Debate virtual que no cambió el tono de la campaña

Ni siquiera la acusación de Abrile contra los organizadores de cerrarle el micrófono en su última intervención logró hacer trascender más de la cuenta la presentación de los 8 candidatos y candidatas en el debate virtual organizado por la UNRC. Hubo poca posibilidad de cruces entre candidatos y la no presencialidad le restó posibilidades de intercambios. Fue el último paso de una campaña clausurada por la muerte de Maradona.

Por Guillermo Geremía
[email protected]

“En el día de hoy me toco como a todos los candidatos a intendente, debatir los proyectos de ciudad que proponemos. Y ocurrió un hecho realmente increíble. Cuando me toca hacer el cierre, inexplicablemente el audio de la conexión que hasta el momento había sido impecable, se cortó. No pudiendo dar mi mensaje final”, todo venía con absoluta normalidad hasta que en la última intervención del candidato a intendente de “Juntos por Río Cuarto” se interrumpió por problemas técnicos. Los conductores del canal de la Universidad Nacional, organizadora del debate virtual de los 8 candidatos a intendentes.

Abrile, en un spot que subió horas después del debate a las redes, dejó entrever que esa falla técnica fue premeditada y que la institución educativa operó “técnicamente” a favor del intendente Juan Manuel Llamosas. “A pesar de las mañas de la vieja política del oficialismo para romper la imparcialidad  del debate he explicado que es lo que necesitamos hacer para poner a Río Cuarto de pie”, continua el spot del principal candidato opositor que no dudo en poner a la UNRC en las filas del oficialismo que busca la reelección.

El debate no presencial había transitado durante 120 minutos sin mayores inconvenientes. Con cada candidato presentando sus propuestas en los distintos ejes temáticos. Sin salirse demasiado fuera del libreto. Con algunas impericias técnicas por parte de cada uno de los exponentes y distintas calidades de transmisión de acuerdo con la disponibilidad de la calidad del servicio de internet según en donde estaban alojados. Abrile optó por un fondo neutro y sin consignas. Tenía detrás parte de la iconografía que utilizó como propaganda en la campaña.  Los demás prefirieron ámbitos familiares en donde mostraban partes de sus viviendas o paredes con cuadros.

“Como organizadores estamos muy conformes con la concreción del debate. Resultó un desafío del aspecto técnico en el medio de la campaña y en una fecha tan cercana a las elecciones, que los candidatos se hayan dado el tiempo para poder aprovechar esta oportunidad ha sido algo muy importante para nosotros. El hecho que todos participaran también es un dato que valoramos muchísimo porque se pone de relieve la importancia de esta instancia que quizás deba ser en algún momento reglamentada o establecida para que no queden dudas de si van a participar uno u otro candidato”, manifestó el periodista Javier Lucero, de Radio Universidad, uno de los organizadores y moderador de la instancia.

El formato de los debates suele tener el impedimento de la dinámica de la presentación de los temas en segmentos y tiempos preestablecidos. Además este tuvo como factor gravitante adicional, la distancia que puso la virtualidad, que impidió que hubiera ya no un intercambio de ideas o sino al menos de mensajes no verbales, de gestualidad.

“El único problema que tuvimos se debió a inconvenientes en la conexión de uno de los candidatos porque los demás todos pudieron salir. Intentamos la reconexión que no pudimos lograr y que lamentamos porque justo era el cierre, pero esto escapa a las posibilidades que tenía la  Unidad de Tecnología de la Información de la UNRC que fue la que brindó el soporte técnico”, explicó Lucero antes de que la Alianza UCR/Pro saliera a vincular el fallo con una acción política deliberada de las autoridades universitarias.

“Fue un debate positivo, estaba muy bien organizado. Excepto algunos roces como la acusación de Carrizo a Abrile de cerrar el laboratorio de medicamentos municipal y que el ex secretario de Salud lo negó, hubo mucho respeto y cada uno tuvo la oportunidad no solamente de decir sus propuestas sino también de orientar su discurso al nicho electoral que tiene”, aseguró el consultor político Cristian Buttie.

Según el analista, las propuestas de Llamosas y Abrile son muchos más transversales y abarcativas. Mientras que los demás trataron de ir en busca de su voto fidelizado. La Ucede y el Partido Libertario se recostaron por plantear el achicamiento del Estado y la asfixia tributaria. Respeto y el FIT apuntando a los sectores populares más vulnerables. Solamente Scoppa intento constantemente devoluciones de Llamosas y sobre todo de Abrile buscando capitalizar voto radical no identificado con el ex funcionario de Juan Jure.

Gestión de la pandemia, Desarrollo social y población, Obras y Servicios Públicos,  Economía, Desarrollo y Medio Ambiente, más un tema libre fueron presentados como ponencias de alumnos que rinden exámenes durante dos horas.

Los condicionantes administrativos de la institución organizadora impusieron que el horario de 10 a 12 fuese el momento desaconsejado para sumar audiencia masiva al debate. No fueron las ideas ni las propuestas las que rompieron el molde de una escena que la política nunca se anima a romper. Ni siquiera tuvo frases altisonantes que pudieran registrarse para su verificación en la historia que vendrá.

Fue un debate que ni siquiera pudo tener una estela de atención que perdure por horas. A minutos de terminar se conoció la muerte del ídolo popular más trascendente de la historia argentina. Ahora nadie habla de otra cosa. Mal que les pese a los candidatos a intendentes a 4 días de las elecciones. Así son las cosas.