PRO no cierra la unidad y fija interna para marzo

Continuarán las conversaciones entre macristas y monzo-larretistas, pero aumenta la presión con la modificación del cronograma electoral. La presidencia del partido y de la asamblea, los puntos sin cerrar.

Por Yanina Passero

La presidenta del PRO nacional, Patricia Bullrich, dejó un poco más que un escándalo por pasajes pagados por el Senado después de su visa a Córdoba. Buscó mostrarse respetuosa con los tiempos de los internistas cordobeses que estaban bastante lejos de una lista única para la renovación de autoridades partidarias. Los invitó a centrarse en el presente, no en las disputas por el liderazgo que protagonizan Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Llarreta.

Comenzaba noviembre. Casi un mes después, las negociaciones siguen trabadas.

Ni siquiera bastó la “intervención” del jefe de gobierno porteño con los jefes de las líneas en pugna. A sus preferidos –los monzoístas- los instó a elaborar una nómina de autoridades que convidara (y conformara) a todos los espacios del PRO Córdoba. Sin decir explícitamente que será candidato, Larreta animó a sus alfiles a zanjar la interna y apurar las acciones de armado en la provincia. “Salgan a buscar lo que falta para ser gobierno en el 2023”, azuzó a sus adalides uno de los hombres que está pesando fuerte en los sondeos de opinión cordobeses.

En tanto, Larreta, a la diputada Soher el Sukaria y sus seguidores les dejó un mensaje de neutralidad. La astuta legisladora le creyó a medias. Sabe, como el resto de los amarillos, que la actual conducción quiere un partido amplio, con peronistas y vecinalistas. Es decir, cambiar la esencia macrista (duranbarbista) del reciclado Juntos por el Cambio. Bajar sus pretensiones -a pesar de encaminarse a una interna perdida- será interpretado como un gesto de ingratitud en Buenos Aires, donde la actual presidenta del partido en Capital goza de los mejores conceptos.

No debe olvidarse que El Sukaria logró su lugar en la lista de diputados por pedido expreso del exjefe de gabinete de Macri, Marcos Peña. Allí se consolidó la ruptura con los socios fundadores del PRO Córdoba, grupo de exucedeístas de los que formaba parte y no velaron por ella en la cocina de las boletas legislativas.

Como sea, los esfuerzos de los caciques del PRO nacional parecían surtir efecto. Varios referentes cordobeses admitían hasta hace poco que el arreglo estaba muy cerca. La semana cierra con noticias menos alentadoras.

“Aún no logramos la unidad”, se sinceró un encumbrado miembro del partido. Esto explica el reajuste del cronograma electoral en que el trabajan actualmente y dispuso la interna para marzo. La formalidad no significa que el diálogo este cortado, pero reconocen que son fuertes las presiones del partido en Buenos Aires para terminar con el asunto.

Este medio pudo saber que la nómina está prácticamente acordada, pero continúa la discusión sobre el nombre del presidente y el titular de la Asamblea partidaria. En concreto, cada línea debería quedarse con estos puestos en danza.

Fuentes nacionales del espacio dejaron entrever su malestar por la situación en Córdoba. Amenazan con promover a un extrapartidario para zanjar la disputa. Aunque, una solución así, sería desmotivadora e impactaría negativamente en un espacio que tiene una ardua tarea de rearmado territorial.

El nuevo integrante del espacio, Sebastián García Díaz, de la línea PRO Gente, es uno de los que promueve la incorporación de una figura de peso para hacer más atractiva la fuerza, aunque no necesariamente recomienda una figura ajena al PRO. Por caso, propone al ruralista Néstor Roulet o algún miembro del empresariado vinculado al macrismo.

 

 

De Pedro culpó Rodríguez Larreta por la “represión” en Plaza de Mayo

El ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, le exigió ayer al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que “frene” la represión policial contra los hinchas que esperaban en las inmediaciones de Plaza de Mayo para dar su despedida a Diego Armando Maradona.

El funcionario nacional hizo este planteo a Rodríguez Larreta y al vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, a cargo del Ministerio de Seguridad porteño, después de los incidentes producidos en las adyacencias de Plaza de Mayo y la Avenida 9 de Julio

“Le exigimos a Rodríguez Larreta y Santilli que frenen ya esta locura que lleva adelante la Policía de la Ciudad. Este homenaje popular no puede terminar en represión y corridas a quienes vienen a despedir a Maradona”, expresó De Pedro por Twitter.

El féretro de Maradona fue retirado del hall central de la Casa Rosada, donde se realizaba el velatorio, ante el ingreso de fanáticos ávidos por darle el adiós en las últimas horas de la ceremonia.

El ingreso de hinchas en el lugar motivó que el personal de seguridad de la sede de Gobierno llevara los restos de Maradona hasta el Salón de los Pueblos Originarios, ubicado a unos 30 metros, donde se lo mantuvo bajo llave junto a la familia, a salvo de los desbordes.