Curioso: no todo el PRO desaprueba a los diputados de Schiaretti

Si bien los legisladores macristas votaron en contra de la quita de recursos a la Ciudad de Buenos Aires (y como se esperaba), no hay consenso sobre las duras críticas que recibieron sus pares schiarettistas por los popes de Juntos por el Cambio y otros alfiles.

Por Yanina Passero

No es novedad que el macrismo cordobés -si todavía se le puede llamar así al conjunto de dirigentes del PRO- atraviesa un proceso de redefiniciones de cara al futuro proceso electoral que tendrá el año que viene su primera parada. Apelando al reduccionismo extremo, dos corrientes dividen al partido: una, se aferra a la composición política original de Cambiemos y encuentra en el expresidente Mauricio Macri un referente con plena vigencia, pese a su derrota en octubre de 2019; otra, aperturista, observa la necesidad de mixturarse con peronistas dialoguistas, no kirchneristas y allí se enlistan referentes nacionales como Horacio Rodríguez Larreta, Emilio Monzó y Rogelio Frigerio.

Las pujas por la restructuración partidaria del PRO cordobés deben leerse dentro de ese marco general, aunque esos líderes han desestimado el “tributo”. No es de extrañar que las diferenciaciones excedan lo doméstico y lleguen a los espacios donde el macrismo tiene representatividad. La línea divisoria de aguas surge en la Cámara de Diputados, con motivo de la aprobación de la iniciativa del Frente de Todos que quitó fondos a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y, puntualmente, la actuación de los cuatro diputados por Córdoba que responden al gobernador Juan Schiaretti.

La diputada amarilla, Soher El Sukaria, aseguró ayer que después de lo que sucedió en la Cámara con el quórum de los diputados de Hacemos Por Córdoba, “Schiaretti le puso la alfombra roja al kirchnerismo”.

La referente de Mauricio Macri, aseguró que “el manotazo de prepo y anticonstitucional que el kirchnerismo le realizó a la Ciudad de Buenos Aires es un capítulo más del constante ataque ideológico y personal a los que los K nos tienen acostumbrados”.

La vicepresidenta del Bloque Pro, además, referenció el ataque a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con lo que sucedió con Córdoba en años anteriores: “Es una práctica perversa de látigo y sumisión. Al gobernador de la Sota le hicieron lo mismo y la provincia tuvo que ir a la Justicia. Años después, fue el presidente Mauricio Macri el que nos devolvió a los cordobeses lo que nos correspondía”, rememoró.

Y luego, se preguntó: “¿Ya se olvidaron de la famosa Tasa Vial que tuvimos que pagar porque Cristina Fernández no le giraba los fondos constitucionales a las arcas de la provincia?”. Lo cierto es que la legisladora no menciona, que el mismo De la Sota, bajó su lista de diputados en 2011 en un gesto explícito a Cristina Fernández, en el marco de las negociaciones de Schiaretti con la Nación por fondos de la Caja de Jubilaciones. Los vaivenes políticos entre el peronismo cordobés y el kirchnerismo no son nuevos.

Por último, El Sukaria señaló al gobernador Schiaretti y a sus diputados como responsables de “abrirle la puerta de par en par a estos manotazos discrecionales sin pensar que, en un futuro muy cercano, a los cordobeses nos puede pasar lo mismo”.

Las fuertes declaraciones de la legisladora responden a un pedido expreso de los popes del PRO de no dejar pasar la participación de los schiarettistas en sesión en la que se aprobó retrotraer la concesión de fondos (de manera parcial) que Macri otorgó por decreto en 2016 para el financiamiento del traspaso de la Policía de la Ciudad. Esto quedó claro cuando fue el propio Macri quien decidió fustigar en Twitter contra los integrantes del bloque Córdoba Federal.

Ahora bien, el diputado del PRO, Gabriel Frizza, buscó poner paños fríos a la situación, pese a que es un hombre que hoy se referencia directamente con el jefe de gobierno porteño y manifiesta una postura crítica hacia Macri.

“Se hizo mucho hincapié en la actuación de los diputados de Hacemos por Córdoba, pero considero que es injusto criticarlos cuando en nuestro gobierno más de una vez nos dieron una mano y votaron a favor nuestros proyectos”, medió el exintendente de Jesús María.

Y recomendó: “Es necesario cuidar las relaciones porque seguramente en otras oportunidades vamos a necesitar unir esfuerzos”.