La Mesa del Congreso “ordenó” frenar el calendario electoral

Nuevo capítulo en el tironeo interno entre De Loredo y Mestre.

Por Alejandro Moreno

En votación por mayoría, la Mesa Ejecutiva del Congreso de la Unión Cívica Radical –que preside Rodrigo de Loredo- le “ordenó” al Comité Central –cuyo titular es Ramón Mestre- “abstenerse” de avanzar con el calendario electoral.

En una videoconferencia realizada ayer al mediodía, la mayoría de la Liga Sumar en la Mesa Ejecutiva del Congreso aprobó una resolución que manda detener el proceso electoral que impulsa el Comité Central; los mestristas votaron en contra. La “orden” de la Mesa alcanza a la Junta Electoral.

El argumento central de los sumandos es que en el último plenario del Congreso partidario, si bien hubo una mayoría que votó modificar el calendario electoral interno, no se alcanzaron los dos tercios que indica la Carta Orgánica partidaria para decisiones de mayor calibre. En la resolución dictada ayer se recuerda que en los últimos años hubo casi una decena de prórrogas de mandatos de las autoridades partidarias, pero todas ellas votadas por unanimidad, y citando el mismo artículo de la Carta Orgánica al que ellos recurren ahora para exigir los dos tercios.

Debe recordarse que el Comité Central recibió una nota del vicepresidente del Congreso, el mestrista Gustavo Gobbi, en la que este informa el resultado de la votación en el plenario del sábado 7 y que, con ella, resolvió iniciar el proceso electoral interno. Como corresponde en estos casos, también se notificó a la Justicia Federal. De Loredo, como presidente del Congreso, hizo lo propio: envió a la Justicia Federal el aviso de que no fue posible alcanzar la mayoría agravada que se necesita para modificar el calendario y para extender los mandatos.

De esta manera, el juez federal con competencia electoral, Ricardo Bustos Fierro, tiene sobre su escritorio dos resoluciones, una firmada por el presidente De Loredo y otra del Comité Central, con distintas conclusiones respecto del proceso interno.

Mientras esperan a que Bustos Fierro tome una decisión, la Mesa Ejecutiva trató ayer el pedido de los grupos Consenso (ex mestristas) y Línea Córdoba (angelocistas) para que se forme una comisión de referentes partidarios que reemplace, a partir del 20 de diciembre, a la actual conducción.

Consenso, Línea Córdoba y el núcleo de De Loredo, Marea Radical, son aliados en la Liga Sumar, que enfrenta a Mestre y que contaba, hasta el último plenario del Congreso, con el negrismo, que finalmente votó con el oficialismo.

La Mesa no aceptó en forma directa el pedido de ex mestristas y angelocistas, pero sí se “encomendó” a sí misma el inicio de una ronda de diálogos políticos para buscar una solución -que puede ser precisamente la integración de una comisión de notables- para cuando, como entienden los opositores a Mestre, se llegue a la acefalía.

La acefalía se produciría el 20 de diciembre porque los mandatos han sido extendidos hasta ese día con el calendario que, a su vez, fijaba las elecciones internas el 6 de diciembre. Hubo otro calendario consensuado inicialmente, y rechazado en el último plenario del Congreso, que establecía las internas para el 14 de marzo y el cierre de listas en diciembre; y el que ahora sostiene el Comité coloca las elecciones el 21 de marzo y la presentación de los candidatos en febrero, con prórrogas de mandatos naturalmente luego de los comicios.

Los tironeos en el radicalismo podrían concluir pacíficamente si Bustos Fierro toma una resolución que, de alguna manera, establezca un calendario definitivo. Los opositores a Mestre no discuten la semana de diferencia que hay entre ambas fechas, sino que afirman sospechar de que, cerca de marzo, pueda aparecer alguna nueva razón o excusa, como se quiera ver, para prorrogar nuevamente las elecciones y, con ello, los mandatos.