Algunos hilos con que trenzar el alma

La antología del poeta Leandro Calle publicada por la Universidad. Películas cordobesas a competencia en el Festival Internacional de Mar del Plata. Y una revisión de la guerra fría en La Quimera, a través de un filme de 1964.

Por Gabriel Abalos
[email protected]

Un ramo de poesía en llamas

Una antologia recorre los poemas de Leandro Calle entre 1999 y 2020.

Está recién salida de la prensa -y se la puede adquirir en versión digital- la antología poética de Leandro Calle: Algo que arde, con poemas de entre 1999 y 2020. La publicó la Editorial de la UNC, y se suma a otros maestros y maestras de la Serie Poesía del sello de la Universidad: Sulma Montero (Bolivia), Jorge Boccanera (Argentina), Juan Cameron (Chile). “Esta antología, este Algo que arde, reúne textos de más veinte años de trabajo poético de Leandro Calle. Y el conjunto, su cuerpo, permite constatar una sólida realidad estética, un discurso que se edifica con cohesión y coherencia”, ha escrito en el prólogo otro maestro, Julio Castellanos. E informa: “Son diez libros los aquí reunidos, que van desde Tatuaje de fauno, de 1999 hasta País (2018), más el cierre, acaso a modo de coda, con dos poemas finales”.
Y si de maestros se trata, Marcelo Dughetti se anticipó en la lectura de estos poemas, y pintó en la contratapa con transparencia de acuarela algunos pareceres que impulsan a internarse en la poesía de Leandro Calle. Dice Dughetti que se trata de una antología con la que se interactúa, que no solo se lee, y percibe en ella el peso de vidas que la habitan. “Allí está el fuego de los que gritan, en todos los pozos algún mantra, algún poema de toda esta vida reventada contra el parabrisas de la literatura.” Y advierte a los lectores: “Parece que irán hacia la literatura pero se levantará un perro muerto, les lamerá las manos y los hará llorar de pie”. Parafrasea Dughetti al propio Calle al preguntar: “¿Quién los salvará de la cosecha del odio?”, a lo que agrega esta respuesta: “Donde prefieran la literatura, los asaltará el cuerpo de Laura Nelson ahorcada. Los momentos de paz y de amor se los dejo a ustedes. Solo anunciaré la maravilla de esta antología mordedora”.
Leandro Calle nació en Zárate y se quedó en Córdoba hace ya rato. Es docente universitario, poeta y traductor. Ha estudiado, ha traducido y se ha conectado con los poetas africanos, y dirige desde 2012 la Biblioteca Marroquí, que ya lleva doce títulos, en la Editorial Alción. También dirige la colección Clásicos de Editorial Babel. Ha publicado ocho volúmenes de poesía.
La versión digital de Algo que arde se puede adquirir en este vínculo: https://editorial.unc.edu.ar/producto/algo-que-arde-ebook/.

De películas, festivales y fantasmas
Tres cineastas de Córdoba presentarán sus obras en la Competencia argentina del Festival Internacional de Mar del Plata, según se confirmó este miércoles. El festival se realizará del 21 al 29 de noviembre. Sin un orden de mérito, empezamos por el debut de Natalia Garayalde, quien presenta Esquirlas, sobre la explosión en Río Tercero. Veinticinco años después de ocurrida esa tragedia, las filmaciones en video de una niña de doce años iluminan aspectos de aquel tiempo y de la vida familiar alterada, como la de tantas, por el horror. La directora es aquella niña y ahora ha dado un sentido narrativo a esos registros inocentes en medio del caos. Se verá los días 23, 24 y 25 de noviembre.
Otro título es Las motitos, dirigida por Inés Barrionuevo y Gabriela Vidal, sobre novela de Vidal. Cuenta una historia de amor rodeada de un tiempo agitado en Córdoba, en que se produce una ola de saqueos y una serie de detenciones de pibes, y comienzan a verse a los chicos de las motos por la ciudad. El embarazo adolescente, la violencia cotidiana, la represión y cierto estado de anomia es lo que recrea el filme de la directora de Atlántida y Julia y el zorro. Se verá los días 27, 28 y 29 de noviembre.
Otra opera prima es Un cuerpo estalló en mil pedazos, de Martín Sappia, que ofrece una investigación y una transcripción poética de la figura de Jorge Bonino, actor y arquitecto que contagió una sabia locura al teatro de los años sesenta, hasta ser tragado por la locura a secas. De sus obras, sus trabajos, sus andanzas, no hay registros, pero sí memorias. El filme recoge una a una las huellas dispersas de un hombre que tiene devoción por el mundo, aun cuando es ese mismo mundo el que lo expulsa hacia el dolor y el desamparo. La escritora Eugenia Almeida narra en off y aporta investigación. Se verá en el Festival el 21, el 22 y el 23 de noviembre.

Un thriller político de los ‘60
La Quimera no renuncia a la primavera, ni a su ciclo luminoso de los jueves, citas con buenas películas señaladas y elegidas en las reservas fílmicas inagotables del pasado. En esta ocasión se trata de un clásico de John Frankenheimer: Siete días en mayo (Estados Unidos, 1964. 120’), un duelo actoral entre dos gigantes: Kirk Douglas y Burt Lancaster, ambientado en tiempos de la guerra fría, cada uno a un lado de la grieta frente a la formulación de un golpe de estado contra el presidente de los Estados Unidos. Frente a una política de desarme y un acuerdo con Rusia, la opinión pública y política se divide y una sección del ejército y la inteligencia norteamericana urden un complot para derrocar al presidente. El duelo actoral se materializa en un duelo de dos oficiales de alto rango, uno leal a la democracia y el otro líder del complot. La narración de Frankenheimer tiene un dramatismo y una perfección y claridad aceitados, revelando en una ficción política muy precisa los mecanismos del poder, y la carrera contra las horas de hombres del riñón del presidente (un espléndido Frederic March) que arriesgan sus vidas para anular el golpe. También está la enigmática belleza de Ava Gardner, para que no falte un hilo de romance en el cronograma. A las 20.30 por el streaming del blog www.laquimera.wordpress.com. Actividad gratuita.