UNO presentó papeles y va tras el voto evangélico y celeste

El partido evangélico está en la recta final de la personaría. Los acuerdos, los pastores, la relación con la entente Cita con la Vida-Encuentro Vecinal Córdoba que, aseguran, no representa todo el voto cristiano cordobés.

Por Bettina Marengo

El partido UNO de los evangélicos, que a nivel nacional comanda el santafesino Walter Ghione, formalizó ayer la presentación legal del partido distrito Córdoba en la Justicia Federal, mientras avanza en su armado político con otros sectores conservadores, con vistas a las elecciones legislativas del 2021, cuando quiere presentar candidatos.

Aunque en las filas del espacio lo relativizan, enfocan en el mismo voto cristiano y anti aborto legal que la entente Encuentro Vecinal Córdoba- Cita con la Vida, cuyo exponente político es el legislador provincial Aurelio García Elorrio. El acuerdo, no exento de tensión, implica que García Elorrio dejaría el año que viene su banca en la unicameral para que ingrese el pastor Gerardo Groso.

UNO (Una Nueva Oportunidad) tiene personería en trece provincias, a las que ahora se sumará Córdoba. A nivel nacional el partido está cerca del PRO, pero reivindica la autonomía de los distritos, con el pañuelo celeste y los “valores de la vida” como factor de unicidad. Sin embargo, en las recientes elecciones de Rio Cuarto, trabajaron en la campaña del candidato de Juntos por el Cambio, Gabriel Abrile. La cara visible en Córdoba es el pastor Daniel Molina, quien ayer presentó los papeles en Tribunales.

El partido está en pleno diálogo con el partido Primero la Gente (ya sin Sebastián García Díaz, que tiene línea propia en el PRO y está cerca de Patricia Bullrich), con representantes del Masfe, una organización ligada a la iglesia mormona en la región, y con otras organizaciones evangélicas que tienen trabajo en comunidad, con la idea de armar un frente que atraiga al voto conservador y “provida”, pero “menos confesional, más de centro y más social” que el voto tradicional evangélico, según afirman sus voceros. Es decir, la idea es ampliar el foco. Cuentan con figuras renombradas en el mundo cristiano local, como el pastor Gustavo Olivero (miembro del Consejo Pastoral que lidera Cita con la Vida y referente de la juventud evangélica de la Capital) y Daniel Dueñas, presidente de Primero la Gente, ligado a la comunicación y la docencia universitaria. “Hablamos con todos menos, con los kirchneristas”, delimitan en UNO. El optimismo para el futuro es mucho. Consideran que representan a una porción electoral que no encuentra representación, sobre todo en los ámbitos “celestes”. “Los cristianos somos la niña bonita del electorado, porque somos un nicho potencial importante”, sostuvo un dirigente.

Según supo este diario, en breve podrían tener una reunión con Carlos Belart, jefe de una familia de pastores y líder de Cita con la Vida, la principal iglesia evangélica de Córdoba, y con Encuentro Vecinal Córdoba, aunque la intención de UNO es construir por fuera de ese espacio.

En el mundillo evangélico suelen afirmar que ningún proyecto político vinculado a los cristianos puede desembarcar en Córdoba sin el visto bueno de Belart, aunque en UNO y en Primero la Gente consideran que “no vienen a competir sino a ampliar” lo que aquellos tienen. “Hay sectores cristianos que no se sienten representados por ninguno de ellos, por eso creemos que hay un espacio vacío”, manifiestan.

En cualquier caso, Cita con la Vida tiene inserción en distintos estamentos y niveles del Estado y sostiene acuerdos con el oficialismo en todos sus niveles. Justamente esa capacidad de incidencia en el poder real sin necesidad de un “partido evangélico” (y Encuentro Vecinal Córdoba no es visto como tal) es la fortaleza que defienden en el entorno de la organización con sede en calle Buchardo. De hecho, tanto el Consejo Pastoral Evangélico y el Arzobispado de Córdoba vienen de una victoria táctica importante: el voto de rechazo de la diputada Alejandra Vigo a la ley Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que militaron con especial dedicación.

En ese sentido, las acciones para intentar detener la aprobación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) ocupará la agenda de UNO, con una reunión con mujeres “pañuelo celeste” en la que participarán legisladores nacionales.