PRO ya imagina fixture ‘21 para retener tres bancas

El macrismo da por sentado que negociará en desventaja con los socios de Juntos por el Cambio porque ya no tienen la llave de la Casa Rosada. Por lo bajo, reconocen que Gustavo Santos y Laura Rodríguez Machado son los candidatos “puestos” del expresidente. Siguen con atención la interna radical.

Por Yanina Passero
[email protected]

Los muertos y enfermos; la exclusividad que parece reclamar una pandemia a la clase política, independientemente de su responsabilidad en el manejo de la crisis sanitaria; son los elementos que evocan los dirigentes para evitar hablar abiertamente de su principal desvelo: las elecciones legislativas nacionales del año que viene. Que no hagan declaraciones públicas sobre el tema no significa que no se estén moviendo.

Las internas partidarias que atraviesan los socios mayoritarios de Juntos por el Cambio reflejan las pretensiones de los actores para el futuro inmediato y deben leerse en clave electoral. Por ejemplo, en el macrismo, una renovación de autoridades que arroje como resultado la continuidad del monzo-larretismo dará un anticipo del estilo de los acuerdos que se pretenden y las sociedades que se fomentarán. Se sabe que ese sector quiere una coalición amplia, incluso que cobije a peronistas.

Más allá de las trifulcas internas, los miembros locales del PRO ya recibieron mensajes explícitos de las pretensiones porteñas. No debe olvidarse que los amarillos cordobeses simplemente anotaban en la lista los nombres que se bajaban de Buenos Aires y esto no cambiaría mucho, por lo menos, hasta que no emerja como tal el retador de Mauricio Macri, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Con la llegada de la primavera, la entrevista que dio Gustavo Santos a su amigo de Cadena 3, Mario Pereyra, quedó claro que el primer “dedazo” ya había ocurrido.

En aquella oportunidad, el exministro de Turismo de Macri presentó la Fundación Pensar y declaró que su máxima aspiración es gobernar Córdoba, aun faltando una eternidad para la pulseada histórica en la que se decidirá el cambio o la continuidad del peronismo, esta vez, sin los rostros de quienes fueron sus máximos líderes.

En el PRO no patalean por la decisión, pero afirman que falta mucho para subirse a una lista. Sin embargo, en el “fixture” imaginario ya ubican a Santos como probable cabeza del tramo de diputados. Allí, quedaría cubierta una banca de las dos que el macrismo pone en juego. Héctor Baldassi y Gabriel Frizza tienen mandato hasta el 9 de diciembre de 2021.

El exárbitro internacional fantaseaba con terminar su carrera política en el Senado de la Nación. Habrá que ver como decantan las negociaciones, aunque en la fuerza no dudan de que el “dedazo” número dos será para la actual senadora Laura Rodríguez Machado, quien -arriesgan- acompañaría al radical Mario Negri. Seguro que el Frente Cívico querrá opinar sobre el futuro titular del escaño que hoy ocupa el socio de Luis Juez, el senador Ernesto Martínez.

A Rodríguez Machado la sindican con la candidata puesta, en virtud de la confianza que depositan en ella la presidenta del PRO nacional, Patricia Bullrich, y el propio Macri. La dirigente manejó el dinero de la campaña y la agenda en Córdoba del presidente, su bastión electoral. Hace unas semanas, se encargó de diseñar el desembarco de la exministra de Seguridad, más allá de los desaciertos por los pasajes y las reuniones sin protocolo Covid. Antes, había sido designada como la mediadora de la interna del PRO Córdoba.

Esta vez, el macrismo nacional no podrá tomarse las atribuciones de antaño porque, naturalmente, las perdió el día que entregó las llaves de la Casa Rosada. Esperan la resolución de la interna radical para sopesar las posibilidades de Ramón Mestre, Negri y Rodrigo de Loredo, los dos últimos, siempre preferidos por los amarillos que responden al expresidente.

Para defender la tercera banca, ya buscan una mujer para pelear la diputación. La cantante Coki Ramírez es descartada por la plana local, pese a que Bullrich compartió una cena privada con la artista local que tiene miles de seguidores en las redes. El macrismo duro no pierde su predilección por lo famosos. Parece que jubila a algunos y sale a la búsqueda de nuevas estrellas que atraigan votos.

La tómbola de nombres dependerá, también, de si hay primarias o no. Por ahora, el gobierno de Alberto Fernández ratificó la vigencia del calendario electoral que fijó las primarias abiertas para el domingo 8 de agosto de 2021 y ratificó que la facultad sobre su realización o no es del Congreso. Mientras, crece el consenso sobre la inconveniencia económica y ahora sanitaria para esta compulsa.