Llamosas piensa en un gabinete oxigenado

Aunque todavía falten 10 días para superar el escollo electoral, el intendente ya comienza a imaginarse el plantel que lo acompañará en el eventual segundo turno. Aunque adelantan que “se vendrán cambios”, comienza a conocerse quienes son los indispensables que repetirán cargo.

Por Gabriel Marclé

Mercedes Novaira, Camilo Vieyra y Guillermo de Rivas, los inamovibles.

“No sé qué pasará por la mente del intendente, pero seguro está resolviendo quiénes van a integrar el nuevo gabinete”, le contaba a Alfil una fuente cercana a la mesa chica que lidera Juan Manuel Llamosas. El escenario actual invita a preguntarse si acaso no es demasiado pronto como para comenzar a armar el equipo de gestión, cuando las urnas todavía no han definido al ganador. Sin embargo, las lógicas del trayecto pre-electoral no toman por sorpresa a quienes ya iniciaron el PRODE de la Municipalidad 2021. En silencio, Llamosas ya comenzó a delinear la lista de indispensables que mantendría en el Palacio de Mojica, pero también las incorporaciones que oxigenarán el eventual segundo turno.

“¿Vos te pensas que Abrile no está haciendo lo mismo?”, expresaba la pregunta retórica del analista político, atento a los interrogantes del gabinete municipal que se viene. Obviamente la ansiedad generada por la campaña a tan solo diez días de los comicios alienta a incurrir en la futurología, incluso para quienes competirán en la jornada del 29. Además, resultaría extraño que el proyecto de gestión que se evaluará en las urnas no tenga ya definidos los nombres encargados de llevarlo a cabo.

Es el caso del intendente, quien se ha mantenido reservado respecto a lo que depara el futuro tras su eventual reelección. Hasta el momento, sus expresiones se han enfocado en las características de su proyecto de ciudad sin confirmar cuál será el destino de su gabinete. Después de todo, tiene que velar por las expectativas de quienes integran su equipo en la actualidad y las inquietudes que pueden generar los anuncios de cambios a tan poco de finalizar su mandato. Hablar de caras nuevas cuando todavía sigue rodando la gestión no sería visto como una buena señal.

Sin embargo, tanto el jefe municipal como su equipo de campaña han dado algunas pistas o vistazos de lo que podría venirse para el gabinete recargado del 2021. “No queremos cantar victoria todavía, pero estamos pensando en el mejor equipo posible”, confesó uno de los hombres del intendente. Una de las palabras que más circula alrededor de esta etapa es “oxigenación”, marcada por la necesidad de renovar el aire en los pulmones de un gobierno que se sometió al desgaste de cuatro años y pandemia.

Aunque aseguran que llegarán algunas caras nuevas, el intendente también evalúa quiénes seguirán acompañándolo en el Ejecutivo, aquellos “indispensables” que estuvieron allí incluso durante las malas rachas del Coronavirus. Es por eso que el listado de Llamosas se reduce a tres columnas: los que se quedan, los que se van y los que vienen.

 

Los potables

Si de algo sirvió la pandemia en el marco de la gestión municipal, fue para evaluar quienes estaban dispuestos a transpirar la camiseta y quienes hicieron agua. Aunque las fuentes cercanas a la Municipalidad se niegan a debatir quiénes fueron las perlas negras de esta instancia, la mayoría se anima a nombrar algunos de los funcionarios y funcionarias más potables, quienes ya tendrían un lugar asegurado en la mesa rectangular del intendente.

No hace falta indagar mucho para enterarse quiénes tienen asegurada la continuidad si Llamosas logra la reelección. El primero de ellos el secretario de Gobierno, Camilo Vieyra, mano derecha del intendente y el encargado de ocupar un rol estratégico fundamental para el desarrollo del modelo llamosista. El funcionario integra esa “mesa chica” de gestión que garantizaría la continuidad de Gustavo Dova (secretario privado del intendente) y Julian Oberti (Fiscal Municipal).

Pero, en términos de esa gestión más presente en la cotidianidad de los vecinos, hay algunos nombres que se acomodaron en la columna de inamovibles. Dos de ellos son Guillermo de Rivas y Mercedes Novaira, funcionarios responsables de encaminar una buena cantidad de noticias positivas de la Municipalidad y que han logrado integrarse a la estrategia electoral camino al 29-11.

Por un lado, De Rivas ha sido el encargado de guiar los destinos del programa insignia del llamosismo: el presupuesto participativo. Su impronta lo ha mostrado como uno de los funcionarios más activos, protagonista del contacto entre la Municipalidad y los vecinos. La importancia de su rol en la Municipalidad que imagina Llamosas va de la mano con el aumento del presupuesto destinado al programa. De Rivas también fue uno de los hombres fuertes del equipo Covid que se puso al frente de la pandemia y el subsiguiente brote de contagios.

En el caso de la secretaria de Educación y Culto, la funcionaria posee una de las imágenes positivas más altas del gabinete actual. Los consultores de la campaña oficialista afirman que, Junto a De Rivas, Novaira habría superado la línea de corte que definirá sobre continuidad o fin de ciclo. También estuvo a cargo de dirigir uno de los equipos municipales más destacados durante la crisis del Coronavirus, una prueba de fuego que le significó un mayor protagonismo en las actividades del sprint final y un alto estima para meterse en los planes de la nueva propuesta oficialista.

 

Las incorporaciones

Como lo adelantó Alfil en sus últimas ediciones, las actividades de campaña comenzaron a brindar alternativas hacia lo que podría ser un gabinete renovado. Eso sí, la oxigenación a la que aspiran los cerebros detrás del modelo llamosista no habla de “borrón y cuenta nueva” sino de “refresh”, un paso por la silla de maquillaje antes de pasar al próximo acto. Prueba de esto es lo mencionado en párrafos anteriores, con aquellos funcionarios que podrían conservar sus puestos. Pero la marquesina va incorporando nuevos nombres.

Uno de ellos es el de Germán Di Bella, aquel nombre que hacía preguntarse “¿por qué tiene tanto protagonismo el candidato nº11 en la lista de concejales?”. De darse una elección similar a la de 2016, Di Bella ni siquiera ingresaría en el Concejo Deliberante, por lo que su rol estelar en este tramo de la campaña respondería a la incorporación de su estirpe al gabinete municipal.

“Si me preguntas a mí, le aportaría más a una secretaría que a la banca de concejales”, analizaba al paso otro integrante del oficialismo. La forma en la que se vinculó a Di Bella con las propuestas para el sector productivo hace pensar que, una vez lograda la reelección, el CEO de Bio4 se convertirá en el titular de una secretaría municipal. Algunos sugieren que hasta podría estar al frente de la subsecretaría de Desarrollo Económico y Agroindustria, cargo que actualmente es ocupado por Daniel Reiloba. Se trata de un sector con el que Di Bella está vinculado y que, según confirman desde dentro del Ejecutivo, significaría “un cambio positivo y renovador” para la refrescada y aun eventual segunda gestión peronista consecutiva.

Con esta información no se hace más que arañar la superficie de los cambios que planifica el intendente de renovar el formato de su gabinete. El caso de Di Bella podría no ser el único nombre nuevo, algo que se confirmaría en los próximos días. Pero si algo puede concluirse es que el intendente tomó nota de los primeros cuatro años y el desempeño en tiempos de crisis, atento a los errores que procurará no volver a cometer. Todo eso, claro, si es que logra coronarse el 29-11.