El peronismo logra primera reelección desde 1983

Historia de lo ocurrido con las elecciones municipales desde comenzado el nuevo siglo. Los números de las elecciones que antecedieron al triunfo de Juan Manuel Llamosas, en un acto electoral enmarcado por la pandemia.

Las elecciones municipales en Río Cuarto fueron la novena cita a las urnas locales desde que en 1983, cuando se recuperó la democracia. Con la elección de 2004 se desplazó la convocatoria a las urnas medio años después de las urnas provinciales y nacionales para que no se produjera un inoportuno arreste de votos que lesione la autonomía municipal.

El triunfo que permitió la reelección de Juan Manuel Llamosas no tuvo la contundencia que anunciaban las encuestas para las frustradas elecciones de marzo cuando se declaró la pandemia. La diferencia de menos de 10 puntos refleja que la pandemia le pasó factura. Pero también ratifica la hegemonía de los dos partidos mayoritarios que en los primeros 25 años de este siglo se han alternado en el poder.

En las elecciones donde fue consagrado intendente por primera vez,  Juan Manuel Llamosas obtuvo el 46% y el candidato de Cambiemos, Eduardo Yuni, logro el 32%.  Esos casi 14 puntos de diferencia fueron un gran espaldarazo al ex Defensor del  Pueblo de Río Cuarto y el castigo a la UCR por la fallida gestión de Juan Jure. En ese escenario político irrumpió un partido nuevo, Respeto, con la carismática figura de Pablo Carrizo.

Cuatro años antes, el “Turco” Jure logró la reelección tras ganarle al entonces gobernador. El “Gallego” De la Sota se había puesto al hombro a su candidato a Intendente, Miguel Minardi. El médico cardiólogo le había ganado la interna del PJ a un Llamosas que empezaba a acumular poder. La diferencia fue de casi 4% a favor de Jure para ganar la elección que le permitió seguir por otro período.

Jure había llegado a la Intendencia sucediendo a Benigno Rins, uno de los tres políticos que tres veces fue máxima autoridad de Río Cuarto. En las elecciones de 2008 le dío una “paliza electoral” al candidato de Unión por Córdoba, Luis “Tin” Sánchez. Fueron casi 14.000 votos de diferencia.

Tras dos exitosos períodos de gestión en los ‘90, Benigno Rins volvió a ser candidato a intendente para impedir la reelección de Alberto Cantero, el peronista que había logrado interrumpir la hegemonía radical inaugurada en 1983. Por un estrecho margen  de votos le impidió a Cantero conseguir la reelección. Solo 1836 sufragios le impidieron al Partido Justicialista conseguir la reelección. Hubo versiones de defecciones internas entre los peronistas que no mantuvieron el principio de lealtad.

El ingeniero Agrónomo Alberto Cantero pegó el salto del rectorado a la Municipalidad en 1999 en una elección que fue la más polarizada. Solamente 4 fuerzas políticas estuvieron en competencia y Cantero logró un techo electoral del 55,12% de los sufragios. Le sacó 15 puntos de diferencia al arquitecto Gonzalo Losada, que en la de ayer fue el jefe de campaña de Gabriel Abrile.