Caserio fortalece peronismo albertista (parada Capital)

El senador mantuvo un Zoom con gremios y dirigentes capitalinos. Avanza armado en el distrito de Vigo. Quiere organizar un peronismo “anti neoliberal” por fuera del schiarettismo, para jugar en 2021 y 2023.

Por Bettina Marengo
bmarengo@diarioalfil.com.ar

caserioEl Zoom que el senador Carlos Caserio sostuvo el fin de semana con un grupo de dirigentes gremiales y peronistas de la Capital dejó varios mensajes políticos. El principal, que el legislador nacional está desarrollando un espacio peronista albertista alternativo al schiarettismo con miras no solo a las elecciones del 2021, cuando quiere retener su banca en la cámara alta, sino también al recambio provincial de 2023. El punillense cree que a la coalición mixta Hacemos por Córdoba le será difícil sostenerse en el poder cuando el gobernador Juan Schiaretti finalice su tercer mandato y, aunque falta mucho, plantea una construcción “a largo plazo” que se identifique estrictamente con el peronismo.

El encuentro virtual se realizó el sábado, y conto con la presencia de dirigentes como Juan Monserrat (Uepc), Ilda Bustos (Graficos), Raul Ferro (Bancaria), Raúl Leandro Vallejos (Ladrilleros), Esteban Oliver (SECASFPI – Anses) y Ariel Trucchi (Sadem).

Hoy todos los esfuerzos de lo que Caserio denomina “el espacio que apoya al proyecto nacional de Alberto Fernández” están puestos en la Capital, donde está más rezagado que en el interior, pero donde se acumula el 50% de los votos provinciales. A nivel peronístico, en Capital manda la diputada Alejandra Vigo, que como él quiere ser senadora nacional del peronismo cordobés. El punillense está armando una estructura con todos los que quedaron fuera de ese esquema, con presencia en las seccionales, que sería presentada en breve con un acto (virtual o presencial) y con la apertura de un local partidario. Cuenta con dirigentes históricos y con varios disidentes del PJ oficial que se le fueron acercando, y en los últimos tiempos ha incorporado sectores de juventud peronista.

En el interior tiene otro nivel de inserción, de la mano de los vínculos que el presidente y el gobierno nacional han creado con intendentes y referentes en los principales departamentos, sobre los que viene habiendo una política de presencia activa con  bajada de (modestos) fondos.

En relación a las legislativas del año próximo, aunque no lo confirmó, el senador manifestó la posibilidad de que haya dos listas peronistas en Córdoba, una frentetodista y otra schiarettista, en un escenario donde el presidente Alberto Fernández jugaría en ambas canastas, y La Cámpora debería definir dónde se asienta. “En estas condiciones, será difícil acordar con el gobierno provincial”, indicó el punillense. Las “condiciones” de las que habla tienen que ver con la distancia política que mantiene Schiaretti con el gobierno nacional, al que nunca se alineó, y con quien negocia tema por tema su posición en Diputados, por ejemplo.

Córdoba elige nueve diputados y tres senadores, y la victoria de Juntos por el Cambio no estaría en duda, lo que significaría que el macrismo se quedaría con dos senadores. Los albertistas hacen el cálculo de que solo renuevan un diputado (Pablo Carro) y un senador (Caserio), por lo que les conviene ir en su propia lista. “Tenemos volumen para eso”, aseguran. Frente a la posibilidad de confrontar con el aparto del PJ schiarettista, confían que la propia situación de financiera de la provincia debilitará al oficialismo. En el Panal remarcan que la banca en la cámara alta fue ganada por el PJ provincial y no por la vieja Unidad Ciudadana, y apuestan a Vigo para ella.

En cualquier caso, Caserio busca fortalecer su posición para negociar llegado el momento, y llama a la unidad del peronismo no neoliberal que se referencia en la política del Frente de Todos, pero la estrategia final todavía es una incógnita. Dependerá de la matemática y la lógica electoral tanto como de la política. Además, los tiempos y los plazos varían con o sin Paso del mes de agosto. En este esquema, no hay que olvidarse de los sectores ultra K no PJ y/o progresistas que aseguran tener capacidad de daño, como mínimo, y amenazan con una lista propia.

El cualquier caso, Alberto está en pleno acercamiento a los gobernadores y los PJ provinciales para robustecer su posición en el Frente de Todos, donde cada sector, y especialmente la vicepresidenta Cristina Kirchner, buscará la mayor representatividad posible en el Parlamento que viene. La imagen del triunfo en Rio Cuarto, con el peronismo unido a los ponchazos, es todo un dato, y fuentes nacionales afirman que ese es el esquema al que apunta el presidente para Córdoba que, dicen las fuentes, tiene en claro que Córdoba no es ni será albertista ni, menos, cristinista.

En el Zoom mencionado arriba, Caserio se mostro crítico para con el voto antiaborto del bloque schiarettista en Diputados. Según publicó el sitio Ahora Córdoba Noticias (ACN), el senador manifestó que el cuarteto “se dejó presionar” para rechazar la IVE, y apuntó a Vigo. “Fue muy pobre, en términos políticos, la intervención de Alejandra Vigo buscando explicar su voto en contra, muy contradictorios los argumentos; evidentemente cedieron a las presiones y no atendieron a una realidad, al aspecto sanitario; deben respetarse todas las posturas a partir de creencias y demás, pero es necesario que el Estado tome nota de una realidad”, aseguró el dirigente según consignó el mencionado sitio. Además, criticó que Córdoba Federal fue “el único espacio que votó en bloque”. “Esto denota el nivel de dependencia con Schiaretti y el haber desechado muchos peronistas hacer política”, aseguró.