Comerciantes rebeldes acordaron sumarse al CECIS

Tras varios meses de tensión entre el Centro Empresario y los “autoconvocados” lograron poner en una misma sintonía a sus reclamos. La entidad invitará a los comerciantes a sumarse a las distintas cámaras. Hubo tensión en la reunión pero la promesa de darle más volumen y activismo a las protestas del sector. El tiempo electoral acercó a las partes en conflicto durante toda la pandemia.

Por Guillermo Geremía
[email protected]

La reunión comenzó tensa y con la sospecha electoral que todo lo impregna a 5 días de las urnas. Algunos de los anfitriones miraron inicialmente con desconfianza a los representantes de los comerciantes rebeldes que se constituyeron en un colectivo de protesta desde el inicio de la pandemia. De un lado las máximas autoridades del Centro Empresario, Comercial, Industrial y de Servicios (CECIS). Como interlocutores, los comerciantes díscolos que formaron una asociación de “autoconvocados” y que desde su gestación reprocharon a la corporación empresaria por su falta de vigor en la defensa de los asuntos sectoriales.

Por parte del Centro Empresario estuvieron el presidente, el constructor Atilio Lunardi y los máximos referentes de la Cámara Mercantil, Ivan Safadi y Pablo Dama, comerciantes del sector de indumentaria, y otros miembros de la conducción de la entidad. En representación de los comerciantes críticos fueron a la cita 5 integrantes de un universo que se estima en más de 400 activistas que no encontraron en la entidad la canalización de sus demandas sectoriales. Franco Spinella (vocero del sector) y Flavia Yapur (de una de las tiendas más tradicionales de la ciudad) y otros representantes del grupo.

“En general fue constructiva, no faltando momentos de rispideces o tensión que se fueron superando”, admitieron en un comunicado los autoconvocados. El encuentro se prolongó por más de dos horas y al termino del mismo los representante del CECIS mostraron su satisfacción por que lograron desactivar la intención que en redes sociales habían manifestado los comerciantes de constituir una nueva entidad.

“No creo que sea factible, somos todos comerciantes, algunos con unos intereses y otros con objetivos distintos. No tienen el mismo interés el ferretero y el tendero, el óptico o el que vende servicios. El interés común es el mismo pero hay cuestiones que favorecen o perjudican a unos y otros. Armar una institución con diferentes sectores nos parece grave, por los menos se entendió eso y no tendría futuro tampoco si nosotros tenemos muchas cámaras que en el CECIS no están funcionando porque no tienen participación de los comerciantes; hay que llenar los espacios que tenemos. No hubo en ningún momento el planteo de armar otra institución, fue algo que salió más en redes que otra cosa”, aseguró Ivan Safadi en declaraciones a diario Alfil.

Los comerciantes autoconvocados irrumpieron en la escena pública cuando se acumulaban los días de persianas bajas en la época más estricta de la cuarentena. Acorralados por la nula facturación y viendo que el Centro Empresario y Comercial no representaba plenamente el interés de asociados, salieron a reclamar públicamente por el retorno de la actividades con protocolos en un tiempo en donde los COEs tenían con candados la mayoría de las actividades.

Primero le reclamaron a EPEC que postergara los vencimientos de las tarifas y luego amenazaron con una cacerolazo en la Municipalidad para lograr que el intendente se pusiera al frente de sus reclamos. El fin de semana que se anunció la protesta, dos secretarios de Llamosas le pidieron que la postergaran unos días porque estaba en marcha una solución. A las pocas jornadas se anunció le reapertura de comercios con algunas restricciones. Esa acción de protesta fue capitalizada por el sector en gestación y dejó descolocados a los representantes del CECIS.

“Es una reunión integradora, vamos a ver si podemos unir criterios y esfuerzo. Si tiramos todos juntos para adelante va a ser mucho mejor. Es una reunión de aproximación, vamos a llevar nuestras ideas, vamos a ver qué lugar nos da el CECIS. Creemos que es momento de intentar una institucionalidad”, aseguró Franco Spinella antes de entrar a la reunión en la sede de calle Constitución.

“Estamos abiertos desde las distintas cámaras a que participe todo el mundo”, garantizó Safadi tras el encuentro. “Estamos en la misma vereda de los comerciantes autoconvocados”, garantizó Pablo Dama, segundo de Safadi. Los “autoconvados” informaron en su grupo de wasthapp  que transmitieron a las autoridades del Centro la intención de “tener protagonismo en acciones de defensa del sector privado, empresario y/o autónomo de una manera más contestataria o combativa que la que se viene realizando habitualmente”. Es decir le reclaman más activismo a una entidad que con todos los gobierno se ha encargado de cuidar las formas y no tener conflictos graves con los gobernantes tanto locales como provinciales.

Los comerciantes que patearon el tablero se quejan del “acuerdismo” permanente de los dirigentes de la entidad y desde el CECIS aseguran que en tiempos normales no hay participación masiva de los comerciantes en defensa de los intereses del sector y que son muy pocos quienes se suman al trabajo de la comisión directiva de la entidad y de las propias cámaras.

A unos no les conviene tener díscolos todo el tiempo planteando disidencias con la conducción sectorial y otros descubrieron que la protesta en las redes y los medios no es suficiente para conseguir avanzar para superar los problemas del sector.

“Acordamos que participen de las cámaras, de cada una de ellas vamos a invitar a esos comerciantes con interés de participar. Por ahí es fácil hablar desde el anarquismo u opinar en redes pero todos entendieron que las situaciones se resuelven desde la instituciones, yo pensé que podían estar negados a eso pero nada que ver…fue una reunión amena, satisfactoria”, concluyó Safadi.

No los unió el amor sino el espanto. La crisis sanitaria hizo estragos en el sector económico sin que se tenga certezas de cómo y cuándo llegará esa reactivación tan esperada. Pero con un escenario político sin resolver, es mejor esperarla unidos antes que sectorialmente enfrentados. Así son las cosas.