El peronismo se hizo fuerte en “su” distrito electoral

Barrio Pueblo Alberdi fue determinante en el resultado electoral que le permitió a Llamosas ser reelecto. En la zona Este de Río Cuarto el PJ le sacó 27 puntos de ventaja a Abrile según las cifras extraoficiales. Si bien la UCR ganó en el centro, que es la zona con más votantes, no logró achicar suficientemente la ventaja. Banda Norte, distrito de humor electoral cambiante, Llamosas también logró la victoria.

Por Guillermo Geremía
guillermogeremia@yahoo.com.ar

La elección municipal de Río Cuarto, que permitió por primera vez la reelección de una gestión peronista en la Municipalidad de la capital provincial y nacional alterna, tuvo un distrito electoral como protagonista excluyente: el barrio Pueblo Alberdi. De los 26 mil votos que Llamosas obtuvo en toda la ciudad, casi 7 mil fueron aportados por esa populosa zona del este de la ciudad donde habitan más de 50 mil riocuartenses.

En ese circuito electoral, el oficialismo logró una diferencia de más de 27 puntos con Gabriel Abrile, quién obtuvo poco más de 3.000 sufragios. El barrio Alberdi es una zona históricamente signada por su identidad peronista, en una única oportunidad el radicalismo logró arrebatarle un triunfo en las urnas. Fue cuando en la elección de 2008, Juan Jure logró romper el techo de los 40 puntos y superó al candidato del peronismo Luis “Tin” Sánchez, actual integrante del ERSEP.

En la elección del domingo, Abrile también vio menguada su chance electoral en el barrio por el crecimiento en votos de Pablo Carrizo. El referente de la tercera fuerza política más votada obtuvo 1.800 sufragios en el circuito Alberdi, rozando el 15% de preferencia ciudadana. El Pueblo Alberdi es una zona que mantiene su raigambre justicialista y es el territorio donde el partido de Perón y Evita se hace fuerte elección tras elección. Sin embargo, en la última contienda presidencial, Mauricio Macri ganó hasta en ese circuito.

En el lugar viven, sectores de clase media y clase media baja en la zona más próxima hacia el centro de la ciudad y en sus confines habitan los grupos sociales más empobrecidos. Trabajadores cuentapropistas y changarines completan el ADN social de un barrio en donde el peronismo local tiene su reserva electoral en cada elección municipal.

Lo que Alberdi es al peronismo, el centro es al radicalismo. En la zona habitan unas 70 mil personas que son habitualmente el resguardo de la prosapia radical. El micro y macro centro estaba habitado mayoritariamente por vecinos que responden al partido que durante más tiempo ocupó el poder en el Palacio de Mójica desde que se recuperó la Democracia.

“Todavía no me he sentado a ver los números bien. Se perdió Banda Norte, lo cual no esperábamos pero ganamos el centro. Me llamó la atención la poca cantidad de gente que fue a votar”, expresó Gabriel Abrile en el primer análisis en frío realizado tras la derrota en las urnas. El peronismo sabe que habitualmente pierde en el circuito, lo que apuesta es a reducir es lo más posible la diferencia de votos. Según los datos extraoficiales, dados a conocer por los centros de cómputos de los partidos políticos, la diferencia en el distrito fue de 5 puntos a favor de Abrile. Logró casi 15 mil votos (40%) contra los 13 mil sufragios (35%) obtenidos por Juan Manuel Llamosas.

“En este tipo de elecciones se suma a lo local lo que está haciendo el gobierno nacional”, aseguró Atilio Lunardi, constructor y presidente del CECIS, corporación empresaria con sede a 50 metros de la plaza central. Para el referente del sector productivo, Llamosas no obtuvo más diferencia por su identificación con el presidente Alberto Fernández, “que está haciendo algunas cosas que el empresario no las apoya bajo ningún concepto, como la generación de nuevos impuestos, la obligación de doble indemnización y la imposibilidad de despedir personal durante la pandemia”, afirmó en declaraciones en 102.9 La Gospel.

Los grandes comerciantes, industriales, prestadores de servicios, profesionales independientes y empleados públicos jerarquizados son quienes caracterizan a los moradores en la zona centro de Río Cuarto. Si el peronismo es barrio Alberdi y el radicalismo es el centro de la ciudad, la balanza electoral la termina inclinando lo que suceda en las urnas de Banda Norte.

Con su crecimiento demográfico y comercial, la zona que de desarrolla entre el río Cuarto y la universidad ubicada en Las Higueras, es donde las urnas cambiantes dan y quita permanentemente a quienes aspiran ejercer el poder. El distrito ya tiene más habitantes que Pueblo Alberdi y en el último censo se advirtió un significativo traslado de habitantes del centro y otros puntos de la ciudad hacia esa zona que se caracteriza por su heterogeneidad social. Conviven barrios cerrados, zonas de clases media alta, sectores residenciales y varios asentamientos precarios.

En Banda Norte Llamosas ganó por más de 13 puntos (unos 2.000 votos de diferencia). El radicalismo esperaba hacer una mejor elección en esa zona pero no le alcanzó con los casi 5.000 votos obtenidos. En las primeras lecturas pos electorales los dirigentes radicales aseguran que faltó movilización en el barrio, compromiso militante que si tuvo el partido justicialista. En el club Banda Norte donde votó Gabriel Abrile, la alianza UCR/Pro logró imponerse a “Hacemos por Córdoba”. Una victoria que después fue derrota cuando se sumaron todos los votos del distrito.

Los 2.000 votos a favor que “Juntos por Río Cuarto” obtuvo en el centro fueron neutralizados por los 2.000 sufragios que sacó de ventaja Llamosas en Banda Norte. Fue el populoso Barrio Alberdi con sus casi 4.000 votos de diferencia quien terminó dándole la posibilidad por primera vez de repetir mandato de manera continuada al partido justicialista. El peronismo se hizo fuerte en donde su voto está más enraizado. Es virtud propia pero también defecto de las fuerzas opositoras, que no supieron desarrollar una estrategia electoral que buscara menguar las chances en donde el PJ es amo y señor de las urnas. Así son las cosas.