lugar de celebrarlo, muchos la ponen en duda. Que la “vacuna rusa”, que los efectos en la salud y que no se la van a poner. Me tienen harto. Es una lucha muy dura de dar, la batalla contra la desinformación y la utilización política.

P: Discúlpeme, lo hago ofuscar y encima le robé más de un minuto.

I.E: ¡Al contrario! Yo le agradezco por escucharme. Necesitaba descargarme.

 

 

¿SAT es la nueva COTRECO?

El 2020 del Legislativo municipal terminó con la aprobación de un proyecto que generó mucha discordia: en soledad, el oficialismo confirmó la prórroga del contrato con la empresa SAT, que prestara el servicio de transporte urbano durante un año más. Entre las críticas de la oposición y el escudo del oficialismo, la empresa recibió duras críticas por la forma en la que se manejó durante la pandemia, con un servicio que se redujo al mínimo. Como si fuera poco, algunos referentes de Juntos por Río Cuarto se tomaron de las declaraciones emitidas por el presidente de la SAT, Julio Titarelli, quien se refirió a la situación económica de la empresa y el costo del boleto. El asesor opositor se dirigió al periodista para transmitirle su enojo con la situación del servicio de colectivos.

Asesor Opositor: ¿Podrá ser cierto lo que escuché? ¿Titarelli va a pedir aumento de boleto?

Periodista: ¿Dónde lo escuchó a eso?

A.O: Recién me pasaron un audio de una entrevista que dio en un programa. Le llora la carta al municipio por sus problemas económicos y parece que les va a pedir un aumento de boleto.

P: ¿Esto está chequeado?

A.O: Anduve consultando y parece que sí, lo harían apenas se reanude el cronograma legislativo. Están sin recaudación casi, viven de subsidios estatales. Es obvio que, cuando tengan la oportunidad, van a solicitar una suba.

P: ¿Pueden hacerlo con un contrato prorrogado? Digo, no están muy firmes que digamos…

A.O: Cuando llegue el momento de debatirlo, se lo vamos a decir. Por ahora solo tenemos más de lo mismo. La SAT pide, el oficialismo arma una sesión rápida y concede a espaldas del pueblo.

P: Es casi una costumbre, ¿no?

A.O: Mire, vamos camino a experimentar lo mismo que ocurrió con el servicio de recolección urbana. Deficitario y costoso. Le diría que la SAT se podría convertir en la nueva COTRECO.

 

 

La Militante, ausente

Tras la convulsionada renuncia de Leticia Paulizzi, ex secretaria de Prevención de la Municipalidad, la tensión entre los variopintos espacios del PJ local fue en aumento. En retirada, la funcionaria dejó bien en claro que no había conexión entre la mesa dirigencial del Palacio de Mójica y los proyectos que tenía en mente, pero principalmente por el poco lugar que se le había dado a su espacio de procedencia. La Militante, de raigambre delasotista, seguía integrando la alianza del llamosismo pero con el corolario de haber perdido a una referente fuerte en el gabinete. Las esquirlas del hecho llegaron hasta el Concejo Deliberante y desde allí, un informante relataba al periodista sobre un particular acontecimiento.

Informante: Oiga, no haga mucho ruido. Le traigo un dato que le puede interesar.

Periodista: ¿Tan grave es? Para que mantenga este nivel de secretismo…

I: Es que andan muy cuidadosos con lo que se dice y lo que no. Pero esto tiene que ver con Paulizzi.

P: ¿Qué pasó? ¿Alguna repercusión en el Concejo?

I: Una en particular. Fíjese que el bloque oficialista tiene a dos integrantes de La Militante ocupando bancas. Resulta que después de la renuncia de la funcionaria, sus compañeros en el Concejo mostraron algunos signos de enfado.

P: ¿Como cuáles?

I: Le digo, había una reunión de la comisión que era presidida por uno de estos concejales en cuestión. Al final se suspendió, porque el mismo se ausentó. Todo esto un día antes de la sesión.

P: Quedaron caldeados los ánimos…

I: Sin duda. Siguen sintiendo esa sensación de desplazamiento, como si ahora fueran sapos de otro pozo. Al otro día se los vio sesionando, pero se comentaba que el faltazo fue un desquite por la salida de quien era su referente en el gabinete.

 

 

La gran carrera

La popular “Maratón de los Dos Años” es uno de los eventos destacados del deporte local y mantiene una fuerte conexión con la vida social riocuartense. Este año tuvo una edición especial, dedicada al homenaje de los trabajadores de salud. Sin embargo, un seguidor del evento e integrante de la comunidad política le comentaba al periodista acerca de los intereses que intervienen en la carrera, recordando un hecho que se dio años atrás.

Testigo: ¡Una nueva maratón! Esperemos que no sea como la de otros años.

Periodista: ¿Por qué lo dice?

T: Siempre hay cuestiones particulares que se cruzan. Corredores sponsoreados por personajes políticos, el prestigio derramado.

P: Pero, ¿qué paso hace unos años?

T: Bueno, hubo un ganador, pero quien quedó segundo dio la nota. Resulta que este muchacho tomó mal un camino y perdió terreno.

P: ¿Se confundió de ruta?

T: Eso parecía, pero le digo que había gente interesada en que el trofeo se quedara de Río Cuarto. No es por desmerecer al pibe que terminó primero, pero había ruido. Arreglo, le dicen.

P: ¿Se confundió a propósito? Mire que a veces se dicen disparates.

T: Lo sé, pero yo estaba ahí y en todos estos años el comentario siempre estuvo. Si fuéramos malos, diríamos que quedó en evidencia. Pero el ganador lo hizo en buena ley. Creo.