Covid: preparativos para el “síndrome de las fiestas”

Las autoridades sanitarias advirtieron sobre la suba de contagios diarios, pero aseguraron que lo peor vendrá en unos días. En dos semanas se comenzarán a ver los efectos del descontrol que se produjo durante las fiestas de fin de año.

Por Gabriel Marclé

Los contagios diarios suben mientras el comportamiento social atenta contra la prevención, pero todo puede ser peor. Al menos así lo destacan y advierten desde la primera línea de fuego, quienes miran con temor lo que ocurrirá en el transcurso de estas semanas. “Se viene el efecto Navidad”, avisa un sanitarista, al tanto de lo que se cocina puertas adentro de la Municipalidad. También lo ratifican los funcionarios, quienes hablan de los efectos que tendrán los desvaríos que se produjeron durante las celebraciones de fin de año.

“Creemos que en dos semanas veremos los efectos que tuvieron las fiestas de Navidad y Año Nuevo”, afirmó el infectólogo Lucas Stefanini, subsecretario municipal de Prevención y Promoción de la Salud. Por primera vez en varias semanas, un funcionario se animaba a trazar un pronóstico claro sobre lo que depara el futuro del Covid para la ciudad. Mientras en algunos sectores prima el relajamiento y la desobediencia, los especialistas se preparan para el “síndrome de las fiestas”.

El secretario de Prevención confirmó lo que Alfil publicaba en su edición del lunes: el promedio de casos diarios sufrió una suba significativa durante la última semana del 2020. Stefanini informó que el promedio pasó de 17 a 24 positivos por día, un dato más que revelador sobre el comportamiento social en dicho periodo. Sin embargo, se espera que la curva siga en ascenso y que la media aumente a 30 casos por día en las próximas dos semanas, consecuencia directa de las celebraciones navideñas.

La curva está picando, pero el resultado actual no está reflejando el efecto que tuvieron las reuniones durante las fiestas. Los especialistas consideran que esto es doblemente preocupante porque se viene un tiempo en el que se dispararán los casos, pero los números del presente ya elevaron la alerta aun sin tener en cuenta las fechas especiales.

Es importante prestar atención al análisis que realiza uno de los hombres fuertes de la estrategia sanitaria que pone en juego la Municipalidad de Río Cuarto. “El virus sigue entre nosotros”, explica en su intento de combatir el estado de relajación que afecta a muchos. Mientras tanto, la Provincia sigue de cerca el caso de la Capital Alterna y se mantienen atentos para que la segunda ciudad más populosa de Córdoba no desarrolle un nuevo brote crítico.

 

Testeo y prevención

El intendente Juan Manuel Llamosas todavía no se ha expresado con el grado de preocupación que sí manifiestan otros de sus funcionarios, pero ya coordina los preparativos necesarios para afrontar esa segunda ola a la que se hace mención desde hace algunos días. Uno de los elementos de mayor preponderancia en esta etapa tiene que ver con los testeos.

Aunque se ha confirmado que los operativos Identificar continuarán en la Plaza Roca, donde se ha registrado un número importante de positivos, pronto se anunciará la adición de un nuevo punto de testeo que rotará por los diferentes barrios de la ciudad. El objetivo de las autoridades es poner esta herramienta en marcha en los próximos días, testear más para llegar al virus antes que este se vuelva un flagelo incontrolable.

Pero la mayor parte del trabajo previo tiene que ver con la prevención y la dificultad que tienen para generar en la población un mayor grado de responsabilidad, a casi diez meses de haberse iniciado la cuarentena. Hay cansancio y también relajación, aun más en periodos estivales. De estas situaciones dependerá el ritmo de avance de la segunda ola que se avecina, si llega en dos semanas o incluso antes de lo planeado.

“Dependerá de cómo se comporte la gente que se va de vacaciones a otros lugares y después volverá. Ya no hay testeos para quienes vienen desde otras localidades y ese es un elemento a tener en cuenta”, reflexionaba Lucas Stefanini durante el contacto que mantuvo con la prensa en la mañana del lunes, intentando alertar a los vecinos que pasaron de la convivencia a la connivencia: “El virus sigue estando y mientras más aumente la circulación de gente, más infectados habrá”.

¿Vuelta de fase?

El secretario de Prevención aseguró que “el sistema sanitario está preparado para afrontar lo que se viene” y estimó que la población “tiene un poco más claro cómo comportarse ante un eventual rebrote”. Esos argumentos parecen suficientes como para bajar un poco los pronósticos negativos que conlleva la situación de rebrote.

Según datos oficiales, son menos de 25 los pacientes internados con Covid que tienen domicilio en Río Cuarto y se suma la cuestión de la vacuna, con un importante porcentaje de trabajadores sanitarios que se espera estén inmunizados por completo durante en febrero.

Sin embargo, la preocupación aumenta cuando se mira a las poblaciones vecinas que dependen de Río Cuarto como polo sanitario. En las últimas semanas, varias localidades de la región sur cordobesa comenzaron a experimentar rebrotes y provocaron el traslado de pacientes a los sanatorios locales. Las similitudes con la situación vivida meses atrás genera escalofríos en los especialistas de la sanidad.

También surgen preguntas respecto a la posibilidad de ingresar a la fase de aislamiento si la situación epidémica así lo amerita. Al respecto, el infectólogo Stefanini aseguró que “por ahora” no se tiene en carpeta volver de fase o aplicar restricciones, pero todo dependerá de la evolución del virus. “Personalmente, creo que es muy difícil retrotraer fases como se hizo en septiembre porque para eso tiene que acompañar la población”, opinó respecto a la reacción social frente a lo que podría ser una vuelta a Fase 1.

En base a los testimonios oficiales, puede concluirse que al tiempo de cansancio y sacrificio que propuso la pandemia todavía le quedan unos meses más, esperando que la prevención y el cuidado permitan inmunizar a buen ritmo. “En unos meses puede volverse a una especie de normalidad, pero para eso hace falta que la mayor parte de la población esté vacunada”, expresó Stefanini sobre el “último esfuerzo” que debe hacerse para seguir previniendo contagios y muertes.

Operativos por fiestas clandestinas

Autoridades municipales brindaron detalles acerca de los operativos realizados con motivo de desactivar fiestas clandestinas que se desarrollaron en distintos sectores de la ciudad durante el fin de semana correspondiente al comienzo de año.

En la madrugada del 1º de enero se intervino en dos reuniones que se realizaron en el Barrio Privado del Oeste de la ciudad, el cual se desarrollaba con la presencia de aproximadamente 100 personas en cada una. Durante el fin de semana se intervino en una quinta al oeste de la ciudad, en donde se estaba desarrollando una fiesta con más de 100 participantes. Los eventos en quintas y barrios privados se presentan como los espacios de mayor riesgo en cuanto a la eventual propagación del virus.

El Director de Espectáculos Públicos Walter Cantarutti manifestó que las intervenciones se realizan en conjunto con la Policía y en ese momento se labran dos actas una Municipal y otra es un acta COVID 19 a través de una aplicación telefónica, las mismas se aplican al responsable y al organizador del evento.