Subas impositivas del 25% y control del gasto de personal

Será en los principales tributos: inmuebles y comercio e industria. El intendente proyecta una erogación salarial del 49%, ingresos totales por $57 084 millones y gastos por $60 072 millones. El paquete económico municipal tomará estado parlamentario hoy, en una sesión especial. Se espera su aprobación en primera lectura el viernes.

Por Yanina Passero
[email protected]

El secretario de Economía de la Municipalidad de Córdoba, Guillermo Acosta, presentará hoy a los concejales de la ciudad el Presupuesto 2021 y la Ordenanza Tarifaria Anual. El paquete económico prevé un incremento del gasto en el orden del 27 % conforme a la última rectificación de este año de $47 387 millones, un aumento de la alícuota del impuesto Inmobiliario por debajo de la inflación (25 %) y descuentos de hasta el 30 % para los contribuyentes cumplidores.

“Es un presupuesto que sale de lo tradicional, es muy moderno porque las partidas no se ajustan por un índice inflacionario vinculado. Se trata de un instrumento que se piensa de cero porque todas la áreas tuvieron que revisar la dotación de recursos humanos, el costo de esa dotación, los contratos vigentes y los proyectos que van a desarrollar el año próximo”, explicó el perfil técnico de la herramienta el funcionario del intendente Martín Llaryora.

Acosta remarcó que se trata de un presupuesto transparente. “Habitualmente se presentaban proyecciones equilibradas que escondían para el 2019, por ejemplo, un déficit financiero del 8,2%”, reflejó un dato clave para entender la realidad municipal y poner de relieve el contraste con la gestión mestrista.

Acosta adelantó que este año cerrará con un 6,5 % de déficit municipal y se espera para el ejercicio siguiente un 5 %. “Mostramos que se están ordenando las cuentas públicas y el déficit va a la baja. Esto tiene que ver con las políticas del intendente Llaryora, que sin dejar de prestar servicios se están saneando las cuentas públicas”, destacó.

En este sentido, se prevén gastos totales por $60 073 millones e ingresos totales por $57 084 millones. La cuenta arroja un resultado financiero negativo de $2 988 millones. El déficit se calcula con el resultado financiero sobre el gasto y se llega así a los cinco puntos de déficit proyectado.

Acosta destacó que lo relevante de este presupuesto es que la inversión, es decir el gasto de capital, crece 60%. “Estamos calculando un gasto de capital, sobre el gasto total, del 18 %”, precisó. Si se cumplen los pronósticos, el responsable de la caja municipal pretende apostar fuerte al desarrollo de obra pública a través de las áreas de Desarrollo Urbano, Movilidad, Ambiente y Salud.

El gasto se afrontará con una previsión del crecimiento de los recursos propios del 29 % y de aportes de otras jurisdicciones de sólo el 4%, a tono con las dificultadas que planeta la severa crisis nacional. En otros términos, se prevé que el presupuesto se financie con el 66% de recursos genuinos.

El paquete económico se calculó sobre una inflación del 29%, un crecimiento del PBI del 5,5 % y un tipo de cambio de $102. Este último dato no es menor porque el 30 de septiembre del año que viene el Palacio 6 de Julio debe pagar el primer servicio de intereses de la deuda externa contraída durante la administración de Ramón Mestre.

Sueldos y basura

Una de las variables más importantes del Presupuesto por su impacto en el gasto, sin dudas, está representada por las erogaciones salariales del municipio. Acosta promete un impacto sobre los ingresos del 49 %, esto es, una reducción de un punto de la dedicación actual del 50%. A buen entendedor, Llaryora avisa a los municipales que los aumentos que se otorgarán quedarán entre la inflación y las posibilidades reales del municipio que este año experimentó una caída real de los ingresos del 16 % para el periodo enero-octubre.

Cabe recordar que Llaryora aprovechó el contexto extraordinario de pandemia (y empujado por los efectos de ella en las arcas) para aplicar reducciones en los haberes que en algunos casos implicaron caídas del 50 %.

Otro ítem clave es el gasto de higiene urbana que representará una suba del 20 %. Esto es, de los $8 270 millones gastados en este ejercicio, la partida total ascenderá a $9 940 millones.

Suba de impuestos

Acosta adelantó a Alfil que para el rubro Comercio e Industria –que significa el 51 % de los recursos genuinos de la Municipalidad- no habrá aumento de alícuotas y el aumento de los mínimos no superará en ningún caso el 25 %, por debajo de la inflación prevista. Ahora bien, los grandes contribuyentes, un universo de 350, deberán afrontar una suba del 20 % de la sobretasa conocida como Fondo Solidarios (FOSIS).

En cuanto a los bienes inmuebles edificados, está previsto un incremento de las alícuotas del 25 % e incentivos a los contribuyentes cumplidores del 10 % de descuento, más 20 % adicionales para los que abonen sus obligaciones en un pago. “El municipio puede hacer este esfuerzo porque se va a ordenando el municipio”, matizó el secretario de Economía.

Para que los vecinos puedan acceder a este beneficio, se decidió extender el plan de pago que vencía hoy al 31 de diciembre.

En los terrenos baldíos sí habrá incrementos por encima de la inflación –desde el 40 al 100% en las categorías 5 y 6- y no alcanzará a los vecinos que tengan un único terreno. “Se pretende densificar la ciudad y desalentar la especulación inmobiliaria”, explicó Acosta la razón del fuerte incremento.

Por último, Automotores no propone aumento en alícuotas y los valores de la escala se incrementan al 50 %. En todos los rubros aplican los beneficios a contribuyentes cumplidores.

El paquete tomará estado parlamentario hoy, en una sesión especial. Su aprobación en primera lectura está prevista para el martes y su sanción definitiva en la semana de la fiestas.