Intrigas con el padrón de socios en Belgrano

Todavía no hay indicios con relación a las elecciones en Alberdi, suspendidas provisoriamente hasta que mejore la situación de pandemia. No obstante, la oposición deja en claro la necesidad de que no sea actualizado sino que se tenga en cuenta la cifra de adherentes a inicios de la cuarentena.

Por Federico Jelic 

belgranoEl “bendito” padrón de socios, el electoral, es el tema en cuestión que figura en boga en ámbitos en Alberdi. Seguramente existen otras controversias políticas e ideológicas dentro de una atmósfera proselitista, pero cada vez que se toca subrepticiamente la cuestión, se enciende la mecha del debate.

Belgrano no pudo aún celebrar sus elecciones y renovación de autoridades, el oficialismo figura con mandato vencido aunque en defensa de la gestión actual, la situación de excepción por pandemia de Covid 19 retrasó planes y programas institucionales, claro está. Pero eso no limpia del tablero la situación de los socios habilitados para votar y los que no.

Sin embargo, mientras aún se define la fecha de comicios, dentro de los planteos habituales en la “comidilla” política la discusión queda centrada siempre en la cantidad de socios que podrán sufragar y sobre todo, en base a cuál padrón quedará el piso de aceptación.

¿Se utilizará el padrón de marzo, justo en tiempos de pandemia, o será necesario estar al día con la cuota en el mes en curso de las elecciones? Las facciones políticas que aspiran al poder miran con recelo este asunto en cuestión, ya que el panorama puede cambiar rotundamente con cada escenario. Y en política, nunca hay que dejar pasar estos detalles que pueden ser cruciales en cualquier elección…

¿Socios al día  o padrón de marzo?

La lista opositora, “Belgrano Primero”, comandada por el ex goleador e ídolo Luis Fabián Artime, es la que más recelo tiene con este aspecto.  De acuerdo a la óptica de este bloque, en Belgrano debería primar lo establecido en el DNU celebrado por Presidencia de la Nación, que indica la necesidad de mantener en situación de excepción por un año y sin modificar la realidad desde el inicio de la pandemia. Es decir, como aún sigue vigente ese decreto, aseveran que una vez conocida la fecha formal de comicios, el padrón a utilizar sería con los socios al día en su cuota hasta el 30 de marzo de este año.

De hecho ya hicieron pública esta postura, incluso hablando con las autoridades de Inspección de Personas Jurídicas, incluso sabiendo que no es la vía oficial. También hubo mensajes hacia la conducción actual con la misma posición, pero desde el oficialismo no hubo pronunciamientos en ese rubro.

Obviamente, Artime y sus acólitos pretenden desactivar la intención de que solamente pueda sufragar los socios al día, que en definitivamente es lo que indica el estatuto. ¿Se tomará el reglamento de forma literal o habrá lugar a una consideración excepcional, teniendo en cuenta el contexto de crisis sanitaria?

Desde la administración de Jorge Franceschi no contestaron a este requerimiento. De todas formas, ya existen campañas al estilo moratorias para que aquellos adherentes regularicen dicha circunstancia en cuotas y de esa forma quedar habilitados para elegir autoridades. Sin perder la antigüedad, dependiendo los casos. Puede ser todo un mensaje.

¿Cuál es el otro temor de la lista adversaria? Que el oficialismo tenga un padrón más chico, manejable, en virtud de que la gran parte de las familias priorizaron otros intereses económicos por encima de la voluntad de abonar la cuota social, y de esa forma poder “manipularlo” de acuerdo a sus conveniencias.

El dilema es que la otra fracción aspirante a llegar al poder, la que lidera el ex gerenciador  y presidente Armando Pérez (“Siempre Belgrano”), no acompañaron a este pedido ni desde lo mediático y mucho menos desde lo legal. De hecho, la única acción con relación a las urnas que realizaron es que se lleven a cabo cuanto antes, incluso de manera virtual, petición que finalmente no prosperó en ningún ámbito.

De acuerdo a las últimas informaciones, en marzo el padrón de socios oscilaba los 18 mil inscriptos, cifra que decayó en tiempos de cuarentena por el coronavirus. Mientras no haya definiciones en ese ámbito, las especulaciones seguirán en escena con todas las sospechas y miradas aviesas también, es la realidad. Cada agrupación apelará a cualquier recurso en rigor de sumar la mayor cantidad de agua para su molino. Es política. Y en ese terreno, la gente de Artime entiende que están siendo perjudicados ya que no pudieron acceder al padrón, negativa por parte de la comisión directiva con objeto a que solo puede tener estado público 15 días antes de las elecciones. La saga continuará…

¿El oficialismo especula con lo deportivo?

El mandato de la gestión del presidente Jorge Franceschi legalmente fenecía en abril, no obstante, se extendió obligadamente por tiempo indefinido hasta que  haya más garantías sanitarias con relación al tratamiento del Covid 19. Se planteó directamente un tablero impensado a lo planificado, alterando plantes institucionales ya que incluso figura vencida la Asamblea General Ordinaria, rechazada por los socios el año pasado, pendiente de su aprobación.

¿Y qué imaginan desde la oposición? Que el oficialismo pretende aprovechar la última ficha con lo deportivo. Con el ascenso podrían garantizarse cierta inmunidad y de esa forma, definir fecha de elecciones y hasta alguna postura política en torno a la reelección o apoyo a alguna agrupación. Fue evidente que el voto castigo por el descenso de Primera a la Segunda división del fútbol argentino generó un clima bien adverso para Franceschi y compañía, no obstante, un eventual campeonato ganado y retorno a la elite nacional, modificaría radicalmente el horizonte.