Rodrigo De Loredo: “Ganarle la UCR a Mestre es como sacarle el gremio a Moyano”

El concejal dijo que es hora de una renovación en el radicalismo. Consideró que vencer a la alianza Mestre/Negri será difícil pero dijo confiar en que la Liga Sumar podrá hacerlo.

Por Alejandro Moreno

“Queremos liderar el radicalismo”, afirmó el concejal Rodrigo de Loredo en una entrevista con Alfil TV. De Loredo integra la Liga Sumar aliado a la angelocista Línea Córdoba y a los ex mestristas de Consenso; si no hay un acuerdo de última hora, esta coalición enfrentará en las elecciones internas del 14 de marzo a la alianza Mestre/Negri.

“El radicalismo tuvo liderazgos, en los últimos 25 años, que repitieron nombres, que tuvieron aciertos y errores, que tuvieron más triunfos adentro de mi partido que afuera”, dijo De Loredo. Aunque no mencionó a nadie, sobrevolaban a sus palabras los nombres de Mario Negri, Ramón Mestre y Oscar Aguad, quienes han sido los candidatos más repetidos en la UCR desde la caída al llano, en 1999.

“Nosotros (por la Liga Sumar) entendemos que ese ciclo se ha agotado y una nueva camada de dirigentes del radicalismo queremos liderar el radicalismo”, enfatizó.

Para el concejal, la “nueva camada” está formada por dirigentes “que tienen la característica de tener a cargo gestiones, una renovación, no de edad, sino de prácticas que conciben la política vinculada a la gestión, vinculada a los problemas cotidianos de la gente, que tenés que estudiarlos y resolverlos”. “Queremos liderar el radicalismo porque lo que viene secuencialmente es liderar Cambiemos, y lo que viene es la unidad”, agregó.

De Loredo se manifestó a favor de resolver en una interna, como la convocada para el 14 de marzo, los liderazgos en la Unión Cívica Radical. “Los contubernios, los acuerdos de nombres, son armisticios que patean los problemas para adelante, que convierten las internas en internismos que no se terminan más”, definió.

Con optimismo, declaró que está “convencido de que vamos a ganar la interna del radicalismo”. De Loredo dijo que ganarle a Ramón Mestre “no va a ser fácil”. “Somos conscientes. Va a ser como sacarle el gremio a Moyano”, graficó. “Es una pelea que muchos dirigentes han preferido no dar, y han preferido un camino cortoplacista y con mochilas sin mucho peso”, continuó.

“Hay que empezar una construcción para gobernar la provincia en 2023, con una alternativa que enamore a los cordobeses. El modelo Unión por Córdoba, con sus errores, con sus aciertos, tiene un balance que no es bueno para Córdoba; ahora está chato de ideas, falto de creatividad, y empieza lo peor de ese proceso porque se le fue su mentor, su líder, José Manuel de la Sota”.

Macri

Para De Loredo, en el futuro de la coalición Juntos por el Cambio, la opinión de Mauricio Macri “va a ser determinante”.

“Este gobierno (por el del actual presidente, Alberto Fernández) es un desastre, hace una apología del no estudiar nada, sin planificación, sin equipos, zigzagueante, con una improvisación total”, dijo. “Me he amigado del gobierno que he integrado porque he empezado a ponderar muchos aciertos aunque sigo reconociendo sus errores. El ex presidente Macri deja algunos legados que el tiempo se los va a saber reconocer. Un legado institucional de haber quebrado esa inercia histórica de que nunca un gobierno no justicialista terminaba democráticamente un gobierno; otro legado, haber conformado una coalición abierta, difícil, de la que cuántas veces apostaron que se iba a terminar desarmando”, agregó.

La gestión Llaryora

De Loredo calificó como “mala” a la gestión del intendente Martín Llaryora. “No hemos tenido una intendencia presente.
No asumió el liderazgo que todo intendente debe asumir en una ciudad de la envergadura de Córdoba, en un contexto de pandemia”, sentenció. Para él, “las grandes agendas de la ciudad están todas pendientes”.

De Loredo destacó, sin embargo, que el grave problema de la alta dedicación a sueldos de los ingresos municipales “fue encarado por Llaryora”, aunque señaló que “se podrían haber obtenido, con un poco más de diplomacia, los mismos resultados”. Igual, reconoció que “la ciudad de Córdoba tiene que recuperar su presupuesto”, porque hoy la presión impositiva es la más alta del país pero el 80 por ciento de lo que pagan los contribuyentes se destina a sueldos.

“Está abandonado Bajo Grande y acaban de prorrogar por cinco años Piedras Blancas; cloacas y basura están pendientes”, remarcó. También, puntualizó que el boleto del transporte urbano de pasajeros, y que la tarifas de taxis y remises, son los más altos del país.

De Loredo recordó que Llaryora, “ni bien asume, mete el impuestazo más grande de la última década”. Para sostener esa afirmación, subrayó que el promedio de aumento del impuesto Inmobiliario fue del 70 %, con casos que llegaron hasta el 150 %; la suba del Impuesto Automotor fue del 80 %; y en Comercio e Industria hubo aumentos que superaban el 80 %.

“Llaryora está de paso. No quiso ser intendente, y no va a terminar de conocer la ciudad, pero ya quiere pasar a otro lado”, cuestionó. El intendente de Córdoba está primero en la línea de la sucesión 2023 en el peronismo provincial.