La CGT de Pihén suma a UPCN y se acerca a Andrés Rodríguez

El adjunto de la CGT Nacional designó a un representante ante la Regional Córdoba, pese a que el gremio local integra el espacio de Chacón. Pihen acumula poder. Puentes con la CGT nacional.

Por Bettina Marengo

La CGT Regional Córdoba sumó un nuevo gremio a sus huestes: la UPCN (Unión de Personal Civil de la Nación), un jugador con poca presencia en Córdoba pero que a nivel nacional conduce el peso pesado Andrés Rodríguez, secretario adjunto de la CGT nacional que lidera el binomio Héctor Daer-Carlos Acuña. La UPCN nacional es uno de los sindicatos más importantes entre los que representa a trabajadores del Estado.

Desde la muerte de su titular Miguel Benedetto, hace un año, la UPCN local estaba fuera de la CGT provincial que conduce el legislador de Hacemos por Córdoba José Pihén. Participaba del entorno del massista Pablo Chacón, titular del gremio de Comercio y jefe del Movimiento de los Trabajadores de Córdoba, y había impugnado ante el Ministerio de Trabajo la conducción de la Regional, tras la última renovación de autoridades. Este diario intentó comunicarse con Chacón pero no tuvo éxito.  Con el acuerdo, el gremio desistió de la impugnación, que sin embargo quedaría activa por la acción de otros sectores.

La decisión de incorporarse a la CGT provincial fue tomada directamente por Rodríguez, en el marco de una negociación que viene desde hace meses entre su gente en Córdoba y Pihen, titular del Sindicato de Empleados Públicos (SEP). “Había mucha desconfianza con UPCN, pero acordaron”, dijo un dirigente de la central.

El jefe sindical porteño designó a Cesar Godoy como “representante de la entidad ante la CGT Regional Córdoba”, según el comunicado de la CGT difundido ayer.  El propio Pihén y el secretario de Prensa de la CGT cordobesa firmaron el comunicado anunciando que Godoy representará al gremio ante la central “por disposición del Consejo Directivo Nacional y con la firma del Secretario General Andrés Rodríguez”.

Godoy trabaja en la Anses local, organismo nacional que es “territorio” de La Cámpora, con quien Rodríguez no se lleva bien. Hasta ahora, y tras la muerte de Benedetto, el gremio se maneja el dirigente Sebastián Castellano como cara visible. En la práctica, se trata de una intervención desde la casa central. Las fuentes consultadas aseguraron que el jefe sindical y Pihen se prometieron visitas mutuas.

El pase implica más acumulación de poder para Pihén, en detrimento de las otras centrales y organizaciones sindicales, aunque el titular del SEP va a tener que compartir público con sus nuevos aliados, que pueden afiliar tanto en reparticiones nacionales como provinciales. Hace poco la Regional recibió al gremio de los Músicos, que migró de la CGT Rodríguez Peña.

Pero también significa un acercamiento de la CGT Córdoba con la CGT nacional, con la que los cordobeses tienen históricamente escasas relaciones. En 2021, central que conducen Daer y Acuña tiene que renovar autoridades y todavía no se vislumbra una conducción, en el marco de una interna donde los gordos quieren evitar el desembarco del moyanismo.

Políticamente, Rodríguez es un peronista que estuvo cerca de Mauricio Macri, considerado eterno oficialista, no kirchnerista ni cristinista, pero que no sacó los pies del plato del juego sindical con el presidente Alberto Fernández. Tiene buena relación con la dupla de la CGT nacional, y de hecho el martes compartió un asado con Alberto Fernández y otros líderes sindicales de primera línea, luego de que el presidente anunciara inversiones de la automotriz Ford.

Su incidencia en Córdoba permitiría hacer de contrapeso con una CGT Regional que el gobierno provincial considera demasiado Frente de Toda línea Caserio. Desde UPCN local afirmaron que, de la mano de Godoy, pretenden hacer pie en la provincia, y que ya hablaron con el gobierno de Juan Schiaretti y su vicegobernador, Manuel Calvo. Además, deslizaron que “con el tiempo” piensan extender su representación a los “gremios municipales”.