Llamosas subió sus acciones en el tablero interno del PJ

Con el triunfo municipal, el intendente de la segunda ciudad de la provincia se anotó un punto rumbo al proceso de reconfiguración del peronismo que se abre en Córdoba.

Por Yanina Soria

Con el triunfo electoral de Juan Manuel Llamosas en Río Cuarto, el peronismo cordobés se desahogó después de un 2020 complejo en términos sanitarios, económicos, sociales y políticos. La pandemia puso a prueba a los Ejecutivos en todos sus niveles, y el gobierno del segundo distrito de Córdoba, no fue la excepción.

Más allá de que hubo cierto recelo por parte de quienes cuestionaron que el Frente de Todos se haya apropiado del triunfo del domingo (“sobreactuado”, a lo ojos de algunos schiarettistas) desde el Centro Cívico interpretaron la victoria de Hacemos por Córdoba en la Capital Alterna como una revalidación al título de conductor político del gobernador Juan Schiaretti y, por supuesto, un espaldarazo al intendente reelecto y su gestión.

El resultado y el folclore típico de los comicios, agitaron la fibra partidaria del peronismo, hasta aquí, concentrado en la gestión y abocado exclusivamente a la administración de la crisis.

El nivel de exposición (provincial y nacional) que alcanzo Llamosas en las últimas horas y la foto política que arrojó el escenario ubicado en la cancha de básquet del Club Estudiantes con los emisarios del presidente Alberto Fernández como protagonistas, recordaron que el ´23 no está tan lejos y que la carrera de posicionamientos internos ya largó.

En esa senda hay muchos anotados, aunque uno pica en punta: el intendente Martín Llaryora asoma como el favorito de Schiaretti para la sucesión. Sin embargo, la renovación del PJ necesitará de nuevos liderazgos y es allí donde cada dirigente deberá mostrar lo que tiene para pelear por un lugar en ese proceso.

En ese sentido, Llamosas subió sus acciones dentro del peronismo cordobés. Aunque no sin menos padecimientos, el riocuartense logró imponerse en las urnas y ganarle la pulseada política al coronavirus que, por momento, hizo tambalear su proyecto político convirtiendo en competitivo al candidato de Juntos por el Cambio.

Y si efectivamente, en una instancia posterior, Hacemos por Córdoba y el Frente de Todos llegasen a un entendimiento político, el delasotista será recordado también como el hombre que encarnó el ensayo la unidad entre scharettismo y kirchnerismo. “Esto es Hacemos por Argentina”, disparó el riocuartense durante los festejos frente a la militancia.

Para el ´23, el riocuartense llevará prácticamente dos mandatos al frente de la segunda ciudad más importante de la provincia, Capital Alterna nacional; una región que concentra casi 200 mil electores. Ya con ese padrón, Llamosas aventaja en nivel de conocimiento a muchos otros justicialistas con aspiraciones similares.

Además de haberse convertido en el único peronista en lograr la reelección del ´83 a esta parte en el Imperio del sur, cumple con dos condiciones muy ponderadas por Schiaretti: es joven y tiene experiencia en gestión.

No obstante, para muchos otros dentro del propio PJ, en verdad lo del domingo no fue una hazaña que lo distinga del resto de la grilla de dirigentes con proyección provincial.

Aunque todos celebraron el 41 por ciento obtenido, por lo bajo leyeron que al ser sobre un nivel de participación bajísimo que no llegó al 50 por ciento, Llamosas deberá esforzarse por legitimar su segundo mandato.

Entre tantos ensayos y nombres con los que especula dentro del campamento peronista, vuelve a mencionarse la fórmula de las dos “LL”: Llaryora gobernador, Llamosas, vice.

Por lo pronto, para llegar hay que tener con qué, y en ese sentido, el riocuartense anotó un tanto.