Gutiérrez: “Los de afuera son de palo”

La elección municipal en Río Cuarto generó un alto interés en la escena política nacional. Sin embargo, el PJ cordobés sostuvo que la victoria de Llamosas sirvió solamente para sostener el capital político del gobernador Schiaretti.

Por Gabriel Marclé

Mucha especulación en torno al después de las urnas y el impacto de sus resultados. Mucha expectativa por el “efecto mariposa” de los comicios en la capital alterna y el destino de los proyectos políticos que se construyen en todo el territorio nacional. Al final, lo que importó fue lo de adentro.

“Los de afuera son de palo”, expresaba Carlos Gutierrez en su paso por las urnas. El diputado nacional de Hacemos por Córdoba fue uno de los primeros en emitir su voto en la mañana dominical, dejando un par de frases resonantes tras ser abordado por los periodistas. En la intervención, el referente del peronismo dejó en claro que el triunfo de su candidato tendría el sello cordobés, pese a los esfuerzos de quienes buscaron “nacionalizar” el evento democrático.

En la jornada del sábado, un día antes de votar, Juntos por Río Cuarto comenzó a difundir por redes sociales los mensajes de apoyo provenientes de la estructura nacional de su espacio. La veda estaba en los medios y no en las redes sociales, por lo que la maniobra opositora ingresaba dentro de lo permitido o lo no prohibido. Desde Martín Lousteau hasta el mismísimo Jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodriguez Larreta; nadie se quiso perder la oportunidad de rasguñar algo del eventual triunfo de su candidato, el médico Gabriel Abrile.

Lo que el equipo del candidato radical puso en juego respondía a la lógica de polarización que se impuso desde el comienzo de la campaña, la apelación a esa grieta tan profunda que se ha formado entre los argentinos. Los resultados obtenidos por el ex presidente Mauricio Macri en Río Cuarto le permitían a Abrile pensar en un escenario beneficioso, capitalizando los votos que se habían logrado en las nacionales de 2019 y generando un discurso de diferencias con un peronismo local “manchado de kirchnerismo”. La tentación era muy fuerte y el juego de Rodriguez Larreta y compañía se centraba en Río Cuarto.

Ante esto, el diputado Gutiérrez sostenía no creer en la injerencia de los mensajes que provenían de la estructura nacional de Juntos por el Cambio. En la misma dirección avanzaba el intendente Llamosas, cuando aseguraba que “los riocuartenses votan intendente, no presidente ni gobernador”. La independencia del calendario electoral riocuartense apuntaba a ese objetivo, pero los planes del escenario provincial y nacional ya estaban en marcha.

Más allá de las definiciones del PJ cordobés, el impacto de la elección riocuartense es innegable. Todo el arco político del peronismo, tanto el cordobés como el nacional, se permitían pensar en los beneficios que traería la victoria de Llamosas en sus intereses de construcción y proyección.

Todo el tiempo que el gobernador Juan Schiaretti invirtió en la campaña de Río Cuarto comenzó a dar sus frutos. El “bastión del sur” le permite sumar fuerzas para el trayecto hacia las legislativas de 2021 y la continuidad del proyecto en 2023. En esto tiene una ventaja que supera a las posibilidades del constructo nacional, desde donde todavía no pueden librarse del macrismo pululante.

En los resultados, quedó casi demostrado que, en la pulseada entre Nación y Provincia, los veinte y tantos años de “cordobesísmo” terminan por ganarle a un proyecto nacional en construcción. El presidente Alberto Fernández pudo haber puesto un pie en “el Imperio del Sur Cordobés”, pero los ajedrecistas más astutos de su frente le recomendaron no “kirchnerizar” la contienda. El sello visible del Frente de Todos hubiera sido funcional a la búsqueda de sus rivales.

Aun así, el acto celebratorio del Llamosas victorioso no solo tuvo como grandes partícipes a sus padrinos de la Provincia, sino que extendió el goce a sus aliados nacionales. Ministros y otros destacados del gabinete nacional se sumaron a los festejos del reelecto intendente. Si los de afuera son de palo, ¿por qué vinieron? El peronismo nunca se mostró tan junto como ayer.

Esta nueva era se inicia con dos grandes certezas: El voto popular reafirma el proyecto del PJ cordobés representado principalmente por Juan Schiaretti; y el Gobierno Nacional afrontará lo que venga para 2021 con la certeza de haber superado la primera prueba electoral de su gestión, aun cuando todavía no está del todo blanqueada su pertenencia al bloque de ganadores en Córdoba.