Aborto: Presión celeste a dudosos y confianza de verdes

Los sectores antiaborto legal quieren hacer una demostración de fuerza mañana en la ciudad de Córdoba. Las integrantes locales de la Campaña por el Aborto Legal confían en la media sanción el 10 de diciembre.

Por Bettina Marengo

El 10 de diciembre se realizaría la sesión para debatir la legalización del aborto en la Cámara de Diputados y, en Córdoba, los sectores a favor y en contra de la interrupción voluntaria del embarazo están jugando sus cartas. El cronograma del tratamiento en la cámara baja se definió ayer luego de la reunión de las comisiones que intervendrán. El 1 inicia el debate en comisión y el 4 saldría el dictamen. El poroteo previo indicaría que el oficialismo está cerca de tener los números para la media sanción.

El poderoso Consejo Pastoral que reúne a más de 160 iglesias evangélicas de toda la provincia aceleró la militancia “celeste” en los últimos días. Busca una demostración de fuerza con la marcha de mañana, que arrancará a las 17 horas desde seis puntos distintos de la ciudad y concentrará en el Buen Pastor. Van a participar organizaciones de la iglesia católica y referentes opositores al gobierno nacional que son anti aborto legal. La traza de la caravana implicará que la ciudad quede prácticamente cortada por dos horas, lo que no podría suceder sin el acuerdo de la Municipalidad, con quien el Consejo tiene acuerdos territoriales.

Solo un tercio (o menos) de los 18 diputados por Córdoba apoyaría el proyecto de legalización del presidente Alberto Fernández, pero los sectores conservadores apuestan a reducir aún más ese escaso aporte cordobés. También tienen en la mira a los senadores nacionales, ya que en la Cámara Alta los números están muy emparejados, y cualquier cambio de posición modificará el resultado final.

El objetivo de la mesa chica del Consejo Pastoral es convertir en rechazo el voto abstencionista de 2018 de la diputada Alejandra Vigo y asegurarse el rechazo de todo el bloque del PJ. “No alcanza con la abstención”, reclamó un pastor. También tratarán de incidir en la posición del radical Mario Negri, de quien dicen “apoyó presionado, no convencido” el proyecto anterior. Aseguran que hasta ahora no hubo contactos institucionales con los dirigentes, pero sí informales. Es probable que, como viene sucediendo con otros proyectos del gobierno nacional, mañana se vean apelaciones directas a los legisladores nacionales para que rechacen el aborto legal.

Vigo nunca se definió en público. Se mantiene en la defensa de la “despenalización” de las mujeres que abortan. Sí ha dicho, en diálogo con diputadas “verdes”, que “no es el momento” de dar esta pelea. En el oficialista Frente de Todos están casi seguros de que no acompañará el proyecto del Poder Ejecutivo. “Afirma que es necesario, pero que no es el momento. La nada misma”, se molestó una fuente albertista que habló con Alfil, para quien la diputada “especula” con sus conveniencias políticas y sus intenciones electorales. Ayer, una dirigente anti aborto legal le dijo a este diario que, si Vigo quiere ser senadora, tendrá que escuchar “lo que diga la calle”. Lo cierto es que las presiones celestes también vienen desde su propio espacio en el PJ Capital (ver aparte), aunque las viguistas “pañuelo verde” tienen expectativas por un voto favorable. La dirigente participó de actividades oficiales en el marco del Dia Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, pero volvió a evitar el tema.

En el Senado, donde el conteo es incierto y casi en empate, los votos pro legalización del peronista Carlos Caserio y del juecista Ernesto Martínez no habrían cambiado, pero la macrista Laura Rodríguez Machado, que está públicamente a favor, sostuvo que tiene que leer el proyecto “tal cual salga de Diputados” antes de confirmar. La senadora quiere que el texto incluya la objeción de conciencia institucional y no solo personal, y mencionó como un tema inconveniente que el plazo para abortar sean las 14 y no las 12 semanas de gestación.  Sobre esos instesticios, y sobre la base de que se trata de un proyecto del oficialismo, seguramente trabajarán los anti aborto legal.

Confiadas en los números de Diputados, conformes con el cronograma que se acordó ayer, las integrantes de la Campaña por el Aborto Legal Seguro y Gratuito en Córdoba admiten que las iglesias van a presionar, incluso luego de la aprobación, con la objeción de conciencia de los médicos y médicas, pero resaltan el apoyo del Ejecutivo nacional. Un grupo de organizaciones cordobesas participarán hoy de un encuentro de coordinación con la ministra de Géneros de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, a fin de pensar estrategias para la etapa que se viene.