Frente Cívico avisa: la “hamaca” del Senado la quiere Juez

El partido que preside el diputado zanjó la elección de autoridades partidarias con una extensión de los mandatos hasta diciembre del año que viene. Con el frente interno calzado y citando altas mediciones, uno de los socios de Juntos por el Cambio anticipa que con Paso, o sin ellas, peleará por el escaño que hoy tiene en el Senado.

frente cívicoPor Yanina Passero

Radicales y macristas colocan toda su energía en las internas por la renovación de autoridades partidarias. Una cosa lleva a la otra, la que realmente les importa: las elecciones de senadores y diputados del año que viene. Para la Cámara alta hay varios anotados.

Uno de los referentes de la UCR, Mario Negri, habría deslizado sus pretensiones a sus aliados quizá pensando en que esta candidatura le daría la visibilidad necesaria, por ejemplo, para recalar como escolta de la futura fórmula presidencial. Se dice que el actual presidente del centenario partido, Ramón Mestre, también quiere ese puesto, aunque son más las voces que lo apuntan en la boleta de diputados.

Como se señalaba desde estas páginas, los hombres y mujeres del PRO dan por sentado que el actual jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara baja encabezará el tramo de senadores. Con la misma seguridad, postulaban para su reelección a Laura Rodríguez Machado, a quien sindican como la elegida por el “dedo” de los popes de su partido, Mauricio Macri y Patricia Bullrich.

Era de esperarse que las repercusiones no tardaran en llegar porque está en juego el escaño que hoy ocupa uno de los cuadros más formados e interesantes del Frente Cívico, el senador Ernesto Martínez. En el partido fundado por Luis Juez piden a sus aliados que no se hagan ilusiones y que tengan a bien incluirlos en el “fixture” porque no cederán uno de los cargos más importantes de la política nacional tan ligeramente y siempre suponiendo que harán una excelente cosecha en las urnas.

El excandidato a intendente en los comicios pasados es otro de los anotados para ingresar al Senado por el voto popular, pese a que alguna vez comparó el lugar con una “hamaca paraguaya”. Desde su entorno, además del derecho adquirido que le asignan a la banca de Martínez, afirman que Juez tiene mediciones en las encuestas muy favorables, similares a las de Negri.

Como todos, pero en especial en el Frente Cívico, especulan con la pérdida del peso específico de Macri dentro de la alianza. Se trata de un proceso natural en política que se potenció con el atractivo que genera Horacio Rodríguez Larreta en el bastión que supo cautivar el expresidente de la Nación. La pandemia potenció la figura del porteño: trabajó en equipo con el presidente Alberto Fernández para manejar la crisis sanitaria; sin embargo, no perdió su carácter de opositor cuando hizo falta. En tanto, el fundador del PRO mantuvo el perfil muy bajo durante varios veces, al punto que varios dirigentes de la coalición empezaron a estrechar lazos y reportarse con Larreta, a quien ya descuentan como el candidato al Ejecutivo nacional en 2023.

Más allá de los temores fundados en los procederes del pasado sobre un eventual “dedazo”, en el Frente Cívico avisan que con primarias obligatorias, o sin ellas, Juez defenderá la banca en senadores del Frente Cívico. Cabe recordar que Fernández dijo que es potestad de Congreso resolver sobre la realización del mejor test electoral, pero desde Juntos por el Cambio ya anticiparon cual será la postura de los bloques.

“Es tiempo de demostrar con hechos que no priorizamos intereses del Gobierno de turno sino que buscamos dar transparencia en el acceso a las candidaturas. Dejar de lado las PASO, ya sea con una eliminación o suspensión es retroceder en la institucionalidad que se necesita para crecer y desarrollarnos”, dijeron en comunicado.

Y agregan: “Si el gobierno de turno las manipula, pierde legitimidad la democracia porque volverían los acuerdos de cúpulas para arreglar las candidaturas y tendríamos de nuevo decenas de partidos sin representación”.

Frente interno cerrado

Por otra parte, en el juecismo se divierten con las internas radicales y macristas al asegurar que el Frente Cívico ganará tiempo para apuntalar la candidatura de Juez porque no tienen tales problemas. Cierto es que la construcción personalista del espacio ahorra los incordios de las fuerzas que tienen más figuras para disputarse poder; aunque el precio es caro y se evidencia en la fuga de dirigentes como ocurrió con Juan Pablo Quinteros, por ejemplo.

Como sea, Juez seguirá siendo el presidente de su partido por un año más porque los mandatos que vencían este año fueron prorrogados hasta diciembre de 2021.