Quejas y pedidos de intendentes tras habilitaciones de Llamosas

El regreso de las reuniones familiares en la ciudad de Río Cuarto provocó una ola de reclamos a la Provincia por parte de otros jefes comunales que quieren lo mismo.

La decisión de Juan Manuel Llamosas de habilitar las reuniones familiares en la ciudad de Río Cuarto, en el marco de otras flexibilizaciones anunciadas esta semana, generó ruido con el resto de los intendentes y un aluvión de nuevos pedidos al Centro Cívico.

El alcalde peronista y candidato a la reelección en la ciudad del sur provincial que celebrará sus comicios el 29 de este mes, otorgó esa licencia a los vecinos para los días domingos, pese a que la Provincia ni la Nación la autorizaron aún.

Lo hizo con el respaldo de los números sanitarios actuales de la ciudad que debió retroceder a fase 1 y que por muchos meses representó uno de los principales dolores de cabeza para el equipo epidemiológico de la provincia.

Lo cierto es que la autorización de las reuniones familiares que, en principio, según pudo saber Alfil fue acordada entre Llamosas y el vicegobernador Manuel Calvo, generó el enojo en otros municipios que quieren lo mismo para sus vecinos (o mejor dicho blanquear lo que ya es un hecho en muchas localidades) y no lo hacen porque el gobierno de Córdoba no las autoriza todavía.

Fueron varios los intendentes y jefes comunales oficialistas y de la oposición que se quejaron en el ministerio de Gobierno donde, además, de inmediato solicitaron permisos para avanzar con otras cuestiones como la realización de los actos de colación.

Concretamente sobre ello hizo una presentación formal al COE central el intendente de Mendiolaza, Daniel Salibi, quien envió un protocolo sanitario para obtener el visto bueno a la realización de los actos académicos de manera presencial, para los sextos grados y sextos años. De igual modo procedieron otros municipios.

Desde la cartera que conduce Facundo Torres respondieron que no es ese ministerio el que debe o no autorizar, por lo que sugirieron elevar todos los pedidos con los COE regionales. Para la semana que viene está prevista una nueva mesa de seguimiento sanitario con los intendentes donde las autoridades de Salud, en general suele ser el propio ministro Diego Cardozo, actualizan la información y evacúan las dudas planteadas por los jefes de los gobiernos locales.

La realidad es que después de de ocho meses de pandemia que incluyó cuarentena estricta, relajada y nuevamente estricta para un sector de la provincia, el desgaste también se siente en los corrillos del Panal desde donde reconocen cierta desarticulación entre lo que se puede hacer y lo que no, y quien determina cada cosa.

Durante muchos meses, la información y las acciones estuvieron centralizadas en el gobierno de Juan Schiaretti y fueron acatadas a rajatabla por los 427 municipios, más allá de algunas quejas puntuales. Ahora, la sensación que sobrevuela es la de haber ingresado en una instancia en la que definitivamente cada jurisdicción puede disponer lo que quiera dentro de sus fronteras y es allí donde comienzan las confusiones.

De hecho, con la circulación interdepartamental pasa algo de eso y ni hablar con el turismo que aún no fue oficialmente habilitado pero que muchas localidades ya lo promueven.

Hoy, reunión de la Mesa

La reunión de la Mesa Provincia-Municipio que estaba prevista para ayer miércoles, tendrá lugar hoy. El ministro Torres encabezará el encuentro junto a todos los jefes comunales de los bloques políticos, y asistirá como invitado el titular de Finanzas, Osvaldo Giordano. Hay mucha expectativa en torno al encuentro virtual por lo que el funcionario de economía pueda anticipar respecto al Presupuesto provincial del año próximo. Conocer las proyecciones del gobierno resulta clave para los municipios a la hora de fijar sus propias metas, después de un año drástico en términos económicos para todos los Ejecutivos.