Espert y sus libertarios, nicho para desencantados PRO

Los macristas cordobeses que trabajan con el economista que hace días lanzó en Córdoba el frente “Avancemos Libertad”, afirman que la diáspora amarilla se profundizará luego de la interna partidaria.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

La dirigencia de Juntos por el Cambio en Córdoba (por ahora) no le teme a un potencial acuerdo electoral entre el peronismo del gobernador y el kirchnerismo cordobés para las futuras elecciones legislativas y ejecutivas. La experiencia de Río Cuarto aún es leída por los aliancistas como un experimento basado en la necesidad de una Provincia con fuerte necesidad de financiamiento de la Casa Rosada, pese a los profundos pases de factura que aún se escuchan en el bunker del radical Gabriel Abrile.

Todavía atrapados por el canto de sirena de una elección sin las marcas “Juan Schiaretti” y “José Manuel de la Sota”, la coalición local que reúne a radicales, juecistas y macristas se encuentra atravesada por sus internas por la renovación de autoridades partidarias. Menos en el Frente Cívico de Luis Juez, de corte personalista, que decidió prorrogar mandatos un año más por la pandemia. La cohesión del espacio seguirá siendo una utopía y es probable que tampoco puedan conciliar pretensiones con sólo acceder a las distintas listas imaginarias de candidatos a diputados que ya se escuchan en los mentideros de la política.

Como sea, Córdoba seguirá siendo importante en términos estratégicos. El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, no es el único que ya arma su proyecto y mantiene aceitados contactos con sus referentes autóctonos. Incluso, el Frente de Todos intentará romper su techo con la inauguración del centro de operaciones de cristinismo en la provincia. El Instituto Patria, el think tank de la vicepresidenta, tendrá un rol central en las vinculaciones políticas de cara al 2021 y 2023.

En una escala menor, hace una semana, los economistas José Luis Espert y Javier Milei, junto al periodista y dirigente Luis Rosales, encabezaron en Córdoba el lanzamiento del frente «Avanza Libertad», un espacio político que aspira a un «futuro liberal», según expresaron sus integrantes.

«‘Avanza Libertad’ es el nuevo nombre del nuevo frente que nos abriga a todos. Por primera vez en 30 años las ideas liberales aparecieron sin vergüenza en una elección presidencial. Si Argentina tiene futuro, ese futuro es liberal», la presentación del candidato presidencial que cosechó el 1,5% de los votos en 2019.

Para poder hablar de futuro se requieren tareas finas que supongan un crecimiento importante en la base electoral libertaria. Es por eso que se armó en Córdoba una mesa de trabajo que está compuesta por radicales y peronistas de extracción liberal; macristas y ucedeístas. El objetivo de trabajo se sitúa en sumar dirigentes de la política local, desencantados con sus sellos de filiación, para luego avanzar en la búsqueda del voto.

En el macrismo sitúan la mira porque la interna promete dejar a varios disconformes. Por caso, Espert ya sumó a quien fue el vicepresidente del PRO Córdoba, Andrés Díaz Yofre, y un pequeño grupo de amarillos que le responden y están sentados en la mesa de negociación de Avanza Libertad. Están convencidos que el macrismo cordobés es una máquina de eyectar dirigentes por una presunta tendencia a la concentración del poder y las malas decisiones de la conducción nacional del partido, desde poco menos de un año en manos de Patricia Bullrich.

La diáspora PRO no es un fenómeno nuevo, pero tampoco definitiva. En concreto, las elecciones locales de 2019 estuvieron marcadas por varios portazos. Uno de ellos fue el concejal del partido Abelardo Losano, quien había encontrado cobijo en la lista del periodista Alberto “Beto” Beltrán. El empresario devenido en político hizo lo que quiso en el recinto durante la administración mestrista, incluso se autoproclamó como candidato a intendente de la ciudad, pero por fuera del espacio que le permitió hacer sus primeras armas en el campo. Pero las sorpresas no terminaron cuando se enteraron que Eugenia Gordillo, presidenta del centro vecinal de Güemes y dirigente macrista crítica con la conducción del partido, completó la fórmula provincial de Beltrán.

Sin duda que la salida de Díaz Yofre fue el corolario de un año para el olvido para la dirigente macrista.

El escolta de Darío Capitani fue el único del lote de enojados con la conducción que mantuvo su postura, porque Losano y Gordillo, luego de la experiencia electoral provincial y manteniendo la convicción de que Macri debía liderar, fundaron la línea interna Acción PRO que presentará una lista propia para la actual elección de autoridades.

Más allá de los potenciales tentados a cruzar al sector de Espert, lo jugoso de la avanzada libertaria se encuentra en los lazos que quieren trabar con el vecinalista Aurelio García Elorrio. Los hombres del PRO quieren sumarlo como aliado al escurridizo legislador.