Suoem calcula 400 factureros más en un año

Según un relevamiento del gremio, el intendente Martín Llaryora habría contratado a más de 400 monotributistas y 900 becarios en su primer año de gestión. La oposición vuelve a la carga con las denuncias por la formación de un “estado paralelo”.

Por Yanina Passero

El equipo económico del intendente Martín Llaryora diseñó su Presupuesto 2021 y la ordenanza tarifaria anual conforme al discurso político que marcó su primer año de gestión: aplicará moderadas subas en los impuestos Inmobiliario y Comercio e Industria y descuentos de hasta el 30 % para los contribuyentes cumplidores porque -dicen- se trabajó en un control del gasto, en especial, en materia de personal.

Recortes salariales y jubilaciones anticipadas fueron dos de las herramientas clave para bajar la incidencia de este rubro en los ingresos a un 50 %, según informó ayer el secretario de Economía, Guillermo Acosta, aunque no se conocen ejecuciones presupuestarias para verificar el dato.

Como sea, la austeridad sigue siendo una promesa que cabalgará entre la pretensión del oficialismo y la realidad observada en la mesa de negociación. No todos los años habrá pandemia para jaquear el poder de fuego del Suoem conducido de facto por Rubén Daniele.

Las partidas consumidas para el pago de haberes será el tema de debate en el recinto en los próximos días, pero también las contrataciones. Según un relevamiento del gremio al que accedió Alfil, la comisión directiva lleva contabilizado el ingreso de 416 monotributistas, 900 becarios y 140 abogados como promotores de convivencia. La lista cierra con un conteo de 1800 servidores urbanos.

Consultado sobre estos números, el jefe del bloque de concejales de Hacemos por Córdoba, Juan Domingo Viola, no desmintió los números, pero hizo algunas precisiones a Alfil TV, que se emite todos los sábados, por Canal 10.

Cuando nosotros llegamos a la Municipalidad ya había mil servidores urbanos, figura creada durante la intendencia de Luis Juez. Se utilizaron producto de la pandemia y de la necesidad de desarrollar actividades más profundas que se han visto. A diferencia de la gestión de Mestre, que no sabíamos qué hacían esos servidores urbanos, todos hemos visto lo que hacen ahora”, diferenció el edil.

Y aclaró: “No son empleados municipales. Son cooperativas que facturan al municipio. Los monotributos y becarios son figuras que el Estado utiliza y más en un marco de conflicto gremial largo”.

Finalmente, aseguró que no se tomaron nuevos artículos 8, la escala previa para pelear por la estabilidad en la planta de personal. “Estamos avanzando en la restructuración profunda de la Municipalidad, en la relación con sus empleados, y ha habido que echar mano a este tipo de figuras para que se cumplan los servicios. Lo más importante es que la planta de personal se redujo en un año por las jubilaciones y los retiros voluntarios”, concluyó el dirigente del peronismo capitalino.

La oposición en el Concejo insistirá sobre este punto. Desde el bloque Juntos por el Cambio, liderado por Juan Negri, tienen un relevamiento superior al del sindicato. Estiman que la gestión incorporó a 700 nuevo factureros, 100 promotores de convivencia y 2000 servidores urbanos. Retoman las denuncias por la formación de un presunto “Estado paralelo”.

“En nueve meses, el municipio ya destino casi 250 millones de pesos en contratar, de manera precaria, y bajo condiciones laborales que no resisten el más mínimo control de acuerdo a las leyes vigentes, a más de 2500 servidores urbanos para que pinten de celeste el espacio público y oficien como controladores de tránsito en otras ocasiones”, cuestionó el radical.